• Dastis cree que el separatismo motiva la reunión entre Assange y Soler

ERC y el PDeCAT se desmarcan del asesor de Puigdemont

España tiene “muchos indicios” de que episodios como la visita de Oriol Soler, uno de los principales ideólogos del proceso independentista catalán, al ciberactivista Julian Assange “tratan de intervenir, manipular y afectar a lo que debe ser el desarrollo democrático natural en Cataluña”. Así lo aseguró ayer el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, tras una reunión en Bruselas. Para el jefe de la diplomacia española es el independentismo lo que motiva la reunión que ambos sostuvieron en Londres el pasado jueves, pese a que Soler asegura que no fue el objetivo del encuentro.

Dastis dio a entender que el Ejecutivo español está al corriente de esas conexiones. “Sí, hay muchos indicios que apuntan a que este señor y otros tratan de intervenir, de manipular y de afectar a lo que debe ser el desarrollo democrático natural en Cataluña. Esas informaciones apuntan en esa dirección”, precisó. Fuentes cercanas al ministro precisan que se refería a Assange cuando hablaba de los intentos de manipulación.

Más tarde, en conferencia de prensa, el jefe de la diplomacia explicó que considera probado que la reunión entre Soler y el fundador de Wikileaks tenía por objetivo favorecer el independentismo catalán. “Se han entrevistado nada menos que tres horas. Ya me dirá usted si no es un parecer que no repugna a la razón que hayan abordado este tema, más sabiendo la involucración del señor Soler”, ironizó el ministro. El editor catalán defendió ayer en Twitter que si bien había comentado con el ciberactivista la situación catalana, la visita a la capital británica tenía como fin impulsar un proyecto que allí desarrolla.

Soler no estaba contratado por la Generalitat pero es uno de los miembros del llamado Estado mayor del independentismo, el círculo de confianza del expresidente Carles Puigdemont, formado por algunos miembros del Govern y representantes de la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural y que diseñaban la estrategia del proceso soberanista. Pese a ello, tanto el PDeCAT como Esquerra Republicana se desmarcaron completamente de la visita.

Desde el partido del expresident prefirieron no comentar la visita entre el fundador de Wikileaks y Soler. El portavoz de Esquerra Republicana, Sergi Sebrià, tampoco quiso ahondar durante la rueda de prensa semanal del partido. “No nos toca, porque no sabemos si se produjo”, aseguró. Al ser preguntado sobre la proximidad de Soler con el partido independentista, el portavoz añadió: “No podemos responder por las 800.000 personas que nos votaron ni por sus viajes”.

Nov 14, 2017 06:12 UTC
Comentarios