Las conversaciones propuestas por la ONU en Suecia, ofrecen una gran oportunidad para la paz en Yemen, devastado por la campaña militar de Arabia Saudí.

Una delegación del movimiento popular Ansarolá, en compañía del enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Yemen, Martin Griffiths, llegó a Suecia para participar en la nueva ronda de las negociaciones de paz.

Es la primera vez, desde el 2016, cuando tuvieron lugar las últimas y fracasadas consultas en Kuwait, que miembros de este movimiento salen de Yemen para participar en unas reuniones.

El desplazamiento tuvo lugar después de dos pactos de confianza con el gobierno del huido expresidente yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi: la evacuación a Omán de combatientes heridos de Ansarolá y un acuerdo de intercambio de centenares de prisioneros de guerra.

Las pasadas conversaciones convocadas en Suiza, en septiembre, fracasaron porque la delegación de Ansarolá no logró a viajar debido a una falta de garantías.

Esta ronda de negociaciones se centrará, entre otros temas, en la reapertura del aeropuerto de Saná y un alto al fuego en la ciudad portuaria de Al-Hudayda, principal punto de entrada al país de la ayuda humanitaria y las importaciones comerciales.

El martes, la ONU volvió a advertir de la drástica situación de Yemen, devastado por la campaña militar de Arabia Saudí, iniciada desde 2015 y que ha dejado más de 15 000 muertos.

 

Tags

Dec 05, 2018 10:06 UTC
Comentarios