Jan 15, 2019 07:49 UTC

Benjamín Netanyahu cerró el año 2017 con la esperanza de que la decisión del presidente de EEUU, Donald Trump basada en presentar a la cuidad de Qods como la capital de Israel se haga realidad en el 2018 y que sea un año político diferente tanto para él como para Israel, ahora el 2018 llego a su fin y con él la destrucción de su gabinete de coalición.

En noviembre del 2018, el ejército de Israel inició un nuevo ataque contra la Franja de Gaza, pero, esta vez, duró solamente 2 días. La guerra del año 2008 de Israel contra Gaza, duró 22 días; la del año 2012 duro 8 días y finalmente la guerra del año 2014 del régimen sionista contra los palestinos concluyó con una tregua después de 51 días. Pero, la guerra de noviembre del 2018 conllevó al acuerdo de una tregua solamente después de 2 días. Y tal parece que la destrucción del gabinete de coalición israelí se ha iniciado con esta guerra de 2 días.

 

Una de las consecuencias del acuerdo de la tregua con Gaza, ha sido la dimisión del ministro de asuntos militares israelí Avigdor Lieberman y la posterior retirada de los partidos Yisrael Beitenu —que lidera Lieberman— y Hogar Judío de la coalición gobernante. Las referidas circunstancias debilitaron la coalición de Netanyahu, pues ésta quedó con una mínima mayoría de 61 escaños en una Cámara de 120, prácticamente el gabinete de Netanyahu se desintegró. En realidad, la guerra de 2 días y la tregua con la Yihad Islámica palestina provocaron la creación de unas opiniones positivas y negativas en relación con el gabinete y posteriormente, la destrucción del gabinete de coalición de Israel.

 

Yuaz Handel, presidente del instituto de las estrategias sionistas, considerado como un grupo de derecha radical y también, uno de los ex portavoces del gabinete de Netanyahu, dice que, cuando hablamos de Gaza, prácticamente se reduce el crédito de Netanyahu.

 

El actual gobierno de Israel es un gabinete de coalición integrado por partidos derechistas. El partido Likud, tiene el mayor número de escaños. En las elecciones del año 2015 no pudo obtener una mayoría absoluta en el gabinete, por lo que se vio obligado a colaborar con otros partidos derechistas israelíes. En realidad, la coalición es uno de los símbolos permanentes de los gabinetes de Israel y esta característica ha provocado que los gabinetes israelíes entre ellos, la administración de Netanyahu se enfrente con múltiples discrepancias internas.

 

Por ejemplo: los partidos del Hogar judío y Yesh Atid tenían profundas discrepancias con el partido Likud y personalmente con Benjamín Netanyahu en relación con algunos asuntos, entre ellos: la aprobación de la ley de integración de los judíos ortodoxos radicales al ejército y después de la dimisión de Lieberman, estas fueron las discrepancias más notorias.

 

Mientras tanto, parece que la ley de integración de los judíos ortodoxos radicales al ejército, se ha convertido en un pretexto para algunos partidos y así poder mostrar su oposición al Likud y a la persona de Netanyahu. Tzipi Livni, una de las líderes opositoras del gabinete de coalición de Netanyahu expreso: que con o sin la ley de integración de los ortodoxos, nosotros ya no queremos a Netanyahu, él tiene que irse. En Israel ya no hay seguridad ni democracia, y el nivel de costo de vida es muy alto.

 

Asimismo, Benjamín Netanyahu se enfrenta con oposiciones internas políticas y populares dentro de los territorios ocupados, también, tiene expedientes abiertos por corrupción. En la primera ronda de elecciones como primer ministro de Israel, Netanyahu finalmente fue absuelto de la acusación de corrupción en el tribunal, pero, actualmente enfrenta con 4 dossiers de corrupción en los tribunales.

 

Netanyahu y su esposa, Sara están acusados a recibir regalos valiosos en el Caso 1000.

 

Netanyahu en el dossier 2000 también fue acusado de negociar con Arnon Muzis, empleado del periódico Yediot Aharonot para publicar noticias a su favor y establecer limitaciones para el periódico de Israel Al-Yom considerado rival de Yediot Aharonot. La policía de Israel ha estimado que el monto que Netanyahu recibió en condición de soborno en el expediente 1000, es de casi 200 mil dólares.

 

El premier también enfrenta otra causa, el llamado Caso 3000, en la que se estudia la polémica compra de unos submarinos a Alemania, el ministro israelí ha sido interrogado en varias ocasiones en el marco del denominado Caso 4000, expediente en el que se examina si Netanyahu sobornó o no a la compañía Bazeq a cambio de garantizar una cobertura favorable sobre los escándalos en los que se han visto envueltos tanto él como su esposa.

 

Desde diciembre de 2016, Netanyahu reiteradas veces ha sido inspeccionado por la policía por estos dossiers de corrupción y se puede decir que los expedientes de él y de su esposa, desempeñan un papel relevante en la celebración de múltiples manifestaciones populares en los territorios ocupados entre ellas, la manifestación de diciembre del 2018 de los Chalecos Amarillos.

 

Todas estas condiciones han provocado que Benjamín Netanyahu se enfrente con duras presiones y para cesarlas, ha tomado medidas en las que incluye la celebración de elecciones anticipadas. Netanyahu persigue sus objetivos personales de las elecciones anticipadas y con la celebración de éstas antes de la emisión del veredicto del tribunal vinculado con su corrupción, se esfuerza por mostrar el nivel de su popularidad y la del partido Likud y así entorpecer la emisión del veredicto del tribunal.

 

Está previsto que las elecciones parlamentarias anticipadas en Israel, se celebren el 9 de abril del 2019 y serán las segundas elecciones anticipadas en los pasados 4 años en los territorios ocupados. Las elecciones parlamentarias del año 2015 se celebraron en condiciones que la fecha a realizarse era el año 2016 y esta vez también está previsto que se celebren unas elecciones anticipadas en Israel.

 

Actualmente en Israel, existen 4 grupos políticos: el ala del partido de Trabajo y los aliados de dicho partido, el partido Likud y los partidarios de dicho partido, los partidos religiosos occidentales y orientales y la coalición de los partidos árabes. Parece que una vez más los partidos derechistas saldrán victoriosos en las próximas elecciones y la rivalidad principal será entre los partidos derechistas. A este respecto, según el periódico sionista Times of Israel, Naftaly Benet, líder del partido del Hogar Judío y ministro de educación del gabinete de Netanyahu y Ailet Shaked, ministro de justicia del régimen usurpador y uno de los miembros principales de dicho partido, han anunciado que abandonan su partido dando lugar a la creación de un nuevo partido llamado Nueva Derecha.

 

Los testigos hablan de que el número de los escaños del partido Likud será menos que los 30 escaños actuales. Mientras tanto, este partido es aun mayoría en el parlamento en Israel, pero, parece que Netanyahu ya no será el futuro primer ministro de Israel. En las condiciones actuales, el presidente del partido Likud, se ha enfrentado con múltiples críticas por los partidos israelíes.

 

Hasta el momento, Benjamín Netanyahu ha sido elegido 2 veces como el primer ministro de Israel. La primera vez que fue elegido como primer ministro del régimen sionista fue en del año 1996 al 1999, y   la segunda vez, desde marzo del 2009 hasta el momento, sigue siendo primer ministro de Israel que concluirá en abril del 2019, mientras ya han pasado más que 10 años de su segunda elección como el primer ministro sionista. De otra forma se puede decir que en los pasados 23 años, Netanyahu por 13 años ha sido el primer ministro del régimen sionista y según los críticos, esta medida contradice los reglamentos de la democracia.

 

Los resultados de una nueva encuesta realizada por la cadena 12 de la televisión de Israel en diciembre del 2018, muestran que un 52% de los sionistas no tienen tendencia nuevamente a la presencia de Benjamín Netanyahu como el primer ministro del régimen sionista. Tal parece que Netanyahu está pasando los últimos meses como el primer ministro de Israel en los territorios ocupados e incluso en el caso de la victoria del partido Likud en las elecciones del abril del 2019, será otra persona a la que el partido Likud presente desde sus filas como el primer ministro del régimen sionista. Las consultas políticas después de las elecciones parlamentarias de abril del 2019, determinaran el futuro político de Benjamín Netanyahu; un futuro que deja influencia en el orden político de la región del Oriente Medio, y entre ellos se puede aludir a la destrucción del famoso triángulo rebelde: Trump, Netanyahu y Ben- Salman.

 

Tags

Comentarios