Pars Today-En la República Islámica de Irán, la Asamblea Consultiva Islámica (Mayles), es decir el Poder Legislativo, goza de un importante lugar y tiene amplias autoridades.

Por otro lado, el Parlamento está vinculado con el Líder de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, de varias maneras. De hecho, según el Artículo 110 de la Constitución, el Líder debe determinar las políticas generales de la República Islámica y supervisar su correcta ejecución, así como regular las relaciones entre las tres fuerzas y resolver sus probables divergencias.

Además, los juristas del Consejo de los Guardianes cuya responsabilidad es revisar la conformidad o no de las aprobaciones del Parlamento con la Constitución y las órdenes islámicas, son determinados por el Líder. Por esta razón, la reunión anual de los parlamentarios con el Líder Supremo de la Revolución Islámica es muy importante y sus declaraciones pueden ser muy útiles para los legisladores del país.

El trabajo y el servicio para satisfacer a Dios fue el primer tema que el ayatolá Jamenei planteó en su reunión con los parlamentarios de Irán.

Al inicio de sus declaraciones, el ayatolá Jamenei dijo que la provisión de un servicio sincero al pueblo es una de las formas más elevadas de la adoración. Al respecto, y agregó: “Si todas las medidas y los servicios de los representantes son para Dios y se realizan para atraer su satisfacción, son servicios reales y resultarán en un acercamiento con   Dios Todopoderoso”.

El ayatolá Jamenei se refirió a una frase del difunto Imam Jomeini (que Dios lo bendiga), según la cual, el Mayles es “la esencia de las virtudes de la nación”. A  continuación, dijo que “La nación iraní es el símbolo de virtudes como la fe, la ciencia, la confianza en sí misma, la independencia, la constancia y el orgullo en sus propiedades, y el Parlamento  y sus representantes deben ser la esencia de estas virtudes y el símbolo del orgullo nacional, el poder y la fuerza”.

En el mismo sentido, el ayatolá Jamenei enfatizó: “El Parlamento no debe ser sinónimo de duda, desesperación, desesperanza, indiferencia o desconsideración ante los problemas del país y tampoco debe ver las capacidades nacionales con desaliento”.

El Líder de la Revolución Islámica afirmó además que “si alguien conoce la historia, sabe que esta nación (Irán) ha destacado a lo largo de la historia hasta ahora”.

El Líder recordó, asimismo, algunos ejemplos históricos de la agresión foránea, a saber, la invasión de los mongoles a Irán que no solo ocuparon sino también mataron a mucha gente. En este sentido, señaló: “En todas estas épocas, el idioma persa y la cultura iraní, el arte y la civilización se preservaron y avanzaron a diario y esto muestra el poder y la fuerza de la nación”.

Señaló también la animosidad total de los enemigos hacia la nación iraní en los últimos 40 años y agregó que “durante 40 años, desde los primeros años, tras la Revolución Islámica, un masivo frente de enemigos ha usado las más duras medidas hostiles contra la nación iraní, como guerras, sanciones, amenazas y creando inseguridad; sin embargo, hoy, la ciencia, el poder, el progreso, la grandeza y la presencia internacional de Irán están aumentando día a día, de modo que esto es incomparable con el primer día de la revolución”.

En otra parte de sus declaraciones, el ayatolá Jamenei planteó unas iniciativas para aumentar la calidad de las aprobaciones parlamentarias. El ayatolá Jamenei considera necesario el mejoramiento de la calidad de las leyes del Parlamento para la solución de los problemas de las personas y el avance del país. Así que subrayó la necesidad de mejorar continuamente la calidad de la legislación, destacando algunos puntos importantes en este sentido. “Prestar atención a las prioridades del país y evitar estrictamente la legislación sobre cuestiones insignificantes”, propuso. Agregó que “las leyes deben considerar principalmente  la resolución de los problemas de las personas, particularmente de las clases medias y pobres, y no deben ser una herramienta en las manos y al servicio de los poderosos y los ricos”.

El ayatolá Jamenei, que siempre tiene en cuenta la disertación con los expertos, para aumentar la calidad de las decisiones de la Asamblea Consultiva Islámica, consideró importante el uso de las opiniones de los expertos. “A veces se ve en una cuestión, en un campo especial, que alguien ha trabajado durante muchos años, entonces, si usted consulta con él en este campo especializado, se puede resolver los problemas aun con una palabra corta o con una línea”.

En este sentido, el ayatolá Jamenei calificó de bueno al centro de investigación en la Asamblea Consultiva Islámica. El Líder también enfatizó que el Parlamento no debe estar influenciado por la cultura y el estilo de vida del Occidente, especialmente en el contexto de la familia, sino, indicó que a la hora de adoptar leyes, es necesario establecer las enseñanzas islámicas como modelo.

Luego hizo hincapié en la ratificación de los tratados internacionales en la Asamblea Consultiva Islámica. En este tema, ahondó: “Estados Unidos y los poderes arrogantes han abusado de algunos de estos tratados aparentemente con legitimidad internacional para lograr sus objetivos. Y la adhesión a estos tratados, sin suficiente conocimiento respecto a los mismos, podría servir como un medio de dominación e influencia a favor de los poderes globales y en contra de los intereses nacionales del país”.

El Líder, en una parte de sus declaraciones durante la reunión con los parlamentarios, recalcó la necesidad de tratar con estas convenciones y tratados internacionales de manera inteligente. Explicó que estos tratados se preparan primero en las salas de pensamiento de los grandes poderes con el fin de suministrar sus intereses, y añadió que no es necesario que nosotros nos unamos a los tratados que no conocemos y que dudamos si favorece al país o no.

Otro punto en el que hizo hincapié el ayatolá Jamenei en su visita con los representantes del Parlamento fue la necesidad de un comportamiento revolucionario. Dejó claro que “el comportamiento revolucionario no significa un comportamiento inescrupuloso, sino un comportamiento sabio y prudente”.

El Líder de la Revolución Islámica se refirió a la revelación de los complots diarios de los actores hegemónicos a nivel global, y tachó de insoportable las imágenes en las que se ven cómo separan a miles de niños de sus madres migrantes en Estados Unidos y agregó que los estadounidenses separan, con total maldad, a los niños de sus padres migrantes. Según el ayatolá Jamenei, la cuestión de la separación de miles de niños de sus madres [en la frontera de EEUU] es un problema grave. Nadie puede soportar ver en la televisión a estos niños llorando. “¿Cómo pueden cometer tal crimen, separar a los niños de sus madres bajo la excusa de implementar alguna política? Esto muestra cuán malvados son realmente”, lamentó el Líder.

En alusión a la naturaleza opresiva de las potencias occidentales, el ayatolá Jamenei dijo: “Se oponen a la República Islámica, porque busca la justicia, defiende el Islam y a los oprimidos. Hay que resistir ante ellos. Es necesario mantener la solidaridad y se debe confiar en Dios, en su ayuda. La nación de Irán ganará la victoria ante Estados Unidos y sus otros enemigos.

 

Jul 26, 2018 07:51 UTC
Comentarios