• Rusia, Turquía e Irán no logran ponerse de acuerdo sobre  Siria

ParsToday - El presidente ruso insiste en que su homólogo de Siria, Bashar al-Asad tiene derecho a tomar la provincia Idlib del norte, mientras que el mandatario de Turquía insta a la calma y cese al fuego.

Según publica el sábado el portal Middle East Eye, los presidentes de Turquía, Irán y Rusia no acordaron el viernes un alto el fuego que prevendría una ofensiva del Gobierno sirio en la provincia de Idlib, controlada por los rebeldes. Las Naciones Unidas (ONU) teme que con el inicio de la guerra en Idlib pueda causar una catástrofe humanitaria que involucre a decenas de miles de civiles.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan, el ruso Vladimir Putin y el iraní Hasan Rohani, reunidos en Teherán para una cumbre de actores extranjeros clave en la guerra de Siria, acordaron en una declaración final que no podría haber una solución militar al conflicto y que solo podría terminar con un proceso político con diálogos.
El líder turco dijo que temía una masacre y que Turquía no podía recibir a más refugiados que inundaran la frontera.

 “Damasco tiene todo el derecho de recuperar todo su territorio”, dijo el presidente ruso, Vladimir Putin, a sus homólogos iraníes y turcos.
"El gobierno sirio legítimo tiene un derecho y eventualmente debe tomar el control de todo su territorio nacional", dijo Putin a Erdogan y Rohani.

El presidente ruso también dijo que se oponía a un alto el fuego, porque los grupos como Frente Al-Nusra (autoproclamado Frente Fath Al-Sham) EIIL (Daesh, en árabe), ubicados en Idlib no formaban parte de las conversaciones de paz.

Sin embargo, Putin parecía plantear la posibilidad de conversaciones de paz con ciertos grupos en Siria.


"Hemos discutido medidas concretas con respecto a una estabilización gradual en la zona de desescalamiento de Idlib, que estipula la posibilidad de hacer las paces con aquellos que están listos para el diálogo", dijo Putin.

Image Caption

 

Mientras tanto, el presidente iraní pareció respaldar las operaciones contra los rebeldes armados, pero advirtió contra el daño a civiles.
 

"Luchar contra el terrorismo en Idlib es una parte inevitable de la misión para restaurar la paz y estabilidad en Siria", dijo Rohani a sus homólogos de Rusia y Turquía. Pero esta batalla no debe causar que los civiles sufran o conduzca a una política de tierra quemada".

Nota: La táctica de la Tierra Quemada es una estrategia militar, lo que significa eliminar todos los recursos disponibles de la fuerza enemiga. Esta política puede aplicarse cuando una fuerza avanza a través de un territorio o se retira de él.

Los tres países acordaron celebrar su próxima reunión sobre Siria en Rusia.

Desastre humanitario

Idlib actualmente alberga a unos tres millones de personas, incluido un millón de niños, según las Naciones Unidas, y los planes esperados del gobierno para una ofensiva a la provincia han aumentado los temores de un desastre humanitario.
Más de la mitad de los civiles ya han sido desplazados al menos una vez a otras partes del país y no tienen ningún lugar a donde ir.

Muchos grupos antigubernamentales han huido a Idlib cuando el presidente sirio, Bashar al-Asad, ha reafirmado gradualmente el control de gran parte del país, y la provincia es el último bastión de la alianza terrorista Hayat Tahrir Al-Sham afiliado a Al-Qaeda.

Se cree que hay hasta 30 000 combatientes de varios grupos armados en la provincia.

A medida que el conflicto se acerca a su final, Irán, Turquía y Rusia buscan salvaguardar sus propios intereses después de invertir de forma militar y diplomática en Siria.

Los funcionarios turcos en una entrevista con el portal Middle East Eye anunciaron que Ankara planea reasentar a unos tres millones de refugiados sirios en Turquía en el noroeste de Siria, entre Afrin en la provincia de Alepo (noroeste) y Jarabulus, cerca de la frontera con el país euroasiático, donde Turquía y los grupos opositores respaldados por Ankara controlan después de las operaciones militares turcas.

Ankara teme que si Asad recupera Idlib completamente, todos los grupos armados y refugiados serán llevados a esa misma área, poniendo fin a los planes de reasentamiento de Turquía y creando un posible desastre humanitario.

Si el gobierno consigue tomar Idlib, Ankara también teme posibles intentos de Asad y Rusia para recuperar a Afrin y Jarabulus.

Un diplomático turco, bajo condición de anonimato , en una entrevista con Middle East Eye cuando el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, se encontraba en Ankara el mes pasado, dijo: "Ellos [Ankara] no creen que Rusia vaya a parar después de  controlar Idlib, pero luchará contra la oposiciones grandes y grupos pequeños que quedan”.

"Creen que la guerra no se terminará antes de que Rusia y el Ejército sirio los persigan a todos".

 

Propuesta turca

Como resultado de sus preocupaciones, se esperaba que Turquía propusiera en la cumbre del viernes que llevara a cabo una operación militar en Idlib, según varias fuentes de la oposición siria y fuentes de seguridad turcas que ya comenzaron los preparativos en la provincia.

Como parte del plan, Turquía declara al grupo terrorista a Hayat Tahrir Al-Sham y ha desplegado tropas en su frontera cerca de Idlib, además ha enviado sus fuerzas de apoyo para fortalecer sus puestos de control en la provincia de Idlib.

Image Caption

 

 

Turquía ha establecido 12 puestos de control  en Idlib, desde cuando la provincia fue designada como una zona de desescalada por Turquía, Rusia e Irán. Rusia tiene diez puestos e Irán siete.
Según fuentes de seguridad, cada uno de los puestos de control de Turquía tiene un batallón de alrededor de 100 soldados y se ha fortalecido en las últimas semanas.

Turquía planea unir a todos los grupos armados de oposición aceptables para Rusia contra los grupos que Moscú y Teherán consideran "terroristas" y para llevar a cabo operaciones contra las bases de Tahrir Al-Sham en la provincia Idlib.

El campamento Atme, el campamento de refugiados más grande de Idlib, en la frontera con Turquía, está controlado actualmente por Tahrir Al-Sham. El plan de Ankara incluye "limpiar" el campamento de este grupo terrorista.

Turquía, Irán y Rusia podrían mantener la seguridad de los puestos de control y las dos carreteras principales desde Alepo a Damasco y el camino de Alepo a Latakia quedarían abiertas.
Se otorgaría una garantía a Rusia e Irán de que las carreteras estarán abiertas al Gobierno sirio y estarán protegidas por los turcos.

La seguridad de la base aérea Hmeimem de Rusia en la provincia de Latakia también estaría garantizada por Turquía.
En caso de que Irán y Rusia rechacen el plan militar turco, se hará un plan de respaldo para que Ankara busque  un plan de respaldo para crear una "zona de amortiguación"(zona de seguro) para que los grupos armados puedan trasladarse, y también garantías para la seguridad e inmunidad de los grupos que deciden abandonar su armas y permanecer en Idlib.
No estaba claro  en las conversaciones de la cumbre de viernes, en qué medida, Rusia e Irán habían aceptado alguna de las propuestas turcas.

'Los ataques aéreos continúan'


La cumbre del viernes se llevó a cabo cuando los ataques aéreos afectaron partes de la provincia de Idlib, según un grupo activista con sede en el Reino Unido. El opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH) dijo que varios ataques aéreos impactaron la parte sureña de Idlib el viernes por la mañana, interrumpiendo un período de calma durante la noche.

Entre ellos se encuentran las posiciones de los grupos Tahrir Al-Sham y Ahrar Al-Sham, según el Observatorio. Destruyeron un puesto de Ahrar Al-Sham, matando a uno de sus combatientes e hiriendo a otros 14 en el área de Hobait.
Un pastor también murió y otras cuatro personas resultaron heridas en el bombardeo, dijo el Observatorio, aunque no estaba claro si eran integrantes de grupos terroristas o civiles.
 

"El objetivo era destruir las fortificaciones de los rebeldes", dijo el titular del Observatorio, Rami Abdolrahman.
“Los aviones de combate rusos llevaron a cabo una segunda ola de ataques contra el mismo objetivo”, agregó la nota.

El apoyo iraní y ruso a Asad ha fortalecido el Gobierno de Damasco, lo que le ha permitido recuperar el control en la guerra civil de siete años que se alegan ha cobrado unas 400,000 vidas desde 2011.

La opinión expresada en este artículo es exclusivamente del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista del sitio Web ParsToday en español.

Traducido en español por ParsToday

 

Tags

Sep 09, 2018 10:48 UTC
Comentarios