Dec 10, 2018 08:06 UTC
  • Coalición de EEUU crea otra base militar en frontera sirio-iraquí

La coalición liderada por EE.UU. ha instalado una nueva base militar en la provincia occidental iraquí de Al-Anbar, fronteriza con Siria, según una fuente iraquí.

La nueva instalación está ubicada en el campo occidental de Al-Anbar, zona estratégica entre Irak y Siria, informó el domingo la agencia local Al-Maluma, citando a Farhan Mahd al-Deilami, miembro del consejo provincial de Al-Anbar.

El informe precisa, a su vez, que Estados Unidos había desplegado un gran número de tropas en la orilla norte del río Éufrates, a 30 km de la región de Al-Rumana y muy cerca de la estratégica región de Al-Qaim.

La nueva base militar —especifica Al-Deilami— permitirá a la coalición que supuestamente lucha contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) desplazar con facilidad sus tropas entre Siria e Irak y también obtener ventaja en las regiones entre las provincias de Al-Anbar y Nínive (norte de Irak).

Estados Unidos ha reforzado últimamente su presencia militar en las zonas limítrofes con Siria. A finales de septiembre, Jalil Sirvan, comandante de las fuerzas kurdo-iraquíes (Peshmerga), informó del establecimiento de otra base estadounidense en Al-Qaim, ubicada en Al-Anbar.

La información fue confirmada entonces por un portavoz de las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), apoyadas por Estados Unidos. Dijo que la nueva base estaba siendo utilizada para atacar las posiciones del EIIL en la región de Hajin, en el este de Siria.

Los políticos iraquíes, no obstante, ven con escepticismo los operativos de EE.UU. y la coalición que comanda. Algunos cuestionan la efectividad de estas operaciones, mientras que otros, por ejemplo, el Movimiento de Resistencia Islámica de Irak (Kataib Hezbolá), denuncian los esfuerzos de Washington a fin de crear un “refugio” para los terroristas del EIIL en la frontera sirio-iraquí.

El Ministerio iraquí de Defensa rechazó en noviembre por “ilegal” la existencia de bases militares de EE.UU. en su país, subrayando que “viola su soberanía nacional”. De acuerdo con Muhamad Asakri, un asesor de Defensa, “Irak nunca ha pedido apoyo a EE.UU. ni a ningún país árabe en su lucha contra el EIIL”, por lo que la presencia de militares estadounidenses en Irak se debe limitar a funciones de asesoramiento y entrenamiento.

Tags

Comentarios