• El Instituto Luther King de EE.UU. pide a Torra que deje de usar la figura del activista

El director del centro cree que su comparación “es ir demasiado lejos” y “no veo que formar parte de España sea una opresión”

El director del Instituto de Educación e Investigación Martin Luther King Jr. De la Universidad de Stanford (California), Clayborne Carson, ha recriminado de manera contundente las referencias del presidente de la Generalitat, Quim Torra, al activista asesinado en 1968 por James Earl Ray por su lucha contra la segregación racial en EE.UU. En declaraciones a El Confidencial, el dirigente de la institución americana pide al jefe del Govern que usar la figura del activista en sus discursos independentistas y de comparar la situación catalana con la opresión que sufrieron los afroamericanos en el país.

Torra ha venido refiriéndose a la lucha por los derechos civiles de los años 60 en EE.UU. en varias entrevistas y en su conferencia política del pasado 4 de septiembre en el Teatre Nacional volvió a referirse a ello de manera concreta. El president tomo como “ejemplo luchas como la de Luther King” y propuso “una marcha por los derechos civiles, sociales y nacionales de Cataluña” después de proclamar al pueblo de Cataluña: “O libertad o libertad”.

Al conocer las referencias de Torra, el director del instituto norteamericano, el doctor Clayborne Carson, ha señalado al medio digital que “no es justo que usen su figura” porque Luther King trataba de liberar a los afroamericanos de un sistema opresor, “y no veo que formar parte de España sea una opresión”. Según Claybornem, “nadie impide a los secesionistas ejercer sus derechos humanos fundamentales, ni veo en general que sean oprimidos como grupo”. Por lo tanto, para el responsable “uno y otro movimiento no son comparables” y su comparación “es ir demasiado lejos”.

El director del instituto admite no tener todos los detalles sobre la cuestión catalana, pero resulta llamativo su taxatividad al asegurar que “no se puede obviar que existe una motivación económica en el movimiento de independencia de Cataluña” puesto que “se trata de una región rica que si se separase de España generaría un perjuicio a otros grupos sociales”. Aunque valora que el movimiento independentista abogue por lograr sus objetivos mediante la resistencia y la actuación no violenta, Claybornem advierte que “eso por sí mismo no es seguir el camino de King, porque lo que están haciendo en realidad es negar a otra gente los derechos que reclaman para sí”.

Claybornem incluso rechaza la equiparación entre independencia y libertad y recuerda que Luther King “trataba de construir un mundo que nos uniese a todos, no uno que nos separase y levantase muros (...), trabajaba por un mundo que superase sus diferencias, no por uno que sucumbiera a ellas”.

También se permite opinar sobre los procesos de secesión por motivos culturales o étnicos, movimientos que el historiador desaconseja al echar un vistazo a los proceso de separación de India y Pakistán hace 70 años, cuando “los musulmanes tuvieron que abandonar India y los hindúes, salir de Pakistán. Y fue una tragedia”. Y es que Claybornem alerta de que se acabe creando en el nuevo país “una minoría de personas que se sentirán agraviadas y desposeídas de sus derechos, y que en última instancia quizá deberán abandonar su tierra”.

Sep 16, 2018 04:58 UTC
Comentarios