• Foreign Policy a EEUU bombardear centros nucleares norcoreanos

‘Todavía hay tiempo para Estados Unidos para que lance un ataque contra el arsenal nuclear de Corea del Norte’, señala la revista estadounidense Foriegn Policy, al tachar de erróneos la inacción y el temor de Washington ante las amenazas ‘exageradas’ de Pyongyang.

Cada prueba (de Corea del Norte) habría sido una ocasión excelente para que EE.UU. decida finalmente hacer lo que Israel hizo en 1981 a Irak y en 2007 a Siria”, indicó el lunes la revista en referencia a los bombardeos israelíes contra los reactores nucleares iraquí y sirio, cerca de Bagdad (capital iraquí) y la ciudad de Deir Ezzor, respectivamente.

El medio estadounidense, asimismo, se ha dedicado a revisar los motivos de que hasta el momento Washington no ha lanzado un bombardeo contra el arsenal nuclear norcoreano. “Una razón errónea para evitar atacar Corea del Norte es el temor a represalias directas”.

De este modo ha criticado los informes “exagerados” de la comunidad de inteligencia de EE.UU., según los cuales, “Corea del Norte cuenta con misiles balísticos equipados con ojivas nucleares que pueden alcanzar el suelo estadounidense”.

Al desarrollar tal postura, la revista ve imposible que dos meses —tiempo entre las dos pruebas norcoreanas del misil balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés) el 3 de septiembre y 28 de noviembre— sea suficiente para la aplicación de escala global de tal misil.

Foreign Policy, asimismo, desprecia los reportes facilitados por los militares estadounidenses que enfatizan la necesidad de miles de operaciones para destruir las instalaciones nucleares de Corea del Norte, pues hay menos de 30 instalaciones nucleares en este país, recuerda. “Bajo ningún plan militar razonable, la destrucción de esas instalaciones exigirá miles de ataques aéreos”, agrega.

La revista además señala que Washington ha optado por no atacar instalaciones norcoreanas por su inquietud de que surja una “península coreana dominada por China”.

En un escenario posterior a los bombardeos, el régimen de Pyongyang bien podría convertirse en una sala de chinos. Eso también le podría dar a Pekín una influencia dominante sobre Corea del Sur”, advierte el reporte.

El artículo se publica en un momento en que Corea del Norte y su vecino sureño han mantenido una histórica reunión, la primera en dos años, en Panmunjom (Corea del Norte), donde acordaron retomar los diálogos a nivel militar.

 

Jan 12, 2018 10:26 UTC
Comentarios