Sep 12, 2019 04:21 UTC

Francia vive un mes de septiembre caliente. Tras los “chalecos amarillos” son ahora los trabajadores de la sanidad, los que salen a la calle.

Una jornada nacional de movilización que ve manifestaciones, como esta de París (la capital). Trabajadores que muestran de esta manera su oposición a la política gubernamental por poner en peligro el servicio público.

Los sindicatos constatan que las diferentes reformas de la sanidad y la acción social y la reducción de presupuestos han deteriorado el funcionamiento de los hospitales. Constatan como se reduce el número de camas, como los servicios de urgencia están saturados con pacientes en los pasillos, como los trabajadores de la sanidad pública tienen que hacer frente a una degradación de las condiciones de trabajo.

Piden los manifestantes una modificación radical de las políticas gubernamentales. Piden que se garantice la financiación de la sanidad, que se preserve el empleo, que se suspenda el cierre de servicios hospitalarios.

El Gobierno intenta calmar la cólera social pero la jornada de movilización del sector sanitario muestra su incapacidad a dar respuesta a las necesidades de la sociedad. Tras la sanidad se espera que en los próximos días sean los trabajadores de los transportes, los del sector energético, los jubilados y los funcionarios los que salgan a la calle.

N/NF/C

Tags

Comentarios