Pars Today-Ochenta millones de personas, una nación y un latido de corazón, esta frase fue el lema de la selección nacional de fútbol de Irán en la Copa Mundial de Rusia 2018. Un equipo, que gracias a su brillo en este evento mundial, se convirtió en el fenómeno de esta ronda de las competencias.

La esperanza es una tarea, no una mercancía de lujo. Tener esperanza, no es un sueño, sino que cumplir con los  sueños. La realidad es que nuestras demandas actúan como combustible y nos llevan hacia nuevos horizontes. Hacer esfuerzo sin tener ningún propósito, provoca estancamiento y solo no bastamos en nuestros propios deseos, porque no estamos seguros de qué hacer a continuación. Las metas son los sueños que queremos lograr. Cuando determinamos un conjunto de objetivos, asumimos la responsabilidad de nuestras vidas y elegimos dedicarnos a nuestros ideales con todo nuestro corazón. Acompañamos a la selección nacional en cuatro pasos.
Primer paso: el hombre y la voluntad
Cuando nos esforzamos por lograr objetivos claros y mensurables, de hecho, nuestra selección y nuestras acciones se basan en un nuevo concepto. La creación deliberadamente de los objetivos, puede ayudar a garantizar la confianza que buscamos. Como avanzamos hacia el cumplimiento de los objetivos, cada paso que damos hacia adelante, aumentan nuestros motivos para seguir. En la creación de los deseos, creamos nuestro futuro a través de planear el destino. Cuando elegimos nuestras metas a través de la razón y el corazón, hemos dado el primer paso para manifestar lo que queremos. En el futuro, lo único que necesitamos es la persistencia y la eliminación de los obstáculos.
Segundo paso: los obstáculos no hacen nada
El equipo nacional iraní ganó los mejores resultados en la historia del fútbol de Irán en la segunda Copa Mundial consecutiva y su cuarta presencia en este gran torneo. En 2011, Carlos Queiroz, asumió el cargo de seleccionador del equipo nacional iraní cuando Irán ocupaba el séptimo lugar en Asia y no figuraba entre los 50 mejores equipos en la clasificación de la FIFA. Con sus cambios frecuentes en el equipo nacional y sus planes coherentes, Queiroz logró ganar los mejores resultados para el equipo de fútbol persa en las más importantes competiciones del mundo después de siete años.
Pero, quizás la preocupación más importante de Queiroz en el proceso de la preparación del equipo nacional iraní era la cancelación de los partidos amistosos antes de la Copa Mundial. Según las planificaciones del entrenador  y el anuncio de la Asociación de Fútbol, el equipo nacional persa tenía previsto jugar 8 partidos preparativos para la Copa mundial. Pero de estos ocho juegos, se cancelaron los partidos ante Libia, Siria, Grecia y Kosovo, y el entrenador se involucró  en presiones fuera del mundo del deporte: acoso político y sanciones contra los atletas iraníes.
Hay que aceptar que los medios de poder en el deporte, como las entidades y los organismos que toman decisiones internacionales como la FIFA, etc., están de la mano de las potencias mundiales, y todas estas políticas van en la misma dirección.
Continuaron la presión contra el equipo nacional y la falta de igualdad de condiciones de Irán en comparación con otros países. Tras el comportamiento discriminatorio e irracional de los coreanos en los Juegos Olímpicos de Invierno y su rechazo en entregar los teléfonos móviles Samsung al equipo nacional iraní, hecho que provocó una ola de protestas e incluso la formación de campañas para boicotear los productos de Samsung, esta vez la corporación multinacional de Nike, adoptó una decisión insultante e irrazonable y anunció que no le entregará  las zapatillas Nike a Irán, mientras que lo había entregado a todos los equipos participantes en la Copa Mundial 2018.
Esta vergonzosa actitud que tenía como objetivo claramente el orgullo nacional y la identidad de nuestro equipo nacional, demostró que, básicamente, EEUU no pierde ningún ámbito para la hostilidad contra Irán. Ellos consideran incluso los campos deportivos como campos de batalla y, en sus propias palabras, se aprovechan de todas las armas.
La corporación multinacional Nike, administrada por  Estados Unidos, tiene sucursales en Irán desde el pasado, y los productos de este cártel económico se venden en el mercado deportivo iraní. Pero cómo esta empresa recuerda las sanciones en vísperas de la Copa Mundial es un tema cuestionable.
Por supuesto, este movimiento se ha enfrentado a la aguda reacción de Irán, especialmente los jóvenes y los partidarios del equipo nacional, y en una reacción civil y social, se ha lanzado la campaña "No a Nike" para boicotear los productos de esta compañía.
Tercer paso: la victoria de la esperanza, el cumplimiento de los deseos
A un paso de llegar a octavos de final de la Copa mundial 2018, Irán empató  1-1 ante Portugal en su tercer partido en el Grupo B y se despidió con orgullo de Mundial.
El buen funcionamiento de la selección nacional de Irán, que incluso podía haber ganado y eliminar al campeón del euro, fue considerado por los medios de comunicación del mundo. El diario ESPN en un artículo bajo el título: “Cristiano Ronaldo y Portugal sobreviven del pánico de Irán” escribió: No fue el juego de Cristiano Ronaldo, ni tampoco fue el de Portugal. Casi se podía sentir que el estadio Mordovia se inclinaba hacia el río Insar, que fluía suavemente a al lado de decenas de miles de iraníes que lloraban y esperaban un milagro que nunca llegó.
El drama que siguió tras el anuncio del penal por el árbitro Enrique Cáceres y el gol marcado por Karim Ansarifard, no obstante tras la terminación del partido, muchos jugadores cayeron al suelo, los que vestían de blanco (Irán) por la tristeza y los rojos (Portugal) por tranquilidad.
Por otro lado, la publicación española Marca se refirió al resultado del partido entre Irán y Portugal y agradeció, de un modo, a Irán por este empate. Según Marca, Irán hizo un favor a España pues, “Portugal fue el primero del grupo durante muchos minutos, terminó siendo segundo tras encajar un gol de penalti en el tiempo añadido e incluso pudo irse a casa si Taremi hubiese estado más acertado en el mano a mano ante Rui Patricio cuando el partido ya era una locura. Carlos Queiroz planteó un partido muy diferente respecto a la cita frente a España del pasado miércoles. Los persas quisieron llegar al área rival y no estuvieron tan duros como en su última cita. El madridista (Ronaldo) estuvo muy bien frenado con la maraña defensiva iraní y estuvieron cerca de soñar. Pudieron ser el primer país de Asia central en pasar a octavos, pero la pelota no quiso entrar. Se van con la cabeza alta. Marca le aconsejó a Ronaldo esforzarse en el futuro para que olvide el juego con Irán.
De esta manera, el buen juego de Irán fue muy atendido por la mayoría de los medios europeos, y algunos de estos medios también dieron buenas notas a los jugadores iraníes. Como ejemplo, Alireza Beiranvand le atajó el penal a Cristiano Ronaldo y consiguió la mejor nota. Según la página web WhoScored, Beiranvand obtuvo la nota 7.5, la mayor nota entre los juradores iraníes y entre los jugadores del partido, después de Pepe, defensor central de Portugal.
Según un informe de la agencia noticiera rusa Sputnik de la Copa Mundial, Irán gozaba de la mejor defensa en la mundial de Rusia 2018.
Cuarto paso: regreso orgulloso
El equipo nacional de la República Islámica de Irán regresó al país en las primeras horas del miércoles 27 de junio. Los jugadores persas se enfrentaron a la entusiasta acogida de la gente, hinchas y funcionarios que fue una muestra de la solidaridad y el agradecimiento de los dignos representantes de su país en el campo del deporte. En este sentido, el mensaje del Líder supremo de la Revolución islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei fortaleció aún más el ánimo de los jugadores. Tras el partido Irán-Portugal, el guía Supremo, envió un mensaje a través del ministro del Deporte a los jóvenes de la selección nacional de Irán, diciendo: Di a la selección nacional de Irán que ustedes han regresado victorioso y orgulloso. Muy bien. Ojalá sean exitosos.

 

Tags

Jul 04, 2018 00:57 UTC
Comentarios