Con el objetivo de unir el mundo islámico, la trigésima primera Conferencia Internacional de Unidad Islámica se celebró del 4 al 6 de diciembre de 2017 en Teherán (capital persa), centralizada en "la Unidad y requisitos para la civilización islámica moderna”.

El mundo islámico, con una población de más de un  mil millón y medio de personas y capacidades económicas, políticas y sociales, puede desempeñar un papel importante en el escenario mundial. Lo que materializará esta capacidad es el renacimiento de la civilización islámica. Una civilización que puede salvar a la Ummah (comunidad) islámica para enfrentarse a las amenazas y alcanzar su verdadera posición en el sistema internacional.
 
A juicio de algunos, la civilización islámica se refiere a las directrices enfatizadas durante la vida del Profeta del Islam (P) como la base y el eje del mundo islámico. Mientras otros creen que la civilización islámica es un proceso histórico desde el comienzo de la misión del Profeta del Islam (P) hasta el día de hoy, con muchos altibajos y que debe utilizarse como un modelo  para enfrentarse a los problemas. Además, hay otro punto de vista que define la civilización islámica en una palabra y la considera la clave para resolver todos los problemas, lo cual significa  basarse en el principio de "la unidad del mundo islámico".
 
En virtud a este último enfoque, lo que ha hecho resonar el nombre del Islam en el mundo y ha convertido esta religión en un modelo universal, es la unidad  entre chiíes y suníes,  es decir, la unidad entre todas las sectas islámicas, la confrontación con las desviaciones y el avance hacia la materialización  de los valores y principios del Islam puro.
 
Con el objetivo de unir el mundo islámico, la trigésima primera Conferencia Internacional de Unidad Islámica se celebró del 4 al 6 de diciembre de 2017 en Teherán (capital persa), que se centró en la "unidad y los requisitos de la nueva civilización islámica". Esta conferencia fue un paso importante en la integración del mundo islámico en la dirección de la manifestación de la civilización musulmana. La amplia participación de 500 académicos islámicos de 90 países en este foro refleja la voluntad del mundo musulmán para realizar esta meta, ya que, todos participaron bajo el nombre de la “unidad  de la Ummah islámica" y lejos de cualquier discrepancia.
 
En su discurso en la ceremonia de inauguración de la 31ª Conferencia Internacional de la Unidad Islámica, el presidente iraní, Hasan Rohani, se refirió a las políticas de extranjeros  para sembrar discordias sectarias entre las naciones musulmanas de la región. Sostuvo, asimismo, que “este año, la Conferencia de Unidad Islámica comenzó en una situación en la que se enfrenta con dos hecho, uno dulce y otro amargo. El suceso dulce se refiere a las valiosas victorias ‎que el eje de la Resistencia ha conseguido tanto en Siria como en Irak  y El Líbano en la lucha contra la banda terrorista criminal EIIL (Daesh, en árabe) y, por eso, todos los países que han apoyado esa lucha contra el terrorismo ahora están felices y orgullosos.
 
En la parte amarga, agregó, somos testigos de que algunos países islámicos de la región, con mucho atrevimiento, han declarado su proximidad al régimen sionista.
 
El doctor Rohani, refiriéndose a las oportunidades que ofrece la arrogancia para destruir el Islam y la civilización islámica, agregó: “Decimos que en Irak y Siria mataron a personas, destruyeron la civilización y crearon el miedo entre la gente y derraman la sangre de  inocentes, pero no decimos que estos países han perdido y pospuesto la oportunidad de desarrollarse y de progresar en la civilización del nuevo mundo. Los estadounidenses, la arrogancia global y los sionistas deben responder, responder a las naciones qué mataron a los niños de la gente de esta región. ¿Por qué destruyeron la civilización, arruinaron a países de la región? ¿Por qué ofrecen armas y bombas para que bombardeen al pueblo yemení? ¿Por qué conspiran en el norte de África y continúan con sus complots?”, cuestionó el mandatario iraní y, dirigiéndose a las autoridades de EE.UU. y otros poderes arrogantes declaró: “¿Quieren que los musulmanes sean buenos con ustedes y los respeten? ¿Quieren decir que la civilización humana está en sus manos? ¿ Acaso matar a la gente significa civilización?”.
 
“Los chiíes y suníes lucharon hombro con hombro contra los colonialistas británicos en Irak, en La India y África. Ellos habían aprendido la convivencia de las enseñanzas islámicas. Ustedes (países hegemónicos) han abierto una brecha entre las naciones y tribus de la zona”, criticó Rohani que, a su vez, llamó a todos los clérigos, científicos e intelectuales a aunar fuerzas para “cerrar esta brecha abierta por el imperialismo”.
.
Pero, ¿qué es la civilización islámica y cuál es su diferencia con la civilización occidental? Este fue el punto más importante abordado por los académicos científicos y culturales en sus artículos  y conferencias. Los eruditos islámicos han notado que la civilización islámica nunca ha tratado de imponerse a otras naciones. La civilización islámica moderna no significa conquistar tierras, pisotear los derechos humanos e imponer su ética y cultura a otras naciones. La civilización islámica significa regalar la virtud divina a la humanidad y crear fundamentos para que las mismas personas determinen el camino correcto.
 
Esta civilización es contraria de  la civilización occidental. El progreso en la civilización occidental significa avances en riqueza, ciencia y tecnología y el desarrollo del campo militar. Pero en la lógica islámica, el progreso tiene más dimensiones, es decir, avance en la ciencia, ética, justicia, bienestar público, dignidad internacional e independencia política, y junto con esto, progreso en el aspecto espiritual, es decir, servir y acercarse a Dios, todopoderoso. Entonces, la civilización islámica considera dos perspectivas tanto en el desarrollo material como en el espiritual, y está es la civilización que el hombre debe buscar para satisfacer todas sus necesidades materiales y espirituales.
 
Al respecto, el Sr. Liyaghat Baloch, secretario del Consejo Nacional de Solidaridad de Paquistán,  dijo: “Hoy, la Ummah islámica tiene muchas capacidades y recursos, por eso puede regresar a su era brillante —los países islámicos representan el 25% de la población mundial y el 75% de los recursos—, lo que necesita es una verdadera atención”.
 
El sheij Hamoud,  jefe del Consejo Supremo Islámico de Irak, en su discurso, enfatizó que ahora, después de la eliminación de EIIL, debemos pensar en la manera de borrar el pensamientos de Daesh de la mente de los jóvenes de la región , así que la celebración de la Conferencia de Unidad, reuniones especializadas entre académicos e intelectuales, es una necesidad urgente para confrontar estas ideas desviadas. Además hizo hincapié en que el Islam es una religión sólida y tiene un movimiento dinámico, creciente y progresista. “Nuestras preocupaciones se refieren al Islam, ya que en esta era, los gobernantes proclamados como servidores de los Sagrados Santuarios , junto con Israel y otros enemigos del Islam , están luchando contra el mismo Islam para debilitar a la comunidad islámica, pero ellos deben saber que la civilización islámica moderna está formándose y sus conspiraciones no darán a ningún fruto”, afirmó.
 
Sobre la capacidad del mundo islámico para reactivar la civilización islámica, de acuerdo con los requisitos de la época actual, durante la declaración final del evento, los participantes subrayaron que la civilización islámica moderna tiene la capacidad de entregar un plan para salvar la humanidad de sus dolores y sufrimientos actuales. También hicieron hincapié en la necesidad de enfrentar la nueva política de EE.UU. para la judaización de Al-Quds y dominar las santidades de los musulmanes, además de rechazar fuertemente las medidas estadounidenses al respecto, acordaron adoptar un método común para confrontarlo. Al mismo tiempo destacaron que hoy el mundo islámico requiere una nueva Intifada palestina, apoyada por todos los países buscadores de la libertad y derechos humanos, así como todos los poderes políticos, entre otros.
 

Una de las partes más importantes de la Conferencia de la Unidad Islámica fue la reunión de los invitados del evento con el Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá  Seyed Ali Jamenei, y sus declaraciones valiosas. Este año, esta reunión se realizó en el día del  aniversario del nacimiento del Profeta del Islam. El Líder tras alabar la personalidad suprema del santo Profeta, enfatizó la importancia de la unidad del mundo islámico y enfatizó que seguir las enseñanzas del Profeta del Islam es una bendición para los seguidores y la única vía por la cual la Ummah islámica se librará de los problemas internos, regionales y mundiales. “El mundo islámico, si quiere dignidad y poder, debería centralizarse en la unidad y resistencia”, destacó el ayatolá Jamenei.

 

Dec 16, 2017 01:23 UTC
Comentarios