•  Imágenes de los jardines persas en exposición de acuarela iraní

ParsToday-El jardín persa puede considerarse como uno de los mayores logros de la cultura y la civilización iraníes, que a lo largo de los años ha tenido una representación única en el mundo y se ha convertido en parte de su ontología.

El jardín persa es un producto genuino de la interacción de la mente y la percepción humana iraní sobre la naturaleza.

La historia de la pintura es muy antigua, y desde los primeros bocetos de acuarela, ya existían pinturas en cuevas, como "Las escaleras de Lítica" y de los antiguos egipcios. La cima de la pintura de acuarela se remonta a la Edad Media de Europa durante el Renacimiento, que todavía está en curso. Alberto Durero es uno de los artistas más famosos del Renacimiento alemán. En su producción abundan pinturas, dibujos, grabados y escritos teóricos sobre arte, e incluso una importante escuela de pintura de acuarela en Alemania fue dirigida por Hans Bull como parte del arte renacentista de Dürer.

Los pintores de paisajes siempre han figurado entre los artistas más sofisticados en acuarela, y hoy en día las acuarelas se utilizan con colores ilustrativos y coloridos para ilustraciones científicas y publicaciones de museos. Junto con las obras de paisajes de jardines y la naturaleza virgen, las obras que sugieren la creatividad y la composición de los materiales también se ven entre las obras de la pintura de acuarela, no está libre de los efectos naturales y orientales. Las características peculiares del arte de la acuarela son la velocidad de la implementación de esta técnica. La combinación de la técnica del artista con los materiales utilizados, que no es más que agua y colores, ha creado obras notables de atención y se puede decir que cada uno de ellos es el paso del artista a través de la hermosa naturaleza y el registro de un sello en el marco de la pintura.

La exposición "Jardín iraní desde el punto de vista de los pintores persas de acuarela", se realizó en Teherán los últimos días de diciembre pasado, pioneros y artistas presentaron sus obras. Se exhibieron 45 piezas de acuarelas en la sección de concursos y 30 de destacados artistas persas en la sección lateral de acuarela en la Galería del Instituto de Bellas Artes Saba. Además, se llevó a cabo la semana pasada, la ceremonia de la presencia del libro "Jardín persa", que incluye las obras de los artistas seleccionados de acuarela de Irán. El libro Jardín persa es una selección de pintores de acuarela inspirados en jardines persas.

En el año 2016, un grupo de pintores de acuarelas de Oriente decidió celebrar festivales temáticos como la Bienal de Arte, que resultó en el primer festival de acuarela con el tema Jardín persa. El jurado del segundo período bienal de acuarela iraní, dirigido por Ahmad Moghadasi, ha anunciado 5 obras que muestran los esfuerzos y el interés de los propietarios de las obras en proporcionar el mejor jardín iraní con la técnica de acuarela. Hamid Reza Saadati, Asieh Sadat Qureishi, Narges Sadawandi, Mahshid Arab y Melika Sadat Hosseini fueron los artistas elegidos de esta bienal, que ganaron cartas de agradecimiento y la publicación de sus obras en el octavo libro de arte.

A continuación, les invitamos escuchar la historia del jardín persa.

El jardín persa es llamado así por su arquitectura y sus elementos constitutivos, incluida la estructura geométrica, el agua y los árboles y las colinas circundantes, etc. principalmente en la meseta iraní y las regiones periféricas influenciadas por su cultura.

El jardín persa tiene tres estructuras y diseños únicos: está rodeado por un arroyo de agua, por altos muros, y por una mansión de verano y una piscina de agua. El Jardín persa está vinculado a la historia de Qanat, y los primeros jardines se formaron a lo largo de las afueras de los Qanats. Ejemplos de tales jardines se pueden encontrar en Tabas, Yazd, Gonabad, Birjand y la mayoría de las áreas desérticas.

El documental más antiguo que representa el orden del jardín persa regresa a la era Sasánida. En el prominente Taq Bostan, la escena de la caza de Josro Parviz muestra la trama de su jardín de caza en la bóveda de Bostan. Este relieve revela en gran medida la geometría del jardín y su función. Estos jardines representan una estrecha relación entre el contexto cultural y natural y un signo de una alineación y coherencia de las necesidades humanas y naturales.

El principio geométrico más simple y más elemental del Jardín persa es la creación de un eje central en el medio del jardín y paralelo a su longitud. Normalmente, los árboles sombreados se plantan a cada lado de este eje. La geometría del jardín se compone de divisiones en ángulo recto. La más importante de estas divisiones es la disciplina de cuatro partes. La disciplina del jardín se basa en la geometría axial y la simetría.

La forma del jardín persa incluye el orden de agua, planta y arquitectura.  Esta disposición también se puede encontrar en alfombras persas, y los elementos de esta disposición (agua, plantas y arquitectura) están presentes en el arte iraní y proporcionan un retrato ideal del jardín persa.

Los árboles sombreados fueron utilizados en los jardines iraníes para crear sombras. A ambos lados de la calle, para ayudar a crear sombras, se eligieron los jardines estrechos para sombrear los árboles a ambos lados de cada nivel del paso, creando así corredores de árboles. Los árboles comúnmente adyacentes a las calles del jardín están en el eje principal, cedro, pino, olmo y chenar.

El lugar de las flores en el jardín está al pie de los árboles. Las flores que se utilizaron para su fragancia, y sus pétalos se hacían dulces y mermelada, y algunas de ellas tenían propiedades medicinales.

La colección de nueve jardines iraníes en Irán, que están divididos en cuatro sectores, con el agua jugando un papel fundamental tanto para el regadío como para la ornamentación. Los persas construían sus jardines como símbolo del Edén y sus cuatro símbolos Zoroástricos de tierra, agua, plantas y cielo. Fueron construidos en épocas diferentes desde el siglo VI ac. Cuentan a su vez con edificios, pabellones y sofisticados sistemas de regadío.  Los nueve jardines persas y dos jardines en la India y un jardín en Paquistán fueron registrados en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2011. Estos jardines incluyen Pasargada y Eram en Shiraz, Chehelsotun en Isfahan, Fine en Kashan, Abbas Abad en Behshahr, Shazdeh en Mahan, Dolatabad en Yazd, Pahlavan Pour en Mehriz y Akbarie en Birjand. La Tumba de Homayoun en Nueva Delhi y el Jardín Shalimar en Lahore también figuran en la lista de los Jardines en la Lista del Patrimonio Mundial.

Estos jardines son conocidos por su estilo único de jardines persas y cuyo concepto fue reconocido como valor universal, todos tenían mansiones o grandes árboles y jardines, incluido el período histórico de Irán. Uno de los más importantes fue el jardín ubicado en los interiores del palacio de los Grandes en Pasargada. El palacio era propiedad de Ciro el Grande y se encuentra en la ciudad homónima, en la provincia de Fars. Los registros lo datan de los años 546 ac, convirtiéndolo en el jardín persa más antiguo que se conoce. Sus canales de agua delimitaban el espacio existente entre los dos edificios. Estos jardines servirían de inspiración y de modelo, sentando las bases, durante los 2 milenios siguientes, para los jardines más afamados y suntuosos del mundo, en la historia de la jardinería. 

Ciro el Grande destruyó el imperio babilónico y estableció el Imperio aqueménide. Era un imperio de grandes jardineros, pero se cree que los jardines fueron utilizados como lugares para admirar desde una ventana superior, o dar un paseo ocasional. Comer y otras actividades sociales tendrían lugar en los pabellones del jardín, atrapando la brisa pero protegidos del sol. Los jardines contenían árboles frutales y flores, incluyendo el lirio y la rosa. En 330 a. C., Alejandro Magno visito la tumba de Ciro el Grande y describió este jardín como “una arboleda irrigada”.

Aunque hoy en día,  el Jardín Pasargada ya no tiene árboles ni jardines, sin embargo es conocido como un jardín arqueológico, aunque el jardín no está vivo. Los análisis basados en documentos históricos y arqueológicos indican que todos los edificios de la llanura de Pasargada se han construido en una estructura espacial regular y tienen un vasto jardín que cubre todos los elementos.

El jardín tiene una imagen enorme, y una visión del interior, y durante siglos  es parte de la cultura de Irán. Los jardines se consideran el espíritu y la esencia de la naturaleza. A veces esta expresión se ve en forma de imágenes de plantas, que parecen salir como referencias ordinarias y frecuentes a las flores. Los jardines y las flores en el arte, como los textiles, el tejido de alfombras, las estanterías para libros y la ilustración de libros y azulejos, tienen una fuerte presencia.

Es natural que el jardín y sus complejos vínculos proporcionen un mundo de metáforas para los grandes poetas iraníes como Molana, Saadi y Hafez, quienes usando imágenes de los jardines, tuvieron las herramientas para crear bellos poemas que presentaban ideas tangibles llenas de significados implícitos.

 

Jan 13, 2018 11:59 UTC
Comentarios