La igualdad y la no discriminación se cuentan entre los principios básicos de las leyes de los derechos humanos internacionales. Todos los seres humanos sin distinción, tienen el derecho de gozar de los beneficios de la ley internacional de derechos humanos.

El más importante documento relacionado con el tema de discriminación, es el acuerdo de eliminación de toda forma de discriminación. En  esta alianza el término ‘discriminación racial’, considera cualquier forma de discriminación, exclusión, restricción o privilegios basados en raza, color, origen nacionalidad  con el fin de cancelar o dañar la identificación e implementación de la igualdad y el beneficio de los derechos humanos y las libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural, entre otras.  Este documento  asegura que cada persona tiene derecho a la igualdad ante la ley y el derecho a la no discriminación, debido a diversos factores, entre ellos la educación y el empleo. Pero el análisis estadístico y  las evidencias que se observan en los países supuestamente defensores de los derechos humanos, muestra resultados desagradables. Los resultados de un estudio llevado a cabo en Reino Unido sugieren que los negros graduados en ingeniería,  tienen menos probabilidades que los blancos de encontrar empleo en este país. El estudio elaborado por la Real  Academia de Ingeniería, llegó a la conclusión de que ser negro o de otra raza es el mayor obstáculo respecto al tipo de trabajo que se puede lograr en el Reino Unido. Los resultados mostraron que el 71 por ciento de los blancos graduados en ingeniería, a partir de los 6 meses después de salir de la universidad trabajan a tiempo completo, mientras que el 52 por ciento de los asiáticos y el 46 por ciento de los negros permanecen sin un puesto laboral. Cuando  se estudia el género, la edad, la escuela y universidad donde se ha estudiado, las  probabilidades de desempleo de los negros y asiáticos son dos veces más.

Debido a la inmigración de refugiados  de Asia y África a países como  Alemania y el Reino Unido en particular, parece que esta forma de discriminación se adopta  de una forma más grave; a veces, se realiza por motivos religiosos. El último ejemplo se ha visto en Rumania, cuando el presidente Claus Iohannis, rechazó la propuesta del partido Socialdemócrata de nombrar a una mujer musulmana como primer ministra en este país. El pasado 27 de diciembre, rechazando a la candidata del Partido Socialdemócrata (PSD) del país, Sevil  Shhaideh,  el mandatario pidió la introducción de otro candidato para el puesto de primer ministro.  El jefe del Partido Socialdemócrata de Rumania, Livio Dragnea, la semana pasada  Sevil como candidata del partido para el cargo. De aprobarse la propuesta,  ella podría ser  primera jefa de Gobierno de las mujeres y de los musulmanes en Rumania. Iohannis en un discurso televisado dijo: "He sopesado detenidamente los argumentos a favor y en contra, y he decidido no nombrar [primera ministra] a la señora Sevil Shhaideh, por tanto, pido al PSD y a la ALDE [Alianza de Liberales y Demócratas, con quien forma coalición] que hagan una nueva propuesta".

La discriminación y el odio hacia las minorías desembocan en actos de violencia en la sociedad. En los últimos meses, las  estadísticas  de ataques contra los musulmanes en Europa y el Reino Unido han aumentado considerablemente. La Organización  «Tell Mama» que registra las estadísticas de ataques físicos y verbales contra los musulmanes, declaró en  junio de 2015 que los ataques se han triplicado. Entre los últimos casos de ataques contra centros islámicos, se encuentra el centro "Tawhid" de Liverpool que  en varias ocasiones ha sido atacado por grupos racistas. Se publicaron fotos de las fuertes pérdidas de coranes y otros libros del centro por un incendio causado por estos grupos intolerantes.El secretario general del Consejo Musulmán de Gran Bretaña, Meqdad Versy escribió en Twitter: “Otra vez  fue atacado el centro-Tawhid  de Liverpool. Todos los casos han sido reportados a la policía”.El añadió: “una fuente bien informada me ha dicho que las actividades de los grupos extrema derecha, son los responsables de los ataques anteriores.

La discriminación contra las mujeres musulmanas en los centros laborales, muestra que es mucho más probable que estas se encuentren en paro en comparación que las mujeres cristianas con las mismas condiciones y los mismos conocimientos de idiomas. Según los resultados del estudio de un profesor de la universidad de Bristol, Dr. Nabi Khatab, entre las mujeres musulmanas británicas, el  71 por ciento no tienen éxito más que las otras damas.

Los resultados de las investigaciones nacionales en el terreno laboral muestran que la tasa de desempleo entre las mujeres musulmanas es 18 por ciento, entre las hindúes es 9 por ciento, y entre las cristianas es 4 por ciento. En este sentido, Khatab dijo ‘que sus datos muestran que el nivel de desempleo de las damas musulmanas fue mayor y la diferencia es el resultado de la discriminación contra ellas’.  En sus investigaciones mediante la comparación de mujeres musulmanas con otras mujeres con estudios superiores y los mismos conocimientos de  idiomas, llego a la conclusión de que las estadísticas elevadas de desempleo de las mujeres musulmanas son sustancialmente más altas que mujeres de otras religiones. Al respecto adujo que ‘la actividad económica de las mujeres musulmanas en el Reino Unido es significativamente más baja y sus tasas de desempleo son sustancialmente más altos que en otras religiones’.

El resultado de una investigación en Alemania,  muestra que cuando las mujeres musulmanas  acuden a una entrevista de empleo, se les pone obstáculos,  y solo el 4 por ciento de ellas obtienen puestos laborales. Esta investigación ha sido publicada por el Instituto de Estudios de Trabajo (IZA), según la cual, las mujeres musulmanas en Alemania, se enfrentan con un volumen más amplio de discriminación.
Es costumbre en dicho país que en el formulario de solicitud, la persona adjunte  una foto suya. Cuando la solicitante envía una foto con un pañuelo cubriendo su cabeza, tiene menos posibilidades de encontrar trabajo. 

Insultos a una agente de policía musulmana y varios otros comportamientos racistas contra musulmanes han sido reportados durante los últimos días en Estados Unidos. Tras la elección de Donald Trump como el nuevo presidente de los Estados Unidos han aumentado los reportes de comportamientos racistas. Uno de los lemas de este  multimillonario estadounidense es evitar la entrada de inmigrantes extranjeros  y musulmanes a este país. En este sentido, hace unas semanas en  Brooklyn, una mujer musulmana que trabaja como agente de policía y su hijo adolescente se enfrentó con el acoso de otro estadounidense. Según los informes publicados, además de ser inapropiado su lenguaje, el hombre amenazó a esta mujer con degollarla  y le dijo que volviera a su país. Cabe mencionar que esta mujer policía fue condecorada con una medalla de honor en 2014 por salvar a un niño de un incendio.

Otro caso, son las cartas amenazantes que llevan por título “Trump planea hacer con los musulmanes lo que Hitler hizo con los Judíos”, que reciben una mezquita en Providencia y otra en Wayland, asi como otras  mezquitas que recibieron este tipo de correo  los últimos meses del 2016.  Asimismo, una empleada musulmana que llevaba el velo islámico del sistema transporte urbano, en Manhatan-Nueva York, fue llamada terrorista por un norteamericano; por supuesto, esta conducta inadecuada no acabó en insultos, pues este hombre  la empujó, produciéndole una herida en la pierna.

Todos estos comportamientos en contra de todas las cartas y documentos de derechos humanos,  indican la ola de islamofobia que posiblemente en 2017, se  ensañe contra muchos musulmanes en Estados Unidos y en los países occidentales.

 

Jan 04, 2017 07:55 UTC
Comentarios