Jan 13, 2019 06:28 UTC
  • Miles de personas exigen en Bilbao el acercamiento de los presos de ETA a cárceles vascas

La convocatoria para denunciar la política de dispersión ha reunido a más de 70.000 personas en la capital vizcaína

Decenas de miles de personas --70.000 según fuentes municipales y más de 85.000 según la organización-- han tomando parte en Bilbao en la manifestación convocada por la iniciativa ‘Orain presoak’ y la red ciudadana Sare para denunciar la dispersión de los presos de ETA y las “promesas incumplidas” del Gobierno español. En el acto, los organizadores han reclamado además que el nuevo Estatuto recoja en su articulado el derecho de los presos a cumplir condena cerca de sus lugares de origen.

La movilización de la capital vizcaína, a la que por primera vez se han adherido todos los sindicatos vascos, y que ha contado también con la asistencia de una representación del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) se ha sumado a la que, también ayer por la tarde, se ha desarrollado en la localidad francesa de Baiona.

Hasta la capital vizcaína se han desplazado asimismo representantes de fuerzas nacionalistas catalanas como el portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Joan Tardá, la diputada de la CUP Natalia Sánchez o el fundador de la plataforma Crida, Agustí Colomines.

La marcha ha estado encabezada por una pancarta bajo el lema “Orain, presoak” (ahora los presos) que ha sido siendo portada, entre otros, por la expresa de ETA Sara Majarenas; Olatz Iglesias, hija de Juan Carlos Iglesias Chouzas, alias ‘Gadafi’, o Laura Masvidal, pareja sentimental del exconseller Quim Forn, entre otros.

Asimismo, entre los manifestantes se ha podido ver al coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, los parlamentarios de la formación Maddalen Iriarte, Oskar Matute y Pello Urizar, así como a una representación de Podemos Euskadi encabezada por su secretario de Organización, Andeka Larrea. Junto a ellos, también se han manifestado por las calles de Bilbao la secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, y la secretaria general adjunta de ELA, Amaia Muñoa.

Entre gritos a favor de la vuelta de los reclusos a “casa”, los participantes han mostrando carteles reivindicativos de la asociación de familiares de presos, Etxerat. La marcha ha concluido en el Ayuntamiento de Bilbao, donde se han desplegado dos pancartas gigantes con el lema ‘Orain presoak’ (ahora los presos) y ‘Etxean nahi ditugu’ (los queremos en casa).

En las escaleras del Consistorio, el filósofo Javier Sádaba y la periodista Pili Kaltzada han leído un comunicado en el que han resaltado que ya es hora de que se respeten los “derechos humanos de los presos”.

”La sociedad vasca no se resigna y no quiere que se vulneren los derechos de los presos y de sus familias que sufren de manera directa la actual política penitencia. La sociedad vuelve a demostrar que las distintas opiniones políticas no son obstáculo para la defensa unámime de los derechos humanos”, han sostenido.

De este modo, han apostado por “crear los espacios de convivencia que anhela la sociedad vasca tras décadas de confrontación y violencias”. “Buscamos cerrar el ciclo de violencias y represión para entrar en el círculo de la pacificación, la convivencia y la democracia en nuestro país”, han valorado.

En este contexto, han recordado que el punto 3 de la Declaración de Aiete de 2011 instaba a “avanzar en la reconciliación” y han incidido en que “no puede haber reconciliación desde el ensañamiento o el relato unilateral”. “Memoria, atención a las víctimas y la cuestión de las cárceles son tres precondiciones para un marco de convivencia y de normalización”, han advertido.

Tags

Comentarios