Dec 11, 2018 10:15 UTC

El enviado especial de ONU para Yemen ha expresado su deseo de que las conversaciones de paz que se están celebrando en Suecia sean ‘una de muchas consultas’.

Quinto día de diálogos de paz para Yemen en Suecia. Diálogos auspiciados por la ONU que no han tenido avances significativos.

Pues de entre los cinco principales temas de discusión, solo parece haber acuerdo sobre la liberación de prisioneros por ambas partes. La delegaciones del Movimiento popular yemeni, Ansarolá, y la del expresidente fugitivo, Abdu Rabu Mansur Hadi.

Pero el enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Yemen, Martin Griffiths, confía en que las partes puedan pactar una desescalada de combates en las Ciudades de Taiz y Al-Hudayda, ambas en poder de Ansarolá, pese a las agresiones del equipo de Hadi y su patrocinador, Arabia Saudí que ha cercado el principal puerto yemení.

Griffiths también expresa optimismo para poder salvar la economía yemení de la ruina y ayudar a combatir la crisis humanitaria que sufre.

Pero mientras ese deseo se hace realidad, si es que se hace, el pueblo yemení vive en el infierno construido por Arabia Saudí y sus aliados, bajo bombas.

Por lo mismo, cientos de yemeníes salieron de nuevo a las calles para pedir ante la sede de la ONU en la capital, Saná, el fin del asedio saudí, por lo que también culpan a EE.UU. y el régimen de Israel.

Los manifestantes denunciaron que el bloqueo ha impedido el acceso a la entrada de combustible, alimentos y medicamentos esenciales.

Tags

Comentarios