En este programa estudiamos las medidas inhumanas de EEUU en el terreno de la separación de los niños ininmigrantes de sus familias que viajan a dicho país de forma ilegal.

Cada año, muchas personas del mundo, por diferentes razones, emigran de su país a otros en busca de una mejor vida. Uno de los países que se considera destino final de la mayoría de los inmigrantes de todo el mundo, es EEUU. Este país, debido a su buena posición económica, siempre ha estado en la mira de los inmigrantes. EEUU alberga un gran número de inmigrantes de diferentes países del mundo, lo que ha convertido al país norteamericano en uno de los territorios que reciben muchas personas de diversas nacionalidades. La recepción de inmigrantes en EEUU es una parte de este asunto y otra es la situación de los inmigrantes que viajan a dicho país. En este contexto, las recientes políticas antiinmigrantes del gobierno de Donald Trump han dificultado las condiciones para la mayoría de los inmigrantes especialmente, los niños.
 
Una de las medidas del gobierno de EEUU en relación con los inmigrantes, es la separación de los niños de sus familias que viajan a dicho país de forma ilegal. De modo que, recientemente, las Naciones Unidas han solicitado a EEUU que cese de inmediato la separación de los niños inmigrantes de sus familias que llegan a las fronteras sureñas de EEUU. La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACDH), con sede en Ginebra, ha expresado su preocupación por esta política de EEUU ante los inmigrantes que, a su vez, contradice la ley. De acuerdo con las Naciones Unidas, desde el pasado octubre, centenares de niños, entre ellos, uno de un año de edad, han sido separados de sus progenitores. Mientras, el gobierno estadounidense alega que el objetivo de esta política es evitar la entrada a EEUU de las familias pobres, en su mayoría, de Guatemala, El Salvador y Honduras.
Hace poco, el periódico Washington Post, aludiendo a un informe,  reveló que el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EEUU entregó en custodia a un gran número de los niños ininmigrantes a sus familias cercanas, pero, en los recientes seis meses, ha aumentado  un 10% el número de aquellos niños inmigrantes que han sido detenidos o no tienen ningún familiar que los reciba en EEUU. En este informe, se recalca que, en 2017,  el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EEUU entregó en custodia a unos 40 mil niños inmigrantes. El  informe también muestra que el nivel promedio del tiempo que los niños están en custodia de 51 días en el año pasado, ha llegado a 57 en los recientes meses.
 
Según algunos informes, desde el octubre del año 2016 hasta enero del 2017, más de 54 mil niños y sus responsables legales fueron detenidos en EEUU. Esta cifra se ha duplicado con respecto al año anterior. En junio del 2016, un tribunal de apelación estadounidense, en un veredicto al respecto, consideró ilegal la detención de los niños inmigrantes y sentenció su liberación inmediata.
El periódico norteamericano The Washington Post informó que mientras pasa cada día, la Administración del presidente Trump encarcela a más niños inmigrantes en la frontera de México, de modo que nuevos informes revelan que un gran número de niños son enviados a regiones que están a centenares de kilómetros de distancia de sus padres encarcelados.
 
De acuerdo con un informe de la cadena CNN, en abril pasado, un secretario adjunto en funciones del HHS, Steven Wagner, reportó al Congreso que la Oficina de Reubicación de Refugiados (ORR) había perdido la pista de unos 1 500 niños inmigrantes, la mayoría procedentes de Centroamérica y que habían llegado solos a la frontera entre México y Estados Unidos.
El HHS documentó la cifra a partir de una encuesta entre más de 7600 hogares donde habían sido dejados los menores de edad en custodia de adultos que residen en Estados Unidos. Wagner hizo esta denuncia tras algunos informes basados en la separación de niños inmigrantes de sus padres en las fronteras de EEUU. Wagner precisó que en el año financiero 2017, la Secretaria de Seguridad Interna de EEUU envió a más de 40 mil niños inmigrantes a la ORR.
 
Conforme a Wagner, estos niños después de una corta estadía en los establecimientos del ORR, son entregados a familias que tienen nexos cercanos  con estos niños; aunque en algunos casos, estas familias no tienen vínculos familiares con el menor.
 
Donald Trump, durante su mandato, ha emitido dos órdenes sobre inmigración que han hecho más difíciles las condiciones de la recepción del visado para algunas personas. También, queda por ejecutar la construcción de un muro de seguridad en la frontera de México con EEUU, que fue una de las promesas electorales de Trump. 
 
En base a la petición de John Kelly, ex secretario de seguridad interna de EEUU, aquellas personas que han viajado de forma ilegal a EEUU desde países latinoamericanos, en el futuro, tienen que separarse de sus niños. En una entrevista con la cadena CNN sobre este tema, Kelly dijo que durante el tiempo que estos inmigrantes son inspeccionados, sus niños tienen que quedarse con familias o conocidos, que desde hace mucho tiempo viven en dicho país. Kelly insistió en que estas personas son totalmente vulnerables ante los traficantes de personas, y un gran número de  mujeres se enfrenta a abusos sexuales. Añadió que México apoya a EEUU en la lucha contra las redes de traficantes de persona y consideró necesario que se cree un mecanismo que asuste a los ciudadanos de los países de América Latina para que no entreguen su destino a las bandas muy peligrosas de los traficantes.
 
La lucha contra la inmigración ilegal a través de la frontera sureña de EEUU, ha sido una de las grandes promesas electorales del presidente  Donald Trump. El secretario de Seguridad Interna de EEUU administra las políticas vinculadas a los asuntos de la inmigración y tiene que ejecutar la orden de Trump para la construcción de un muro de seguridad de 3200 kilómetros en la frontera con México. Trump con esta medida, quiere evitar la entrada a su país de indocumentados. Además, Trump ha exigido al gobierno mexicano que asuma los gastos de la construcción de esta barrera pero el gobierno de México lo rechaza. Las relaciones entre estos 2 países se han escurecido desde el inicio de la presidencia de Trump en EEUU. 
 
La junta gobernante de EEUU tiene un dossier negro en las medidas violadoras de los derechos humanos dentro y fuera del país. Pero, desde la llegada al poder de Trump, las medidas inhumanas han aumentado considerablemente en este país. Una mayor parte de estas acciones contrarias a los derechos humanos, se vinculan a ideas racistas y contra la inmigración. Uno de los lemas propagandísticos de Trump en las justas electorales en el año 2016, ha sido la expulsión de los inmigrantes sin papeles y limitaciones a la entrada de los inmigrantes a dicho país. El presidente norteamericano con sus lemas antiinmigrantes, pudo atraer los votos de una mayor parte de los blancos en dicho país. Trump, después de su entrada en la Casa Blanca, como primera medida, prohibió o enfrentó con muchas limitaciones la entrada de los ciudadanos de algunos países musulmanes a EEUU. La limitación de viaje impuesta a los ciudadanos de los países musulmanes muy pronto se extendió también a ciudadanos de países de América Latina y África. Trump anunció que el gobierno de México debe esforzarse y gastar en la construcción de un muro de seguridad de 3200 kilómetros en su frontera norteña. El presidente estadounidense, en otra declaración, reveló sus pensamientos racistas al llamar ‘países de mierda’ a países pobres latinoamericanos y africanos. El gobierno de EEUU, continuando sus políticas racistas e inhumanas, separa a los niños inmigrantes de sus padres que han viajado de forma ilegal al país norteamericano y pretende aprovecharse de estos niños rehenes y, de esta manera, crear unas de las mayores limitaciones para la entrada de los inmigrantes indocumentados a EEUU. Una medida que ha conllevado la reacción de la ONU pero, la experiencia ha mostrado que el gobierno de Trump no da ninguna importancia a estas preocupaciones y advertencias y, en el marco del primer lema de EEUU, considera justificable cualquier medida violadora de los derechos humanos en dicho país.

 

Jul 28, 2018 08:03 UTC
Comentarios