• ANP denuncia ‘peligroso’ asalto de la policía israelí a Al-Aqsa

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) condena el violento asalto de la policía israelí a la Mezquita de Al-Aqsa, considerándolo una ‘peligrosa provocación’.

“Este tipo de actos cometidos por el régimen sionista, que violan los derechos de la nación palestina, destruyen todos los esfuerzos internacionales en pro de la paz”, ha advertido este lunes un portavoz del organismo, citado por la agencia palestina de noticias Wafa.

El domingo, la policía israelí irrumpió con gas lacrimógeno en el recinto de la Mezquita de Al-Aqsa, ubicada en la ciudad de Al-Quds (Jerusalén), y golpeó con porras a los fieles palestinos que protestaban contra la visita de un grupo de colonos israelíes al lugar sagrado islámico, según el informe.   

El gestor del recinto de la Mezquita, el sheij Omar al-Kiswani, sufrió un fuerte golpe en la cabeza en los enfrentamientos. Además, dos policías israelíes resultaron heridos y otros dos manifestantes palestinos acabaron arrestados, según confirmó a la agencia española de noticias, Efe, el portavoz de la policía israelí, Micky Rosenfeld.

Durante este horrenda profanación, los agentes de la policía israelí rompieron los cristales de varios edificios históricos del recinto de la Mezquita y prohibieron el acceso al recinto sagrado de los fieles musulmanes menores de 30 años.

Israel ocupó Cisjordania y la parte oriental de la ciudad de Al-Quds —donde se ubica la sagrada Mezquita de Al-Aqsa— en la guerra de los Seis Días en 1967. En una maniobra nunca reconocida por la comunidad internacional, Israel se anexionó en 1980 toda la ciudad de Al-Quds, reclamándola como su capital “eterna e indivisible”.

La ANP ha prometido hacer lo posible para recuperar todas las ciudades palestinas ocupadas por Israel y crear un Estado palestino independiente.

Asimismo, ha pedido a la comunidad internacional que adopte medidas urgentes para proteger los santuarios musulmanes y cristianos en la ciudad de Al-Quds.

 

Jun 19, 2017 08:34 UTC
Comentarios