La población autóctona de los territorios ocupados por el régimen de Tel Aviv ha vuelto a expresar su ira hoy viernes en protestas contra la impopular decisión de la Administración estadounidense de reconocer Al-Quds (Jerusalén) como ‘capital’ israelí.

En la ciudad de Beit Lahm (Belén), los manifestantes han expresado su malestar por la medida de Washington, han quemado neumáticos y han lanzado piedras en señal de protesta mientras los soldados del régimen israelí utilizaban la fuerza para dispersarlos.

Por otro lado, coincidiendo con la llamada de los grupos palestinos a celebrar un sexto viernes de ira tras la decisión anunciada por el presidente estadounidense, Donald Trump, el régimen israelí ha declarado el estado de emergencia, lo cual ha resultado en enfrentamientos en la ciudad cisjordana de Nablús.

El Ministerio de Salud de Palestina ha informado de que la represión israelí dejó heridos a más de 176 palestinos en la Franja de Gaza y Cisjordania.

En la misma jornada, miles de personas han asistido al funeral de un adolescente palestino de 16 años que perdió la vida ayer jueves tras recibir un impacto de bala en la aldea de Burin, 7 kilómetros al suroeste de Nablús, cuando las fuerzas de ocupación abrieron fuego contra un grupo de manifestantes palestinos.

En el funeral, los palestinos han gritado consignas para expresar su condena de la ocupación israelí y han amenazado con vengar el asesinato. Los soldados israelíes han reprimido brutalmente las protestas y han detenido a 6 personas en la ciudad, incluyendo 5 miembros de una misma familia palestina.

Además, se han registrado concentraciones similares en Ramalá, en el norte de la ocupada Cisjordania, donde las tropas israelíes han abierto fuego contra manifestantes, causando decenas de casos de asfixia e hiriendo de bala a una persona en la pierna.

Por otro lado, el corresponsal de la agencia de noticias palestina Wafa ha dicho que las fuerzas de seguridad israelíes han atacado a reporteros palestinos lanzándoles gas lacrimógeno y granadas de concusión.

En un balance difundido el 5 de enero, la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés) señaló que desde el anuncio de la medida de la Casa Blanca sobre Al-Quds, unos 14 palestinos han muerto y otros 4549 han resultado heridos en protestas a manos de militares israelíes.

 

Jan 13, 2018 06:29 UTC
Comentarios