Sep 09, 2019 19:30 UTC

ParsToday-Ashura es un día en que, por un lado, se manifiesta un conflicto entre la verdad y la falsedad y se conoce la dedicación y el sacrificio por la causa de la religión y de las creencias, y por otro, se pone en práctica la espiritualidad y la moral.

El querido profeta del Islam dice: “Juro por  quien que me envía como profeta que Husein Ibn Ali, en el cielo es mayor que en la Tierra y en el trono derecho divino está escrito: ´Husein es la luz de orientación y el barco de salvación´”.
 
Es el día diez de Moharam. Hoy es Ashura; un día testigo de las calamidades que el Imam Husein, su familia y compañeros sufrieron para defender la religión, el Corán,  a Muhamad y a toda la gente amante de la libertad. Debemos ir a este encuentro. La tropa de la tiranía y de los rebeldes está lista para realizar el gran crimen, está asechando al pequeño grupo más selecto del mundo.
 
Ashura, en comparación con muchos otros acontecimientos ha ocurrido en un pequeño periodo de tiempo, pero es uno de los sucesos que a lo largo de historia ha llamado la atención. Este acontecimiento ,además del amplio papel y su influencia social a lo largo de la historia, se ha convertido en una cultura especial con una estructura única.
 
¿Cómo se ha logrado?
 
A lo largo  de la historia han ocurrido las grandes luchas. Resultaron muertas enormes números de personas y han sido destruidas muchas infraestructuras, casas entre ellas. Durante estas luchas, personas pequeñas y grandes, hombres y mujeres inocentes, han estado involucrados en estas guerras. Efectivamente, en la era contemporánea, durante la primera y la segunda guerras mundiales, más de 30 millones de personas de diferente países y con diferentes idiomas resultaron muertas, pero ¿acaso se ha escuchado en alguna parte del mundo que las personas celebren conmemoraciones como se hace en memoria de los mártires de Karbala?
 
El alma de este asunto es que el Imam Husein (la paz sea con él) en este suceso, con una reducida tropa se enfrentó a mucha gente o toda una población. El Imam Husein se enfrentó con un mundo de desviaciones y oscuridades. La extensión del materialismo y la corrupción, había suplido al fervor religioso y la fe. El Imam Husein no dudó ni tembló contra la presión y el peso de este mundo y firme se puso de pie. 
 
En el levantamiento de Ashura lo que más causa sorpresa, es el sentimiento de grandeza y honor y orgulloso. Desde la mirada del Imam Husein la vida se basa en la grandeza, la dignidad humana y la belleza. La vida es una bendición por parte de Dios y el derecho a la misma se ha garantizado para todo ser humano. Así que poner en peligro la vida se condena en cualquier forma y es necesario levantarse para salvar a los que estén oprimidos. El sagrado Corán en la aleya 97 de la sura Las Mujeres dice:
Los ángeles dirán a aquellos a quienes llamen y que han sido injustos consigo mismos: ¿Cuál era vuestra situación? Dirán: “Éramos oprimidos en la tierra”. Dirán:  ¿Es que la tierra de Alá no era vasta como para que pudierais emigrar?  Esos tales tendrán la gehena como morada. ¡Mal fin!
 
Ashura es un día en que, por un lado, se manifiesta un conflicto entre la verdad y la falsedad  y se conoce la dedicación y el sacrificio por la causa de la religión y de las creencias, y por otro, se pone en práctica la espiritualidad y la moral. A través de los siglos, las personas han mostrado valor y audacia, grandeza de alma, un gran corazón y coraje,  por lo tanto,  la libertad y la justicia no pueden ser entregadas a las fuerzas de la tiranía y la corrupción. Mejor dicho, en el mundo, la justicia, el sacrificio, el cariño… son los principios eternos que son incambiables y cuando alguien resiste por estas características e insiste en su camino, aquellos principios siempre serán eternos en el mundo.
El Imam Hussein vivió en circunstancias en las que la debilidad, la codicia, el desprecio y la lujuria y los deseos materiales  destacaban e impedían a las personas avanzar hacia el camino de Dios. En estas condiciones, el Imam mencionó: “Creyentes de Dios, temed al Señor y evitar las cosas mundanales, pues está previsto que todo el mundo pertenezca a una persona y una persona que se quede en el mundo para siempre, los profetas recibirán su merecido… pues  toma lo importante para el más allá y en esto lo mejor es la piedad”.
 
Cuando pasaba el mediodía, se reveló la más grande catástrofe. La cabeza del hijo del último profeta, el líder de la justicia y libertad fue separada de su cuerpo y levantada en alto por la espada del enemigo.
Un hombre del que el Profeta dijo: "Husein es la luz de orientación y el barco de salvación".
El Profeta de Dios en otro lugar recuerda que: "Soy consciente de la gran forma de encontrar y navegar con Ali, se le dio la bondad a ustedes por Hasan pero el criterio de la felicidad y desgracia es Husein. Sabed que Husein es una de las puertas del paraíso quien sea su enemigo, Dios le prohíbe el olor del paraíso".
 
Desde la mirada de los historiadores, la epopeya de Ashura tiene dos páginas, una blanca y otra negra. Su página brillante significa el amor, el conocimiento, la libertad y la humanidad, mientras que los crímenes de guerra forman la página negra y es todo el estado de ánimo y el interés de Yazid y que sus seguidores están buscando. Ashura, junto con el símbolo del levantamiento eterno del Imam Husein Ibne Ali ante los crueles y desgraciados, es un símbolo de humanidad y amor al Imam al pueblo y a la comunidad humana. Imam Husein estuvo lleno de cariño y amistad, amó a los hombres y no deseó la esclavitud ni la inhumanidad para ellos. Así con amabilidad y grandeza durante todo el camino de Medina hacia Karbala invitó a todos a la justicia y seguridad evitándoles que se extravíen.
Desde hace siglos, Ashura es conocido como el manifiesto de justicia y como el día de sacrificio en el camino de la religión y la creencia. Husein ibne Ali, en este día, con sus pocos compañeros pero con fe y firmeza y grandeza gloriosa, luchó contra la tropa extraviada del gobierno de Yazid y convirtió Karbala en un escenario siempre vivo de amor divino de libertad y sacrificio. Ashura, aunque fue solo un día, dejó una gran influencia en la profundidad de las almas, de tal modo que todos los años, el 10 de Moharam y especialmente en Ashura, se considera la culminación de amor y sinceridad, respecto al maestro de la libertad, la Yihad y martirio, Husein ibne Ali, que incluso los no musulmanes se rinden ante la grandeza de aquel gran hombre.
 
Imam Husein por invitación del pueblo de Kufa viajó a esa ciudad desde la Meca, pero antes de llegar a Kufa fue asediado en Karbala por la tropa de Ibne Ziad, y por no querer aceptar ni rendirse ni ser leales al gobierno de Yazid la tropa de Kufa luchó contra ellos.
 
Husein y sus compañeros en el día de Ashura con sus labios sedientos y con extraordinario coraje lucharon hasta el último de sus hombres y murieron con honor y gloria, y los sobrevivientes de ese convoy de luz capturados por las fuerzas de la oscuridad fueron llevados a Kufa. Los 72 miembros fieles que fueron hechos mártires, crearon una gran epopeya histórica e hicieron eternos sus recuerdos en la memoria y en la consciencia de la humanidad.
 
Ashura, en comparación con muchos otros acontecimientos ha ocurrido en un periodo corto de tiempo, pero es uno de los sucesos que a lo largo de historia ha llamado la atención. Este acontecimiento además del amplio papel y su influencia social a lo largo de la historia se ha convertido en una cultura especial con una estructura única.
 
La lucha desigual de Karbala, que acabó a favor del frente enemigo, en realidad, es una victoria que pertenece al Imam Husein y a sus compañeros ya que aquel Hazrat en aquel suceso y levantamiento dejó un camino y una costumbre eterna en el mundo y con su sangre fundó una escuela para todos los musulmanes y libertadores del mundo que se basa en la justicia y en el sacrificio.
Ashura recuerda uno de los grandes sucesos de la historia humana. En un mediodía los ejemplos de purificación y virtud perdieron la vida una y otra vez vistiendo la ropa de la justicia. De hecho, muchas naciones en sus discursos políticos y sociales se han inspirado en el modelo de libertad dignidad, fidelidad y sacrificio de este levantamiento.
 
Sí, el levantamiento revolucionario del Imam Husein y su martirio y el de sus fieles fue un ejemplo para los libertadores del mundo, y muchos líderes mundiales han obtenido la victoria siguiendo el levantamiento y movimiento del Imam Husein. El líder de la India, Mahatma Gandi, en un dicho histórico dice así: "no he traído nada nuevo para el pueblo de la India solo el resultado de mis estudios e investigaciones sobre los héroes de Karbala son un regalo para el pueblo indio. Si queremos salvar a la India es necesario que emprendamos el camino que siguió el Imam Husein".
 
Hay condiciones en donde los seres humanos sobreviven y logran mayores niveles de vida, y otros en los que deben estar dispuestos a sacrificar sus vidas.
 
Así, el líder de la Revolución islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, recuerda Moharram como el factor de permanencia del Islam. Él dijo: "los más de cincuenta años de vida del Imam Husein (P) constituyen una lección. Su infancia es una lección, su juventud es una lección, su conducta tras el martirio de [su hermano] el Imam Hassan (P) es una lección. La responsabilidad del Imam Husein (P) no se limita a su último día de vida. La tragedia de Karbala es tan grande y luminosa que al igual que el sol ha opacado todas las demás luces".
Quien entra en el camino del sacrificio y sinceramente da su existencia en el camino de Dios,  Dios Todopoderoso ha afirmado que los mantendrá vivos. Como lo dice en la aleya 169 de la sura La familia de Imran:
 
Y no penséis que quienes han caído por Alá hayan muerto. Al contrario están vivos.
 
Una dimensión que muestra que una persona está viva es que sus signos, huellas y bandera jamás caen. La tradición divina queda en el camino de los sinceros, puros y competentes. La sinceridad es algo extraño, así que gracias a la bendición del Imam Husein y las sangres derramadas injustamente de aquel sublime y sus fieles, la religión es eterna en el mundo y después de esto  también continúa.
 
Es por esto que los grandes pensadores  se rinden ante Husein bin Ali y personalidades tales como Antoine Barra (pensador cristiano) sobre  la grandeza del Imam Husein declara: "Si Husein fuera uno de nosotros, en todos los países y en todos los pueblos izáramos su bandera y en cada aldea pondríamos un minarete y llamáramos a las personas con el nombre Husein para el Cristianismo".

 

Tags

Comentarios