Pars Today-Estamos en el aniversario de la victoria de la Revolución Islámica de Irán. Una revolución que, a pesar de las conspiraciones y complots de sus enemigos, continúa creciendo más estable que antes y ahora en la víspera del advenimiento de esta revolución, en sus cuarenta años, sigue esforzándose en el camino de sus ideales y objetivos. Hemos preparado un programa especial con motivo del día central del aniversario de la Revolución Islámica que esperamos haya sido de su agrado e interés.

La Revolución Islámica ha entrado en su 40 aniversario. Hace solo 39 años, en este día, el pueblo iraní, con determinación y voluntad, rompió el rol del régimen autocrático y dependiente de Pahlavi y abrió una nueva página en la historia de Irán. Esta revolución, que comenzó a partir de altos ideales humanos e islámicos y que triunfó por la gracia divina y la unidad en su discurso, hasta ahora ha enfrentado tramas y amenazas complejas. El rechazo a la tiranía y la arrogancia, la realización de la soberanía divina y la creación de una sociedad independiente y libre con el establecimiento de la República Islámica era intolerable para los enemigos internos y externos y, por esta razón, su enfrentamiento contra el Irán islámico se basaba en la malicia. No obstante, a pesar de las conspiraciones y los obstáculos interpuestos por los enemigos, la Revolución Islámica de Irán, dirigida por el Imam Jomeini (que Dios lo bendiga) en la primera década y luego con el liderazgo del ayatolá Jamenei en la segunda y tercera décadas, con una triunfante resistencia, rompió tremendas tormentas de presiones y limitaciones que cada v vez se han hecho más frecuentes. El trabajo de los 39 años de vida de esta Revolución ha demostrado que los indicadores de la autoridad y el progreso de la República Islámica siempre han ido en aumento y prometen un futuro claro.
 
Uno de los teóricos revolucionarios, Crane Brinton, en el libro “La Autopsia de las Cuatro Revoluciones”, aborda el punto de que las revoluciones nacen un día y desaparecen otro. De acuerdo con Brinton, en cuatro revoluciones —francesa, británica, estadounidense y rusa— se puede ver esto. Con base en la teoría de Brinton, en cada revolución, después de la victoria de los revolucionarios, comienza un período de esperanza y alegría, que es distinto del período prerrevolucionario. Él llama a esta época la "luna de miel" de la revolución. La era en que el gobierno anterior colapsó y lo reemplaza un nuevo sistema. Pero esa luna de miel termina muy pronto, y con el advenimiento de moderados y extremistas, los conflictos y las contradicciones en el nuevo sistema causan la muerte de la revolución. Desde esta perspectiva, las revoluciones son solo una "fiebre severa" de la sociedad, es decir, es un fenómeno "anormal". Por lo tanto, se vuelve rápidamente a las condiciones normales.
 
Ahora, muchas personas quieren saber si tal destino también le espera a la Revolución Islámica de Irán, y si no es así, ¿cuál es el motivo de su supervivencia?
 
Ciertamente, las cuatro grandes revoluciones mundiales, cada una a su vez, transformaron su sociedad e incluso afectaron su entorno periférico. Pero muchos expertos creen que la Revolución Islámica de Irán, tanto en apariencia como en términos de supervivencia e influencia, es una revolución única y todos los días aumenta su nivel de influencia. El impacto de la Revolución Islámica es tal que traspasa las fronteras geográficas de Irán. Su esencia se ha extendido por todo el mundo, y ha entrado en los corazones el alma de los sedientos de justicia.  Además, ha proporcionado el campo del despertar y la formación de movimientos populares. El Imam Jomeini, teniendo en cuenta este importante punto en su testimonio, escribe: "No cabe duda que la Revolución Islámica de Irán está separada de todas las revoluciones, tanto en su creación como en la calidad de la lucha, en el motivo de la revolución y el levantamiento".
 
El Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Jamenei, considera que la razón más importante para la continuación de la Revolución Islámica provienen del conocimiento claro del discurso de la revolución y dice: "El discurso de la Revolución es la palabra correcta. Esta es la propiedad correcta". Por ejemplo, la palabra "Tayebe shajere Tayyba", es un árbol limpio, saludable y saludable que crece en una tierra sana. Su raíz es apretada, sus ramas y hojas son altas. Su fruta siempre está presente y le da su fruta cada temporada. Así dicen las aleyas 24 y 25 de sura Abraham: ¿No has visto cómo ha propuesto Alá como símil una buena palabra, semejante a un árbol bueno, de raíz firme y copa que se eleva en el aire, que da fruto en toda estación, con permiso de su Señor? Alá propone símiles a los hombres. Quizás, así se dejen amonestar. Es decir, no es aplicarlo una sola vez, como muchos de los movimientos que tienen lugar en el mundo, en nombre de una revolución, o un golpe de Estado, etc. cambian de gobierno, pero una vez que lo aplican, en poco tiempo, se mueven como antes o, a veces, peor. La palabra justicia no es así, esa palabra es eterna".
 
La Revolución Islámica presenta una imagen efectiva de la religión como un fenómeno espiritual dinámico que pudo promover el papel de una doctrina y creencia religiosa como una fuente de epistemología y una guía para la vida individual, social y política, de tal forma que puso el poder de la religión como la bandera espiritual en la lucha por la eliminación del dominio extranjero, es decir, introdujo el Islam como un elemento político y cultural en la ideología de la religiosidad. Este importante factor, con Velayat-e faqih (la autoridad del liderazgo) duplica la firmeza del sistema. Velayat-e faqih es un símbolo del sistema islámico y garantiza su supervivencia e inmunidad frente a posibles riesgos y desviaciones. El liderazgo inteligente del fundador de la Revolución Islámica, el Imam Jomeini, y del Líder de la Revolución Islámica es una buena ilustración del papel y la posición de Velayat-e faqih en la continuación en un camino de riesgos de la Revolución Islámica. Después del Imam Jomeini, durante el liderazgo del ayatolá Jamenei, en el último cuarto de siglo, el camino evolutivo de la República Islámica de Irán se ha gestionado mediante la adopción de medidas y estrategias constructivas. El Líder de la Revolución Islámica ha asumido seriamente su autoridad nacional en el campo de la política y la seguridad, con el fortalecimiento de la defensa de Irán y la promoción de la economía de la resistencia, para evitar el dominio de los extranjeros, además de prestar atención a los valores que crearon la revolución, lo que muestra que es otro Jomeini en la historia de la Revolución Islámica. Este prominente líder ha dejado de lado los obstáculos uno tras otro, neutralizado las conspiraciones y agregado nuevos logros al informe de la Revolución Islámica, rompiendo así los sueños del enemigo.
 
La armonía y el ajuste con la naturaleza divina del hombre es otro factor en la sostenibilidad de la Revolución Islámica. En palabras del ayatolá Jamenei: "No es fácil dirigir el alma de millones de personas por un lado. La aleya 63 de sura El botín dice: Alá, en cambio, los ha reconciliado. Es poderoso, sabio. El 22 de Bahman, la población que está en la calle es mayor que la de años anteriores; esta tendencia no solo no ha disminuido ni se ha atenuado, sino se ha vuelto más intensa. Al contrario de lo que existe en la naturaleza del universo, que con el paso del tiempo se extinguen las olas sociales, esta revolución, que se basa en la naturaleza humana, no ha desaparecido con el transcurso del tiempo, sino se vuelve más prominente día a día".
 
La dimensión innata de la revolución con tal amplia presencia de personas, ha sido una sorpresa para muchos en el mundo y ha dado lugar a estudios y  análisis  para reconocer el motivo de esta apoteósica participación. Por ejemplo, el famoso escritor francés Michel Foucault, en un comentario interesante, dice: "Nunca se ha visto tal voluntad colectiva. Personalmente pensaba que la voluntad colectiva, como Dios o Espíritu, nunca se vería. Pero hemos visto la voluntad colectiva de la nación no solo en Teherán, sino en todo Irán. Esta voluntad colectiva, que en nuestras teorías es siempre general, en Irán, se ha mantenido completamente clara".
De hecho, la Revolución Islámica de Irán, como revolución intelectual y cultural de todas las clases, ha sido capaz de presentar a la República Islámica de Irán como una experiencia singular y verdadera de la democracia religiosa. Cabe señalar que el pueblo es parte integral del Islam y nada está fuera de él. El Islam ha sido revelado a la gente para que la guíe y Dios, exaltado, siempre será el salvador de la gente. La religión islámica reconoce la presencia de personas para hacer cumplir las reglas y proteger su privacidad.
 

Esta característica, por sí misma, creó una unidad popular en la Revolución Islámica, que desembocó en la estabilidad del pueblo y su presencia en la escena y, más allá, ha puesto en acción el Islam en cualquier parte del mundo, donde se conoce la República Islámica, que deriva de esa misma revolución movida por el Islam y, según esta religión, piensa, interésate y haz que el día a día de la revolución cobre vida en la región y el mundo.

 

Feb 11, 2018 02:36 UTC
Comentarios