La Unesco ha incluido a Mezquita de Ibrahim y la ciudad de Al-Jalil, que están en riesgo, en la Lista del Patrimonio Mundial y ha condenado las acciones del régimen de Israel en esta región. Esta organización internacional, anteriormente, también ha emitido resoluciones a favor de Palestina, incluyendo una votación sobre la ocupación de la ciudad Al-Qods.

En la cuadragésima primera sesión del Comité del Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), celebrada el 7 de julio de 2017 en la ciudad polaca de Cracovia, la ciudad de Al-Jalil, en tierras de Palestina, fue registrada como patrimonio mundial. La ciudad histórica de Yazd, en Irán; la antigua ciudad de Ahmedabad, en La India; y partes de la ciudad de Estrasburgo, en Francia, incluyen nuevos territorios registrados en el listado global durante esta sesión.
 
El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, rechazó las resoluciones de la Unesco sobre la ciudad de Al-Jalil y llamó la decisión de esta organización de la ONU de “un disparate”. En un mensaje en vídeo divulgado en su cuenta en  Facebook, dijo: “Esta es otra absurda decisión que fue adoptada por las Naciones Unidas”. El 7 de julio, el régimen de Israel, en reacción a la decisión de la Unesco de poner la parte vieja de la ciudad Al-Jalil en la Lista de Patrimonio Mundial, anunció que construirá un museo de historia judía en dicha ciudad. La oficina del primer ministro israelí informó de la decisión de Netanyahu de reducir un millón de dólares de la membresía de Israel a las Naciones Unidas, tras la decisión de la Unesco y utilizar ese dinero para establecer un museo que muestre  la historia de los residentes judíos de la ciudad de Al-Jalil.
 
El régimen de Israel ocupó la ciudad de Al-Jalil, junto a otras áreas de Cisjordania,  y el este de Beit-ol-Moghadas,  y la Franja de Gaza en la guerra de 1967 y, desde entonces, a pesar de las críticas generalizadas internacionales, sigue controlando estas regiones.
 
El ministro de defensa de Israel, Avigdor Lieberman, describió a la Unesco de una organización de sesgo anti-Israel y dijo que la reciente inscripción mostró que la Autoridad Palestina no busca la paz sino que intenta  perjudicar la imagen de Israel. Asimismo, el ministerio de asuntos exteriores de Israel consideró la medida de la Unesco de un insulto. El portavoz del ministerio de Exteriores israelí, Emmanuel Nahsón, en su cuenta en Twitter, condenó a la Unesco y la consideró  “una mancha moral” que alienta una “falsa historia”.
 
 
Después de la votación de la Unesco que resultó en el reconocimiento de la Vieja Ciudad de Al-Jalil como territorio palestino, Estados Unidos también anunció que revisará sus relaciones con esta agencia de la ONU. La embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas,  Nikki Haley, tachó la decisión de la Unesco sobre la ciudad de Al-Jalil como “un insulto a la historia” y emitió un comunicado en el que aseguraba que “la resolución neutraliza los esfuerzos actuales del gobierno de Trump para retomar las conversaciones de paz entre Israel y Palestina, que se considera una prioridad en la política exterior de Washington”. Cabe decir que Estados Unidos es uno de los 58 miembros del Consejo Ejecutivo de la Unesco,  pero no tienen derecho a voto en su Asamblea General.
 
El Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco, conservando su independencia a pesar de los esfuerzos desesperados del embajador de Israel en la reunión de votación para impedir la decisión de este Comité a favor de los palestinos, puso a la  Vieja Ciudad de Al-Jalil (Hebrón) y la Mezquita de Ibrahim en la lista de Patrimonio Mundial debido a que la agresión sionista ha puesto en peligro estos dos lugares. La decisión de este Comité hizo frente a la reacción grosera, arrogante y muy pobre del embajador del régimen sionista en la Unesco, de manera que al final de su discurso, dijo, que debía ido a tomar un baño en lugar de asistir a la cumbre. Todos los participantes se burlaron y lo abuchearon al unísono.
 
Sin embargo, a pesar de las fuertes protestas del representante del régimen sionista en la Unesco, Carmel Shama-Hacohen, esta organización con 12 votos a favor, 3 votos en contra y 6 abstenciones, reconoció a la ciudad de Al-Jalil, como la mayor ciudad de Cisjordania situada a 30 kilómetros al sur de Beit-ol-Moghadas (Al-Quds), como patrimonio mundial de la Unesco, lo que significó una victoria diplomática para los palestinos.  
 
Al-Jalil, con miles de años de historia, tiene 200 mil habitantes musulmanes palestinos y un poco de sionistas que, recientemente con el apoyo del régimen de Israel, se han ubicado cerca de los monumentos de la ciudad y han amenazado con destruirlos.  En la resolución propuesta por los palestinos destaca la  identidad islámica de la parte antigua de la ciudad  y se lee que el área de Al-Jalil, con el transcurso de los siglos ha sufrido pocos cambios.
 
Anteriormente, el Comité Ejecutivo de la Unesco, en mayo de 2016, aprobó una resolución que condena al régimen de Israel por violar las normas internacionales en la ciudad Beit-ol-Moghadas y la Franja de Gaza, y exigió respeto a la identidad histórica de Al-Quds. En esta resolución, además de repudiar las acciones contra las normas internacionales, se señala la responsabilidad internacional del régimen de Tel Aviv para respetar la identidad islámica de la mezquita de  Al-Aqsa, el Noble Santuario o Monte del Templo.
 
La Unesco explicó que las precisiones en el texto de la reciente resolución en las que destaca la identidad de Beit-ol-Moghadas pertenece a las religiones monoteístas del judaísmo, el cristianismo y el Islam, tiene como objetivo neutralizar los planes del régimen sionista de judaización Al-Qods. Esta resolución presenta a Tel Aviv como una potencia ocupante y no reconoce oficialmente la ocupación de una parte oriental de Beit-ol-Moghadas por parte de los sionistas. La Unesco criticó a Israel por llevar a cabo operaciones de perforación en la parte oriental de la ciudad Beit-ol-Moghadas y en el área antigua de la ciudad. Al respecto, denunció: El trato del régimen de Tel Aviv con la ciudad de Gaza y las tumbas de profetas en Al-Jalil como la tumba de Rashel en Beit-olahm,  es contrario a los estándares internacionales.
 
El ministro de Turismo y Antigüedades de Palestina,  Real Moayeh, dijo que la Unesco ha hecho el reciente registro de Al-Jalil y la Mezquita de  Ibrahim a pedidos de los palestinos. Asimismo, hizo hincapié en la importancia de esta decisión histórica al determinar la identidad palestina de Al-Jalil y la Mezquita de Ibrahim y la pertenecía de estos dos monumentos históricos a los palestinos. En otra parte, declaró que la medida de la Unesco ha revelado que la falsedad de las reclamaciones de Israel al intentar anexar la Mezquita  de Ibrahim a la herencia judía y, su apoyo a estos lugares evitará que continúe la agresión y judaización sionista del entorno circundante. Describió también la decisión de la Unesco de muy importante para el sector turístico palestino, adelantando que el Ministerio de Turismo ha resuelto un problema y promoverá el turismo en la ciudad y la protección internacional de estos dos patrimonios culturales.
 
El Ministerio de Turismo de Palestina, en colaboración con el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Ayuntamiento de Al-Jalil, y el Comité para la reconstrucción de la ciudad, presentó a Al-Jalil como una ciudad candidata para su inclusión en la Lista del Patrimonio Mundial.
Al-Jalil es una de las ciudades palestinas de más de 6 mil años de antigüedad y se considera sagrada ante todas las religiones celestiales. Esta ciudad, después de la Meca, Medina y Al-Qods, es una de las cuatro ciudades sagradas de los musulmanes. La Mezquita de Ibrahim es uno de los monumentos más conocidos de esta ciudad. Al-Jalil tiene muchos edificios antiguos, entre ellos la Mezquita de Ibrahim y los mausoleos de Isaac (la paz sea con él), Jacob y sus esposas. Por eso, se considera  la segunda ciudad santa para los judíos y una ciudad sagrada para los seguidores de otras religiones monoteístas.
 
Al-Jalil (Hebrón) está situada en la parte  montañosa de Palestina, en específico, en la parte sureña de los montes sagrados de Al-Qods. Las regiones del norte y oeste de la provincia de Al-Jalil, están bajo la influencia del clima mediterráneo, de ahí que el nivel de la lluvia anual sea alrededor de 500 milímetros. Al-Jalil (Hebrón) tiene numerosos monumentos culturales e históricos, algunos de los cuales son: la tumba o santuario de Jalil o santuario Rama-ol-Jalil, que se encuentra al norte de Hebrón que se conoce por ser la residencia de Hazrat Ibrahim (la paz sea con el) y de su familia. Ein Sarah también tiene un hermoso paisaje y rocas talladas antiguas, así como  fuentes y canales, entre otras atracciones.
  
Después de la guerra de 1967, los sionistas buscaban convertir el santuario de Ibrahim en un templo de los judíos, y realizaron esfuerzos para cambiar las inscripciones en los templos islámicos e inscripciones en hebreo para los peregrinos. En esta ciudad  hay más de cincuenta mezquitas entre nuevas y viejas, de las que Nbiyunes se encuentra en las proximidades de la tumba de Jonás, y Javly, que se atribuye a Sanjar ibne Abdullah Javly.
 
La raíz del nombre de Hebrón significa, “junto con su aliado y amigo”, lo cual revela que este Hebrón conlleva un concepto de amistad. Al-Jalil es el nombre de una ciudad árabe tomado del nombre de Ibrahim Jalil-olah que significa “amigo”.
 
Entre los trágicos acontecimientos de esta  ciudad se puede señalar la matanza de musulmanes en el Eid al-Fitr 1994, ordenada por Baruch Goldstein. Él era un judío de origen americano que vivía  en los territorios ocupados, que ordenó abrir fuego de metralletas contra los fieles que estaban en postración en la mezquita de Al-Jalil y, como resultado, murieron 29 personas y otras 125 sufrieron heridas. Este hecho provocó muchas reacciones de protestas contra los sionistas. El ejército del régimen de Israel durante los enfrentamientos con los palestinos,  dos días después del incidente mató a otras 19 personas.

 

Jul 17, 2017 07:17 UTC
Comentarios