Dec 09, 2018 20:44 UTC
  • ¿Cuáles son planes de Bin Salman contra Jordania, Catar, Omán y Kuwait?

ParsToday - Cuando el rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud, rompió la tradición de gobierno en Riad e instaló a su hijo como príncipe heredero en el reino wahabí, este último aspiraba a ser el que toma las decisiones en el mundo árabe y ser el gobernante del mundo musulmán.

El diario palestino Al manar en un artículo sobre este caso opina que el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman utilizando el terrorismo, la conspiración, la traición y los ingresos del petróleo, aprovechando el apoyo del presidente de Estados Unidos y la alianza no declarada entre Riad y Tel Aviv, planea destruir los países árabes para controlarlos.

En este plan también colabora el príncipe heredero de Emiratos Árabes Unidos (EAU) Mohammad bin Zayed Al Nahyan con Bin Salman, quien se jactó de que él convertirá el Reino en la tierra de la democracia, abundancia y bienestar

Con el asesinato del escritor saudí Jamal Khashoggi se reveló la brutalidad del príncipe de la Corona y el odio del sistema de Arabia Saudí al Salman bin Abdul Aziz vinculado a Israel desde que era emir de Riad y su correspondencia con el primer ministro israelí, Isaac Rabin.

¿Qué estaba planeando Bin Salman?

Bin Salman planeó primeramente humillar a los príncipes familiares, eliminar y detener a algunos de ellos para asegurarse de que permaneciera al mando después de la partida de su padre.

Además, tomó la decisión de frenar y eliminar a la oposición, como sucedió con Jamal Khashoggi, para pasar a la segunda etapa de su plan sangriento contra los pueblos y países, apoyando y financiando el terrorismo en Siria, con ese fin, utilizó dinero político para atraer a los enemigos en algunas partes y empujar a las células terroristas a la destrucción.

 

Jordania odio ciego

Uno de los episodios del plan terrorista fue la agitación del caos en Jordania para que pudiera llegar a las puertas de la normalización pública con Israel. Así Bin Salman planeó para cumplir su promesa a EE.UU. e Israel de ejecutar el Acuerdo de Siglo, liquidar la causa palestina y retirar la tutela de Jordania sobre Jerusalén y los lugares sagrados, presionando a Jordania para respaldar el Acuerdo del Siglo y convertir a Jordania, a un refugio para los terroristas y mediante este país, sigue su guerra terrorista contra el pueblo sirio.

 El gobierno jordano ha comenzado a mostrarse inquieto por la intervención saudí en la arena jordana y la búsqueda del régimen wahabista para controlar la decisión jordana, especialmente sobre sus decisiones respecto a Siria.

 

Al Manar reveló que Muhamed bin Salman planeaba llevar a terroristas de la arena siria a Jordania, después de que Amán se negara a transferir armas y unidades militares saudíes al sur de Siria a través de la frontera jordana. Estas unidades militares saudíes estuvieron bajo el mando de la sala de operaciones terroristas que se estableció bajo la supervisión de Estados Unidos en Jordania y el príncipe heredero wahabí intentó realizar sus planes mediante la obtención del apoyo de los palestinos, habitantes en Al-Quds (Jersulaén) para negar a Jordania la responsabilidad de la administración de Al-Quds y los santuarios sagrados islámicos y asignar la supervisión saudí de los lugares sagrados de la ciudad, pero este intento ha fracasado.

Muhamed bin Salman estableció un plan terrorista para encender el caos en la arena jordana y llevar a cabo atentados terroristas en esta arena para enfrentar las amenazas y los grandes desafíos que enfrenta Israel en el contexto del apoyo del pueblo jordano a la posición palestina respecto al conflicto palestino con los israelíes.

Los observadores políticos califican el odio y sentido de venganza de Arabia Saudí contra Jordania como la fuente de estos actos terroristas, y reconocen que esta malignidad se debe a los estrechos vínculos entre Jordania y Siria debido a las victorias del Ejército sirio contra los extremistas y sus proveedores de costos, así como el apoyo de este a la soberanía de Jordania, donde el régimen saudí utilizó todos los métodos de amenaza y chantaje para violarla.

Según la opinión de estos políticos, la visita de Bin Salman a Jordania después de una gira por varios países, es limpiarse del asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi y ocultar su brutalidad y traición, y su visita a Amán, no significa que esté de acuerdo con Jordania y su liderazgo.

En su visita planeaba reparar su imagen dañada, pero su odio permanece respecto a Jordania y si continúa su gobernación en el reino, continuarán los planes terroristas en Jordania ya que Israel e EE.UU. Unidos lo protegen mientras el príncipe heredero hizo muchas promesas a Tel Aviv y Washington. y debe cumplirlos.

La trama wahabí contra el jeque de Catar

El wahabismo saudí y Catar, ambos han sido patrocinadores del terrorismo y compiten para sabotear a los países árabes, especialmente en Siria. Doha y Riad cometieron múltiples masacres y crímenes contra el pueblo sirio, sin embargo, sus aspiraciones y delirios los llevaron a estar en desacuerdo.

 Los regímenes de Catar y Arabia Saudí querían tomar el liderazgo del mundo árabe y esto ha llevado a la desconexión entre ellos.

A pesar del hecho de que están trabajando a favor del plan sionista-estadounidense, que está en la vanguardia de la liquidación de la causa palestina.

Bin Salman no ha detenido sus planes contra Doha, luego de no poder unir a varios miembros de la familia Al Thani para rebelarse contra el actual gobernante de Catar y su destitución del poder.

Por lo tanto, si no hubiera ocurrido el atroz crimen cometido por el príncipe saudí contra Jamal Khashoggi, Bin Salman, con el apoyo de las corrientes en Estados Unidos, y después de algunos años de boicot de Catar, definitivamente hubiera invadido el país y no se hubiera retirado de su plan.

Además, si el presidente de Estados Unidos continúa protegiéndolo, podrá implementar su plan de una forma u otra.

¿Qué pasa con Kuwait y Mascate?

Tomar el control de los Estados del Golfo Pérsico ha sido el primer paso del príncipe heredero para liderar el mundo árabe después del declive del papel egipcio, la preocupación de Siria por su guerra contra el terrorismo y el apoyo de Washington y Tel Aviv a Bin Salman y la protección de su trono.

El príncipe heredero planea destituir a los líderes de Kuwait y Omán, a través de la administración de golpes internos en esos países, ya que hasta ahora están conservadores respecto a las políticas del Reino del Wahabismo y su negativa a participar en planes criminales de Riad.

Según las fuentes conscientes, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Arabia Saudí han enviado células terroristas durante mucho tiempo a Omán y Kuwait, esperando las instrucciones de Bin Salman, para llevar a cabo operaciones terroristas para desestabilizar al gobierno.

Según mismas fuentes, el plan de Arabia Saudí contra estos dos países sigue vigente, y es más factible si la tormenta se calmara después del asesinato de Jamal Khashoggi, quien reveló el carácter criminal, bárbaro del wahabismo en Arabia Saudí.

 

Tags

Comentarios