• ERC urge a Puigdemont a que concrete cómo quiere ser reelegido presidente

Los republicanos escenifican el desacuerdo y pasan toda la responsabilidad a Junts per Catalunya

La cuenta atrás para que se constituya el Parlament el día 17 y se celebre el primer debate de investidura antes del día 31 ya ha empezado y el independentismo sigue sin concretar su estrategia a la espera de que Carles Puigdemont mueva ficha. Por ese motivo, Esquerra Republicana ha urgido este martes a Junts per Catalunya a que concrete de qué manera piensa restituir al expresidente de la Generalitat, huido en Bruselas, para cumplir la promesa que hicieron en campaña.

Puigdemont prometió antes del 21 de diciembre que si su candidatura ganaba las elecciones regresaría a Cataluña para ocupar el cargo del que fue destituido junto a todo su Gobierno después de proclamar la independencia, el 27 de octubre. Junts per Catalunya no ganó los comicios, pero sí fue la fuerza más votada del independentismo, con 34 diputados frente a los 32 de Esquerra y los cuatro de la CUP.

Con el paso de los días, sin embargo, la promesa del regreso no ha sido aclarada por Puigdemont, pese a que su candidatura insiste en que no piensa votar a otro candidato que no sea él. Se trata de una promesa un tanto difícil de cumplir, teniendo en cuenta que si vuelve a España es más que probable que sea encarcelado y que la investidura telemática que propone su candidatura se presenta como irrealizable en aplicación del reglamento del Parlament.

En ese panorama contradictorio, el portavoz de Esquerra Republicana y diputado electo, Sergi Sabrià, hizo este martes un llamamiento a Junts per Catalunya a que tome la iniciativa y concrete sus intenciones. En declaraciones a RAC-1, Sabrià recordó que corresponde a “la propuesta ganadora” del independentismo dar el primer paso. “Respetamos el resultado, pero los que han de elaborar la propuesta para que regrese Puigdemont y ponerla sobre la mesa son ellos y nosotros estamos dispuestos a apoyarla”, aseguró.

El portavoz de ERC admitió sin reparos que la forma para hacer posible el regreso de Puigdemont “hoy por hoy no es sencilla”, pero se desvinculó por completo de cómo hacerla efectiva y pasó toda la responsabilidad a la candidatura de Puigdemont, consciente de las dificultades que entraña.

La moderación mostrada ayer por el portavoz de Esquerra contrasta con el planteamiento que mantienen otros dirigentes del partido y que verbalizó como nadie hace una semana el diputado en el Congreso Gabriel Rufián. “No se puede tener a un presidente por Skype”, dijo, al tiempo que reclamó a Puigdemont que regrese. Si no lo hiciera, añadió en declaraciones a La Sexta, el plan b de Esquerra es investir a Oriol Junqueras.

Los republicanos han optado por no ahondar en las discrepancias estratégicas que mantienen con el PDeCAT y que se evidenciaron con la huida del expresidente y la decisión del exvicepresidente de quedarse en Cataluña y asumir las consecuencias después de declarar la secesión. Elsa Artadi, jefa de campaña y diputada electa de Junts per Catalunya, aseguró el pasado sábado que su candidatura no prevé otro escenario que la reelección de Puigdemont como presidente de la Generalitat y descartó la alternativa de Junqueras, ingresado en la prisión de Estremera.

Jan 03, 2018 05:36 UTC
Comentarios