• “Suiza usa la debilidad española para canjearme por independentistas”

Falciani, de 46 años, es una de las piezas que con mayor codicia persigue Suiza desde hace años.

El ingeniero informático Hervé Falciani no quiere ni pensar que Suiza esté intentando utilizar el proceso separatista catalán para canjearlo por las líderes secesionistas que se esconden allí. Pero está convencido de que España no accederá a ese cambio de moneda. En una entrevista con EL PAÍS, la primera a un medio español tras su reciente y nueva detención en Madrid a instancia del país helvético, Falciani asegura: “España está bajo ataque del independentismo, con la comunidad internacional que no sabe bien cómo actuar. Y hay enemigos, como Suiza, que se han alineado en una estrategia de aprovecharse de esa debilidad; con mala suerte para nosotros que queremos a España”.

Falciani, de 46 años, es una de las piezas que con mayor codicia persigue Suiza desde hace años. En un país que prácticamente vive del secreto bancario, Falciani hizo temblar sus estructuras financieras al apropiarse supuestamente (mientras trabajaba en el corazón de la inteligencia informática del HSBC suizo) de 130.000 fichas bancarias de evasores fiscales de medio mundo. Suiza ha pedido ya dos veces a España que se lo extradite. La primera vez, en 2013, para juzgarle por revelación de secreto bancario, y la segunda, el año pasado, si bien la petición estuvo guardada en un cajón hasta el pasado 19 de marzo. Fue la que propició su nueva detención. El juez le tomó declaración y le dejó en libertad bajo estrictas medidas cautelares: no puede salir del municipio en el que vive sin autorización. Suiza le quiere para que cumpla una condena de cinco años de prisión “por espionaje industrial”.

España también quiere algo que tiene Suiza: a las líderes separatistas Marta Rovira (ERC) y Anna Gabriel (CUP). Especialmente a la primera, procesada por el juez Pablo Llarena por rebelión y malversación. Desde la detención de Falciani hace doce días, casi han enmudecido las voces que desde el país helvético aireaban su rechazo a entregar a España a la dirigente de la CUP, que huyó a Suiza (21 de febrero pasado) un mes antes que Rovira.

Hervé Falciani recibe a EL PAÍS el sábado por la mañana en una cafetería de un pueblo costero de Valencia. Es testigo protegido y dispone de escolta permanente. “Y ahora también me vigila la policía del juez para que cumpla las medidas cautelares”, señala. Llegó a España en el verano de 2012 escondido en un barco procedente de Francia. Su apellido está ligado a la lista que contiene los nombres de varios cientos de contribuyentes españoles sorprendidos con dinero opaco al fisco en el HSBC de Ginebra. Asegura que desde que arribó a Barcelona en el barco, ha estado ayudando a la Fiscalía Anticorrupción y la Agencia Tributaria española, así como a otros 28 países (EE. UU., Italia, Francia, Grecia…) para combatir la evasión fiscal y llevar ante la justicia a los defraudadores. Su lista ha aflorado para España varios cientos de millones de euros, y otros miles en el resto de países.

Tags

Apr 17, 2018 03:30 UTC
Comentarios