Feb 16, 2019 12:57 UTC
  • Fracasa la cumbre de Varsovia

ParsToday – La cumbre antiraní, de dos días, en Varsovia, capital de Polonia, concluyó el jueves sin ningún resultado. Un evento que tuvo mucha polémica propagandística por parte de Estados Unidos sobre su celebración.

El anunciado tema de esta reunión fue “Paz y seguridad en Oriente Medio”, pero las autoridades de alto nivel estadounidenses, incluido el secretario de Estado Mike Pompeo, habían insistido reiteradas veces en el enfoque antiraní de la conferencia.

Aun así, dado que los otros países no expresaron su apoyo a este enfoque, la declaración final de la cumbre no menciona a un país específico. Entretanto, en la rueda de prensa final de este encuentro, los ministros de Exteriores de Estados Unidos y Polonia, organizadores de la cumbre, se refirieron reiteradamente a Irán como una amenaza de seguridad. Desde la convocatoria de la cumbre de Varsovia, las autoridades persas la han venido calificando como una conferencia antiraní. Pompeo afirmó que se trataba de una conferencia histórica en la que los dirigentes israelíes y árabes se sentaron en una habitación donde debatieron el “peligro común” de Irán.

Pompeo aseguró que los países participantes no estaban en desacuerdo sobre lo que llamaban el peligro de Irán añadiendo que Estados Unidos busca imponer mayores sanciones y ejercer más presión sobre el gobierno iraní.

De hecho, carece de valor la declaración de Pompeo diciendo que los aliados regionales de EE.UU., tales como Israel y ciertos países árabes como Arabia Saudí -cuya hostilidad contra la República Islámica data de hace mucho tiempo- insistieron otra vez en la llamada amenaza de Irán. Esto sucede mientras Pompeo intencionalmente no hizo referencia a otras potencias influyentes internacionales como los miembros del grupo 4+1 (Rusia, China, Alemania, Francia y la Unión Europea), los cuales se oponen a la política de Washington, ni a países que como Rusia, no asistieron a esta cumbre o bien lo hicieron a un nivel bajo.

Entretanto, los pronunciamientos del vicepresidente norteamericano, Mike Pence, en los márgenes de la cumbre de Varsovia, los cuales confirman el desacuerdo entre Europa y Estados Unidos sobre Irán, son prueba de que la Unión Europea y los grandes Estados europeos no hacen caso al enfoque antiraní de Washington y se oponen a la anulación del acuerdo nuclear con Irán (JCPOA, siglas en inglés).

Pence tildó a Irán como la mayor amenaza para la paz y la estabilidad y en un discurso pidió a los países europeos que se retiren del JCPOA.

Asimismo, consideró el establecimiento del canal financiero de Europa con Irán como una medida que viola las sanciones de Washington contra Teherán. Esta demanda de Pence ha chocado con el rechazo del bloque comunitario. El ministro adjunto del Ministerio Federal de Relaciones Exteriores de Alemania, Niels Annen, declaró: nuestra respuesta es muy sencilla: Europa da pasos de manera unida y cautelosa; hemos contado con la presión y el diálogo; Europa se mantendrá fiel al JCPOA.

De esta forma, pese a los amplios esfuerzos de Estados Unidos para celebrar una extensa reunión y crear un consenso contra Irán, la abstención de los participantes en esta cumbre de apoyar a Estados Unidos y Polonia en la emisión de una declaración antiraní, supuso el fracaso de Washington en este evento.

Según el vocero de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi, el resultado de esta cumbre previamente  fracasada, convirtió su declaración final en un documento inútil; un texto que fue emitido solo por los dos países organizadores y que carece de todo crédito y decisión.

 

 

Tags

Comentarios