El periódico estadounidense The Huffington Post publicó un interesante análisis sobre la marcha de Arbain.

The Huffington Post divulgó en su sitio web en diciembre de 2014 un interesante análisis sobre la marcha de Arbain con este título “La peregrinación más grande del mundo está en marcha, ¿por qué no has oído hasta ahora nada sobre eso?” A continuación escribe:

 

Conocida como Arbain, es la congregación más poblada del mundo de la que probablemente nunca hayas oído hablar. En resumen, Arbain empequeñece a cualquier otra marcha en el planeta, de hecho, el año pasado alcanzó veinte millones de personas.  Sobre todo, el Arbain es único porque se lleva a cabo contra un telón de fondo de escenarios geopolíticos caóticos y peligrosos. Hay otra característica peculiar de Arbain, si bien se trata de un ejercicio espiritual chií distintivo, los sunníes, incluso cristianos, izadíes y zoroastrianos participan en la misma peregrinación. Esto es notable dada la naturaleza exclusiva de los rituales religiosos que solo podría significar una cosa: personas independientemente de su color o credo ven a Husein como un símbolo de libertad y de compasión universal, sin fronteras y de manera meta-religiosa.

 

¿Por qué nunca escuchaste hablar de esto? Probablemente tenga que ver con el hecho de que la prensa se refiere más a tabloides negativos, sangrientos y sensacionalistas, más que a positivos, que inspiren a la narrativa, particularmente cuando se trata del Islam. Si unos cientos de manifestantes antiinmigración toman las calles de Londres, aparecerán en los titulares de las noticias... El mismo nivel de tiempo de aire se concede a una marcha en favor de la democracia en países occidentales. Pero una reunión de veinte millones de personas ¡no logra siquiera entrar en el teletipo de las noticias de televisión! Llamativamente se impone un embargo de medios extraoficiales ante el gigantesco evento a pesar de la historia teniendo todos los elementos calificadores: los números asombrosos, el significado político, el mensaje revolucionario, el tenso telón de fondo, así como la originalidad.

 

Entre los incontables individuos inspirados por esto, hay un joven australiano que conocí hace varios años que se había convertido al Islam. Me dijo que todo comenzó una noche mientras estaba viendo las noticias y fue atraído por las escenas de millones de personas dirigiéndose hacia una ciudad sagrada conocida como Karbala, coreando el nombre de un hombre del cual nunca había oído antes: Husein. Por primera vez en décadas, en un evento televisado a nivel mundial, el mundo había captado un destello del anteriormente suprimido fervor religioso  en Irak. Con el régimen baasista derrocado, los espectadores occidentales vieron cómo los iraquíes respondieron a una nueva era libre de la persecución de la dictadura. “¿Dónde está Karbala, y por qué todo el mundo va en su dirección?”, recuerda el joven preguntándose. “¿Quién es este Husein que motiva a la gente a desafiar todos los pronósticos y salen a llorar su muerte catorce siglos después de los hechos?”, agrega.
 

Lo que él presenció en ese informe de 60 segundos fue especialmente conmovedor porque las imágenes eran diferentes a todo lo que jamás haya visto. Un ferviente sentido de conexión había convertido a los peregrinos humanos en limaduras de hierro, un enjambre que los atrajo más cerca a todos a lo que solo puede describirse como el irresistible campo magnético del Husein. “Si quieres ver una religión viva, que respira, que está animada, ven a Karbala”, dice. ¿Cómo puede un hombre que fue asesinado hace 1396 años estar tan vivo y tener hoy una presencia tan palpable que hace que millones tomen su causa y vean su situación como propia?, se cuestionaba. 

 

“Viajé a Karbala, para descubrir por qué la ciudad es tan embriagadora. Lo que presencié me demostró que incluso la lente de la cámara con un ángulo más amplio es demasiado pequeña para capturar el espíritu de esta reunión tumultuosa pero pacífica. Una avalancha de hombres, mujeres y niños, pero la mayoría de las mujeres visiblemente con velo negro. Si quieres ver una religión viva, que respira que está animada, ven a Karbala”, concluyó.

 

Nov 09, 2017 08:09 UTC
Comentarios