• Solo un tercio de los españoles consideran positivo el cambio en La Moncloa

Seis de cada diez suspenden al Gobierno en inmigración, pensiones y economía y, solo un tercio de los españoles consideran positivo el cambio en La Moncloa y la formación de un Gobierno presidido por Pedro Sánchez

Los cien primeros días de Gobierno de Pedro Sánchez no superan el examen de los ciudadanos. El descontento por las políticas de los socialistas es general, pero se acentúa en asuntos como la inmigración, las pensiones o la economía y el empleo, según la última encuesta de GAD3 realizada para ABC. El balance global que hacen los españoles es rotundo: solo un tercio considera que el cambio de Gobierno producido en España, con la moción de censura que protagonizó el PSOE contra Mariano Rajoy, está siendo positivo para España.

Casi la mitad de los ciudadanos creen que el relevo en La Moncloa ha sido negativo, una percepción que alcanza al 22 por ciento de los votantes de Podemos, al 20 por ciento de los electores nacionalistas e incluso al 10 por ciento de los socialistas. El mayor descontento está entre los simpatizantes del PP y de Ciudadanos: el 82 por ciento de los primeros y el 69 por ciento de los segundos creen que el cambio en el poder ha sido malo para España.

Pedro Sánchez tomó posesión como presidente del Gobierno el 2 de junio, y desde el primer momento mostró una preocupación especial por su imagen, por los golpes de efecto y por decisiones políticas de impacto. Una de ellas se produjo solo unos días después de llegar al poder, el 11 de junio, cuando dio orden de acoger al barco «Aquarius» con más de 600 inmigrantes, tras impedirse su entrada en Italia. Fue su primer gran golpe de efecto, pero en pocas semanas el problema se recrudeció por un «efecto llamada». Ahora, los españoles hacen un primer examen al Gobierno socialista y su veredicto es claro: suspenso.

Seis de cada diez encuestados (el 61,4 por ciento) ve «negativa» la gestión del Ejecutivo de Sánchez en inmigración. Solo obtiene el aprobado del 28,3 por ciento en esta materia. Los únicos votantes que conceden un aprobado en este punto son los socialistas. El resto, incluidos los electores de Podemos o los nacionalistas, le otorgan un suspenso.

La inmigración es la primera «asignatura» que el Gobierno ha suspendido en septiembre, pero la lista es larga. Sánchez no alcanza el aprobado en las principales políticas que está llevando a cabo el Gobierno, incluida la relación con los independentistas que tienen el poder en Cataluña.

En la oposición, el PSOE de Sánchez no dudó en utilizar las pensiones para tratar de desgastar al Gobierno de Rajoy y el pacto de Estado resultó imposible. Pero ahora que está en el poder no ha logrado ganarse la aceptación de la mayoría en una política básica del Estado del Bienestar. El 61,4 por ciento suspende la gestión de Sánchez sobre las pensiones: los votantes del PP, Ciudadanos, Podemos y los nacionalistas ven negativa su polítca, y únicamente los electores del PSOE lo aprueban por mayoría (un 54 por ciento).

La gestión en economía y empleo tampoco merece el aprobado, justo cuando se ha conocido que el paro subió en agosto en 47.047 personas, el mayor incremento de 2011. Las señales sobre un posible freno de la economía se han extendido, y los españoles han tomado nota:el 61,6 por ciento también suspende a Sánchez en economía y empleo, y solo ven positiva su gestión el 20,6 por ciento de los entrevistados por GAD3.

La política económica del Gobierno socialista es la que merece más crítica por parte de los votantes del PP, Ciudadanos y Podemos: solo el 9 por ciento de los simpatizantes populares ven positiva la gestión, igual que el 12 por ciento de los electores del partido naranja o el 15 por ciento de los que votaron a la formación de Pablo Iglesias.

Lo que menos convence a los votantes socialistas es la política de reducción del déficit público del Gobierno socialista, que ha revisado los objetivos acordados con Bruselas y ha frenado el cumplimiento estricto de una medida que fue objetivo clave en la gestión económica del Gobierno de Rajoy. Solo el 44 por ciento de los electores del PSOE aprueban la línea seguida ahora por el gabinete de Sánchez. Uno de cada cuatro españoles apoya la gestión socialista en este punto.

La política que merece menos críticas por parte de los ciudadanos es la exterior, con el ministro Josep Borrell al frente. El 36,5 por ciento desaprueba su gestión, frente a un 34,1 por ciento que la aprueba. Merece la mejor calificación de los votantes socialistas: el 60 por ciento se muestra satisfecho con lo que está haciendo Sánchez en política exterior, lo mismo que el 40 por ciento de los electores de Ciudadanos. En Podemos, el aprobado se queda en el 33 por ciento de sus electores.
 

Tags

Sep 10, 2018 03:28 UTC
Comentarios