• Pedro Sánchez: “Catalunya no debe renunciar a influir en España”

“Me gustaría ser el primer presidente que le da al uso del catalán, el gallego y el euskera, la misma importancia que al del castellano”

El reelegido líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha vuelto a Catalunya, a suscribir la declaración de Barcelona con Miquel Iceta, justo al tiempo en que el gobierno de la Generalitat, con una reestructuración de calado, mete la directa hacia el 1-O. Para el gobierno de Rajoy, esta es la mejor demostración de que no hay diálogo posible con Puigdemont ni opción a ningún tipo de negociación.

Sánchez recalcó: estoy abierto a hablar. Es importante tender puentes y explicar que frente a la falsa disyuntiva entre ruptura o inmovilismo, cada vez es más amplio el espacio de los que reivindicamos la política y el encuentro. Con el presidente de la Generalitat hablaré, y me gustaría trasladarle que la vía ilegal, estrecha y unilateral no es la solución para Catalunya, sino que hay que crear las condiciones de una avenida mucho más amplia, en base a la negociación, el diálogo y el acuerdo.

Mi compromiso, si yo fuera presidente del Gobierno, es hacer todo lo que hemos planteado en la declaración de Barcelona. Desde abrir la subcomisión de una reforma constitucional hasta hablar con todas las comunidades autónomas para renovar el sistema de financiación, impulsar el corredor mediterráneo, hasta elementos más singulares, en términos históricos e identitarios, como es declarar nulos los juicios que se abrieron al presidente Companys. Me gustaría ser el primer presidente del Gobierno que le da al uso del catalán, el gallego y el euskera, la misma importancia que al del castellano, con una ley por la pluralidad lingüística que es una fortaleza y no una debilidad de nuestro país. El problema que encuentro, cuando se habla de la cuestión catalana con la derecha española, es que consideran que esa diversidad es una debilidad y no una fortaleza. Es justo lo contrario.

Es evidente que tienen que cambiar los interlocutores. Le he dicho a Rajoy que si plantea una solución política, el PSOE le apoyará. Pero lleva seis años como presidente del Gobierno y la situación no ha hecho más que deteriorarse. A eso le llama sentido común, pero sentido común es precisamente hacerse cargo de los problemas, encontrar soluciones, dialogar con los distintos actores, no dejar pudrir la situación, que es lo que está ocurriendo. El problema es que esta dimisión de su responsabilidad política, en relación con la cuestión catalana, no sólo afecta a los ciudadanos independentistas en Catalunya, que también, sino a los que no son independentistas. Lo que debe hacer el Gobierno de España es dar una solución política y un proyecto político renovado al conjunto de la sociedad catalana. Yo defiendo la nación de naciones que defendió Pasqual Maragall, Miquel Roca o Jordi Solé Tura. Eso es lo que necesita España: caminar hacia el Estado federal. La España centralista es el pasado, el federalismo que defendemos es el futuro.

El PP amenaza, esa es su política con Catalunya. La nuestra es escuchar y dialogar. Pero Catalunya no debe renunciar a influir en España.

Jul 17, 2017 04:43 UTC
Comentarios