• Especial con motivo del día de la Constitución de la República Islámica de Irán

La Ley Constitucional de la República Islámica de Irán, manifiesto de la democracia. Este programa introduce un potencial emergente de la constitución democrática de la Revolución Islámica en Irán.

Saludos cordiales a todos los estimados amigos de la Voz Exterior de la República Islámica de Irán. Hoy se celebra el 37 aniversario de la aprobación de la Constitución de la República Islámica de Irán. En tal día,  tras la caída del sistema monárquico y la victoria de la Revolución Islámica, se aprobó por referéndum el 2 de diciembre de 1979  la nueva Constitución que sustituyó a la de 1906. Fue elaborada por la Asamblea de Expertos para la Constitución con un abrumador 99% de votos. El objetivo de esta ley es, ante todo, una expresión de los ideales y valores consagrados en la Revolución Islámica que se basa en un sistema de democracia religiosa. A favor de  la importancia de conocer los fundamentos legales de la República Islámica como un modelo para todas las naciones liberales, especialmente en los países islámicos, en este programa intentamos estudiar algunos aspectos de democracia de la ley constitucional de la República Islámica de Irán. Gracias por acompañarnos.

En la segunda mitad del siglo XX,  ocurrió  una revolución en Irán que sorprendería a muchos analistas políticos. Una revolución basada en las creencias religiosas del Islam y que afirmaría reivindicar un nuevo diseño en el mundo de hoy. Para sorpresa de los analistas políticos,  la Revolución Islámica de Irán triunfó teniendo como fundamento una ideología religiosa, mientras en aquella época, muchas escuelas de pensamiento como el marxismo denominaban  la religión como el opio del pueblo y un medio para justificar la opresión de los gobernantes. Además de la naturaleza religiosa de la Revolución islámica, la Revolución de Irán fue única entre otras revoluciones. Por ejemplo, mientras que en ese período de tiempo debido  a la soberanía de la bipolaridad en el mundo, la mayoría de revoluciones  ocurrieron  con  el apoyo a uno de los dos bloques, sobre todo el Bloque Oriental, la Revolución Islámica, con el lema "Ni oriente, ni occidente" se ocuparía de ambos lados. Aunque esta revolución fue también de naturaleza religiosa, en su origen creció el valor y los conceptos  modernos de la libertad y la justicia social.

Uno de los efectos modernos de la Revolución Islámica que tiene raíz en las demandas históricas del pueblo iraní,  fue enfrentarse a la tiranía. Los líderes de otras revoluciones  piensan  en lugar de dictadura, establecer un sistema democrático que depende de los extranjeros, pero, la  “República Islámica “se planteó como alternativa del sistema monárquico por parte del fundador de la Revolución y el apoyo popular. 
En un referéndum  realizado tres meses después de la victoria de  la Revolución Islámica en modo definitivo, el  98.2 por ciento del pueblo votó a favor de un gobierno islámico para reemplazar la monarquía. Pero lo que atrae  la atención del pueblo,  grupos políticos,  observadores y analistas locales y extranjeros,  son los mecanismos legales y administrativos del sistema que se manifestaron  en la constitución. 
Un grupo de personas fueron elegidas para la elaboración de la ley constitucional. Después de varios meses de intensos esfuerzos y largas discusiones, finalmente se preparó  el texto que fue sometido a referéndum.  La nueva constitución fue aprobada el mismo día con 99% de votos a favor. Pero, ¿cómo podría la nueva constitución de valores democráticos crear un sistema jurídico coherente y coordinado y administrativo? Sin duda,  los criterios del sistema democrático y constitucional  de la República Islámica que se pueden estimar es que,  el sistema de la misma desde el aspecto legal es un sistema absolutamente demócrata. Para confirmar esto, es suficiente referirse a algunos de los más importantes índices de democracia en la idea de pensadores defensores de la democracia y en las leyes constitucionales y métodos ejecutivos del sistema liberal demócrata o social demócrata reinante en los países occidentales y evaluar sus leyes constitucionales con la ley constitucional surgida de la Revolución Islámica.

Uno de los principales criterios de  los regímenes no democráticos distintos de los sistemas democráticos de gobierno,  es adoptar el voto y el derecho del pueblo para aprovechar la determinación al derecho. La importancia de la soberanía del pueblo a su destino es esencial en el sistema de la República Islámica. La legitimidad de este sistema se basa en la el Islam y el principio de vinculo de la religión y política ha sido el fundamento de la Revolución Islámica.
El artículo 56 de la Constitución dice que la soberanía absoluta sobre el hombre y el universo pertenece a Dios, y es Él quien hace al hombre soberano sobre su destino social. Nadie puede privar al ser humano de este derecho divino ni ejercerlo para beneficio de un individuo o de un grupo específico, pues el pueblo ejerce este derecho otorgado por Dios de acuerdo con los principios que a continuación siguen.
Uno de los principales efectos de las elecciones democráticas es la celebración de comicios. Joseph Schumpeter, considera que mediante la adopción de un enfoque minimalista de la democracia, para distinguir un sistema demócrata de uno no demócrata  es suficiente ver si las autoridades del país han tomado el poder a través de elecciones justas y libres o no. Esta afirmación de  Schumpeter,  indica la gran importancia de estas. Según la Constitución de la República Islámica de Irán,  todos los gobernantes, son elegidos directa o indirectamente por el voto popular, debido a que en el artículo VI de la Constitución se lee; los asuntos del país deben administrarse de manera que se gane la confianza de la opinión pública. 
En este sistema de liderazgo como la máxima autoridad en el país, los miembros de la Asamblea de Expertos son elegidos por el pueblo. El presidente, como la segunda autoridad del país, es elegido cada cuatro años a través de  elecciones y por voto popular directo. Los representantes del Parlamento islámico también deben ser elegidos a través del voto popular.

Asimismo, la libertad de expresión es uno de los criterios importantes que distingue a los sistemas democráticos de los regímenes no democráticos. Muchos filósofos y pensadores llaman a la libertad como el oxígeno de la democracia y por esta razón,  la libertad en sus diferentes aspectos ha sido considerada en los diferentes principios de la Constitución de Irán. Además,  la libertad,  que en los sistemas políticos  se manifiesta principalmente  en forma de libertad de  expresión, se ha atendido seriamente en la Constitución. En el artículo 24  dice que “las publicaciones y la prensa gozan de libertad de expresión, salvo en el caso de que se atente contra los principios islámicos o contra los derechos públicos. La ley determinará con detalle esta cuestión”. De igual forma, en el artículo 25 se lee: “Se prohíbe violar la correspondencia e interceptarla así como grabar y hacer públicas las conferencias telefónicas, las comunicaciones telegráficas o por télex, censurarlas y también interrumpirlas, impidiendo que lleguen a su destino, así como escuchar subrepticiamente y todo topo de espionaje, excepto por mandato legal. Por lo tanto, se puede decir que la libertad de opinión en sus diferentes aspectos, está garantizadas en la Constitución de la República Islámica de Irán.

Además de todo esto, en la Constitución de la República Islámica de Irán, se ha defendido claramente los derechos de las minorías.  En el artículo 13, dice que “los iraníes zoroastrianos, judíos y cristianos son las únicas minorías religiosas reconocidas que gozarán de libertad para practicar sus ceremonias dentro de los límites legales y para actuar de acuerdo con sus principios en materia de estatuto personal y de enseñanza religiosa.  También en el artículo 15, dice que “la lengua y escritura oficial y común del pueblo iraní es la persa (farsí) y los documentos públicos, la correspondencia, los textos oficiales y los libros de enseñanza deben estar redactados en esta lengua y escritura. Sin embargo, se permite el uso de las lenguas locales y tribales en la prensa y en los medios públicos de información, así como enseñar su literatura en las escuelas junto con la lengua persa. Tal vez,  el más importante principio que garantiza los derechos de las minorías en la Constitución, es el artículo 19,  que dice que, los individuos del pueblo iraní gozarán de derechos iguales, cualquiera que sea su etnia o tribu. Así pues, se puede afirmar que la Constitución de la República Islámica de Irán puede ser reclamada como la manifestación externa más importante de democracia religiosa y  sirve como modelo  a todas las naciones libertadoras, especialmente la comunidad musulmana.

Estimados oyentes, por falta del tiempo damos por terminado el programa, esperando en otra oportunidad, tratar sobre  el sistema demócrata de la República Islámica de Irán. Gracias por acompañarnos.

 

Tags

Dec 03, 2016 01:47 UTC
Comentarios