Feb 21, 2019 14:22 UTC
  • Riad elude culpa ante Irán; política destinada a tergiversar la realidad

ParsToday – Las acusaciones vertidas contra Irán por el ministro de Estado para Asuntos Exteriores de Arabia Saudí, Adel al-Jubeir, durante su visita a Paquistán han puesto al descubierto el nuevo libreto de Riad para estropear las relaciones Teherán-Islamabad.

En una rueda de prensa que compartió en Islamabad con el canciller paquistaní, Shah Mahmood Qureshi, Al Jubeir acusó a Irán de mantener el terrorismo, mientras los grupos takfiríes respaldados por Riad tienen un papel clave en los ataques subversivos que se ejecutan en la nación persa.

Estos pronunciamientos, hechos tras el ataque suicida en la provincia de Sistán y Baluchistán, al sudeste de Irán, en el que cayeron mártires un grupo de la guardia fronteriza y de seguridad del país, apuntan el esfuerzo de los Al Saud para tapar el papel de Riad en apoyar a los criminales.

El pasado 13 de febrero, un autobús con guardias fronterizos iraníes fue blanco de un atentado suicida en la carretera Khash-Zahedan, dejando 27 muertos y 13 heridos, entre  efectivos persas. El ataque fue reivindicado por el grupo terrorista Jaish al-Adl.

El comandante en jefe adjunto del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el general de brigada Hossein Salami, subrayó el martes que las fuerzas armadas del país están sólidas contra el nefasto triángulo EE.UU.-Israel-regímenes reaccionarios árabes y añadió: Hoy en día, Arabia Saudí es el foco del mal en la región y el mundo.

El hecho de que los grupos terroristas apoyados por Arabia Saudí cometen maldades en la zona, supone una seria amenaza para todos los países de la región. Esta política ha resultado en la deshonra de ciertos Estados de la región, incluido Paquistán. Por eso, lo del apoyo de Riad a los terroristas es un asunto que va más allá del tema de la seguridad interior de Irán; se trata de la seguridad regional. Las políticas de Arabia Saudí indican el surgimiento de una estrategia y una táctica peligrosas globales.

El Gobierno saudí ha sido reprochado reiteradas veces por las instituciones de derechos humanos por la violación flagrante de estos derechos y por su belicismo en la zona. Con tal historial, las acusaciones que imputan los saudíes contra Irán constituyen un esfuerzo en vano para distorsionar las realidades.

El director del Centro para Estudios Euroasiáticos, con sede en Berlín, Manuel Ochsenreiter, considera al gobierno saudí como uno de los valedores más duros y peligrosos de los grupos terroristas que operan en Oriente Medio e incluso en los países occidentales.

En referencia a las buenas relaciones de países occidentales con Arabia Saudí, este analista alemán destaca: Mientras Arabia Saudí es un apoyo duro de las agrupaciones terroristas que operan en Oriente Medio y países occidentales, los occidentales la califican como un aliado importante en la lucha antiterrorista.

En los últimos 40 años, la República Islámica de Irán ha sido una de las principales víctimas del terrorismo y el extremismo y ha sufrido muchos costos materiales y espirituales en la confrontación con este siniestro fenómeno. En este sentido, las fuerzas de seguridad persas, en una operación rápida realizada el domingo por la noche, localizaron algunos pisos francos en las ciudades de Sarvan y Khash, donde se encontraban establecidos algunos de los implicados en el reciente atentado terrorista en esa zona, arrestando a tres terroristas y descubriendo 150 kilos de explosivos listos para usar y otros 600 kilos de explosivos en proceso de fabricación así como una cantidad de armas y municiones.

Sin embargo, las autoridades saudíes ya tienen la costumbre de utilizar un discurso ilusorio y acusatorio respecto a Irán. Desde luego, está clara la respuesta de Teherán a semejantes disparates. El vocero de la Cancillería iraní Bahram Qasemi dijo que las palabras salpicadas de odio del ministro del Estado para Asuntos Exteriores de Arabia Saudí, Adel al-Jubeir no cambian el hecho de que el verdadero padrino del terrorismo takfirí en el mundo y la región no es nadie sino el gobierno saudí.

Tags

Comentarios