Pars Today-El Líder de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, se presentó la semana pasada en la Universidad Imam Husein con motivo de la ceremonia de graduación de un grupo de cadetes. Esta universidad educa y entrena a las fuerzas y los oficiales del Cuerpo de Guardianas de la Revolucionaria Islámica de Irán (CGRI). En esta visita, el Líder pronunció un discurso sobre los criterios del poder de la República Islámica y su importancia.

El ayatolá Jamenei afirmó: “Básicamente, la vida y el florecimiento de una nación dependen del fortalecimiento de los elementos y los criterios del poder y de la utilización y el beneficio de estos en el momento y en el lugar correcto. Lo que se está observando hoy en esta arena es un ejemplo de este principio general”, señaló

El ayatolá Jamenei también se refirió al papel de la paciencia y piedad en la preparación para enfrentarse ante los enemigos y su relación con el poder. En las aleyas del 118 al 120 de la sura La familia de Imran (Ali Imran), se han mencionado varias características de los enemigos de los musulmanes que concuerdan con las características de los enemigos de la Revolución Islámica de Irán.

De tal manera que en la aleya 118 de esta sura leemos:

“El odio asomó a sus bocas, pero lo que ocultan sus pechos es peor”, y en la aleya 120 de la misma sura leemos: “Si os sucede un bien. les duele; si os hiere un mal, se alegran. Pero, si tenéis paciencia y teméis a Alá, sus artimañas no os harán ningún daño. Alá abarca todo lo que hacen”.

Según el Líder de la Revolución Islámica, esta paciencia y piedad evitarán que el enemigo hostil —una cápsula de rencor y odio— cause menor daño a pesar de todas sus capacidades. Para evitar que causen menos daño ¿cuáles son las condiciones? Pues la paciencia y la piedad, recalcó el ayatolá Jamenei para luego cuestionar: “¿Qué significa paciencia?” y, en seguida explicar: “Paciencia significa permanecer en el campo, no salirse de allí. Algunas personas huyen del campo. Algunas personas no huyen, pero lo abandonan gradualmente. Esto es en contra de la paciencia. Paciencia significa resistencia, permanecer en la arena y resistir. La paciencia significa mantener nuestros ojos en objetivos distantes y horizontes lejanos. Significa mirar objetivos distantes. A veces, nos sentimos satisfechos, felices y orgullosos ante un pequeño logro. Lo peligroso es estar contento. Esto es peligroso porque nos impide permanecer en la arena”, alertó al respecto.

El ayatolá Jamenei se refirió a la aleya 120 de la sura La familia de Imran y afirmó que en cuanto a la piedad, esta característica ha sido mencionada en esta santa aleya en el amplio sentido de la palabra. Se ha utilizado en el sentido general de la palabra, que significa cuidarse a uno mismo para evitar la desviación del camino recto de la sharia islámica. Esta concepción se ha usado en muchos lugares y también significa cuidarse frente al enemigo. Esto se debe a que las aleyas anteriores hablan sobre los enemigos.

“No deberías confiar en el enemigo. Esto es lo que significa piedad. Significa ser cauteloso sobre los trucos y engaños del enemigo. No solo no debes confiar en ellos, sino que también debes entender sus trucos. Debes saber qué está haciendo y qué truco está usando. Debes estar preparado y vigilante. La piedad también significa mostrar perspicacia. Debes evitar hacer cosas que van en contra de las reglas y en contra de la razón. Debe evitar la pereza y la negligencia. Este es el significado de la santa aleya”, dijo el Líder.

 

El ayatolá Jamenei se refirió de igual manera a los criterios del poder y enfatizó lo siguiente: “Observen que casi 57 años, los ingleses y luego los estadounidenses gobernaron este país en el verdadero sentido de la palabra durante el gobierno de la dinastía Pahlavi. ¿Qué significa esto? Significa que fueron ellos quienes llevaron al rey al poder y ¿quién lo expulsó después de eso? Pues ellos y fueron ellos mismos los que más tarde pusieron otro rey. Las Administraciones se formaban a la base de su opinión y deseo. Las principales políticas del país se formulaban de acuerdo con la opinión de los ingleses y los estadounidenses. El país fue gobernado así durante 57 años”.

 

Luego, el Guía iraní se refirió a la victoria de la Revolución islámica de Irán, la independencia y la libertad de la nación persa. En este punto, ahondó: “Este dominio sobre el pueblo de Irán llegó a su fin y la nación iraní logró la independencia y la libertad. Con la presencia de la nación iraní en el escenario de la Revolución y con la victoria de la Revolución se logró la autoconfianza nacional. La gente se dio cuenta de que estaba a cargo de los asuntos y que podía influir en las condiciones de su país de una manera magnífica. Se dio cuenta de que podía desarraigar —como dicen— una monarquía de 2500 años y arrojarla al basurero. La gente sintió esto y esto le dio a la nación iraní confianza en sí misma”.

Esta autoconfianza nacional estuvo acompañada por el poder de la fe. No éramos ateos para no confiar en Dios ni en la espiritualidad, como otros países que llevaron a cabo una revolución, por esta razón no nos detuvimos en medio del camino. La fe nos conservó y nos guío y nos hizo avanzar. La fe era una joya preciosa. Era como un alma en el cuerpo de ese movimiento público. Fue la fe que nos dio el espíritu de esperanza. Fue la fe la que revivió el espíritu de auto sacrificio en nosotros”, puntualizó el ayatolá Jamenei.

 

Algunos gobiernos como los autoritarios regímenes del sur del Golfo Pérsico consideran el poder nacional en la compra de armas de los gobiernos occidentales y en obtener su apoyo, en vez de confiar en su nación. Sin embargo, el ayatolá Jamenei cree que  el poder nacional no significa dar los fondos del país a un país extranjero por la compra de armas modernas y mantenerlas en depósitos mientras que ¡ni siquiera podemos se pueden usar! Esto es estupidez, ¡esto no es el poder! El poder nacional no significa permitir que un determinado país de la otra parte del mundo construya bases militares y demuestre su presencia so pretexto de apoyar a cierto gobierno. No significa permitir que ese país chupe la sangre de las personas y haga lo que quiera para preservar un hogar gobernante siniestro en ese país. ¡Estos no son signos del poder, sino que son signos de humillación! el poder significa el crecimiento de un pueblo desde el interior de una manera que pueda acceder a la ciencia, la experiencia militar, la construcción, el progreso y la dignidad internacional. Estos son los elementos del poder de la nación iraní, indicó el ayatolá Jamenei.

A continuación precisó que el poder y la fuerza de Irán radica en que pese a los esfuerzos durante más de 40 años de uno de los seres más crueles e ignominiosos del mundo —EE.UU.— para crear obstáculos, la nación iraní no ha sido afectada. No ha podido hacer absolutamente nada, sino por el contrario, el pueblo de Irán ha tomado su propio camino, avanza y se ha fortalecido. Esto es una señal del poder de la nación iraní.

El Líder agregó: “Si la nación iraní y el Sistema de la República Islámica no fueran fuertes y poderosos, entonces incluso una décima parte de los esfuerzos del enemigo hubiera bastado para derrotar a nuestro pueblo y para quitarle su gobierno. La República Islámica se ha enfrentado a los enemigos y se ha fortalecido diariamente”.

El ayatolá Jamenei afirmó que si EEUU hubiera alcanzado sus objetivos contra la República Islámica no necesitaría formar coaliciones con los reaccionarios países en la región y pedirles ayuda para crear caos e inseguridad. Eso demuestra el poder. A continuación, el Líder enfatizó: “Les diré que después de estar decepcionados con todas sus medidas, ahora el plan del enemigo es crear una brecha entre la República Islámica y el querido pueblo de Irán. Esto proviene de su estupidez. No saben que la República Islámica no es más que el pueblo de Irán. No son separables. El gobierno islámico es un gobierno formado por las personas mismas. Depende de las masas populares y de su fe, bondad y sentimientos. El gobierno islámico es esto”, aseveró el Líder.

De acuerdo con el ayatolá Jamenei, algunos dicen que debemos rendirnos ante el enemigo para evitar que no muestre su maldad contra nosotros. No saben que el costo de la rendición es mucho mayor que el costo de resistir y mantenerse firmes. Por supuesto, la resistencia cuesta, pero generará logros que son 100 veces más valiosos que ese costo. Sin embargo, la rendición ante un enemigo hostil, obstinado y cruel no deparará nada excepto ser pisoteado y humillado y perder la identidad propia. Todos deberían saber esto, dijo el ayatolá Jamenei.

 

Jul 10, 2018 07:50 UTC
Comentarios