• El Gobierno

El Gobierno español "revisará" las condiciones de venta de armas y material de Defensa a los países de la coalición que lidera Arabia Saudí y que interviene en el conflicto de Yemen contra los hutíes, tras el bombardeo que el pasado jueves acabó con la vida de decenas de personas, la mayoría niños.

Fuentes de Exteriores explicaron a EL MUNDO que el Ejecutivo de Pedro Sánchez "seguirá aplicando escrupulosamente los criterios establecidos para la venta de armas y de material de doble uso, según la normativa actual", a Arabia Saudí y sus aliados. Según estas mismas fuentes, existen unos estrictos procedimientos establecidos para garantizar que las ventas cumplan una serie de garantías, incluido el compromiso por parte del Estado de destino de que estos materiales no serán utilizados fuera de su territorio nacional.

Actualmente, el procedimiento se regula por el Real Decreto 679/2014 del 1 de agosto y por la Junta Interministerial Reguladora del Comercio Exterior en materia de Defensa y Doble Uso, en el que están representados los ministerios concernidos. El espíritu del comunicado emitido este lunes por el Gobierno viene a decir que estos procedimientos se mantienen vigentes y reitera que se seguirán teniendo en cuenta a la hora de autorizar nuevas licencias de exportación. "Preocupación" por la situación humanitaria. Según el texto del citado comunicado, España asegura sentirse "preocupada" por los ataques aéreos que tuvieron lugar el jueves en Dahian (provincia de Saada) y que se saldaron con al menos 29 menores muertos, según el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). El Ministerio de Salud hutí elevó la cifra de niños muertos a 40, junto con otros 11 adultos y 77 heridos, la mayoría también menores. Miles de personas se manifestaron este lunes en Saada en los funerales de las víctimas para expresar su cólera contra Arabia Saudí y su principal aliado, EEUU.

Riad afirma que el bombardeo fue "legítimo" y que tenía como objetivo a líderes hutíes "responsables de reclutar y entrenar [militarmente] a niños", aunque encargó una investigación sobre los hechos tras la presión de Naciones Unidas, que condenó el ataque por boca de su secretario general, António Guterres, el viernes.Organizaciones pro Derechos Humanos como Amnistía Internacional también reaccionaron a la masacre y responsabilizaron a la comunidad internacional por ser cómplice. "Este es el precio que está pagando la población civil en Yemen porque diferentes países como EEUU, Reino Unido, Francia, Italia y España mantienen un comercio de armas que no tiene en cuenta que pueda ser utilizado contra la población civil", afirmó Carlos Escaño, portavoz de Amnistía Internacional España.

Desde la intervención de Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, principales países de la coalición militar árabe que combate a las fuerzas opositoras al Gobierno yemení, en 2015, más de 6.000 civiles han muerto en el conflicto. Yemen vive una de las crisis humanitarias mundiales más alarmantes, con 22 millones de personas (el 80% de su población) necesitadas de asistencia humanitaria y tres millones de desplazados internos. Cuarto exportadorEntre 2015 y 2017, España exportó material de defensa a la coalición dirigida por Riad por valor de más de 1.200 millones de euros, según un informe emitido en marzo por esta ONG. En concreto, según datos actualizados a 10 de agosto por esta misma organización, España exportó armas a Arabia Saudí por valor de 932 millones de euros en material de Defensa (lo que incluye municiones, bombas, aviones o corbetas).

España es el cuarto exportador de armas al reino saudí, según Amnistía Internacional. Las exportaciones españolas están muy por debajo de las de otros países europeos, como Reino Unido (cuyas ventas de armamento a Riad suponen un 48% de sus ventas totales) o Francia. Por su parte, Suecia, Canadá, Finlandia, Noruega, Bélgica y Alemania han detenido sus exportaciones de armas a la coalición. El Parlamento Europeo ha instado a los Estados miembros a paralizar estas ventas en numerosas ocasiones, la última, el pasado noviembre, argumentando que la alianza liderada por Arabia Saudí viola el Derecho Internacional Humanitario al utilizar ese armamento para atacar a la población civil y bombardear hospitales, mercados y escuelas.

Riad es el principal cliente de la industria de Defensa española fuera de la Unión Europea y la Alianza Atlántica. Moncloa exportó armamento a este país por valor de 270 millones de euros en 2017, lo que incluye repuestos de aeronaves, drones, plataformas portamorteros, granadas de mortero, munición de artillería y otros ítems. Uno de los contratos estrella es la compra de cinco corbetas al astillero público Navantia, por valor de casi 2.000 millones de euros. La venta se firmó en julio pasado, tras tres años de negociaciones que se desbloquearon con la visita del príncipe heredero saudí, Mohamed Bin Salman, a España en abril.

Tags

Aug 15, 2018 02:36 UTC
Comentarios