Pars Today-En el nombre de Dios, todopoderoso. Saludos cordiales a todos ustedes estimados amigos de la voz exterior de la República Islámica de Irán. Estamos con ustedes con otro programa más de la serie de artículos titulados Camino hacia la luz para conocerles con el comentario de otras aleyas del sagrado Corán.

Primero escucharán las aleyas 69, 70 y 71 de la sura de Los puestos en fila:

إِنَّهُمْ أَلْفَوْا آبَاءَهُمْ ضَالِّينَ

Encontraron a sus padres extraviados (69:37)

فَهُمْ عَلَى آثَارِهِمْ يُهْرَعُونَ

y corrieron tras sus huellas. (70:37)

وَلَقَدْ ضَلَّ قَبْلَهُمْ أَكْثَرُ الْأَوَّلِينَ

Ya se extraviaron la mayoría de los antiguos. (71:37)

 

Como recordarán, en el último programa explicamos la terrible situación de los pecadores en el infierno y las razones que los llevaron al fuego eterno debido a su negación de Dios, atribuyendo socios a el Creador Único, rechazando los mensajes de los Profetas, oprimiendo a la gente y entregándose a una vida de pecados no arrepentidos.

 

La aleya que recitamos ahora significa decir que entre las razones de su caída en el infierno estaba la imitación ciega de los caminos equivocados de sus padres y antepasados que se habían desviado de la verdad por mucho tiempo, aunque sabían que estas creencias no tenían ningún tipo de base racional.

 

La próxima aleya significa decir que en el pasado también, muchas naciones se descarriaron debido a tales creencias erróneas que nunca fueron analizadas adecuadamente por las siguientes generaciones que cometieron el error fatal de llamar a sus formas desviadas la preservación del legado de sus antepasados. Tal actitud negativa hace que las mentes se retrasen y priva a las naciones del desarrollo adecuado, ya que preservar el legado de los predecesores significa mantener su buen trabajo, virtud, formas moralmente correctas y firme creencia en Dios Todopoderoso según los mensajes recibidos de los mensajeros divinos, y no sus formas desviadas y desobedientes.

 

De estas aleyas aprendemos que:

 

1.- El Islam, que es el mensaje del monoteísmo, no permite la imitación ciega de las creencias absurdas y los modos inmorales de los antepasados y predecesores.

 

2.- Imitando las formas engañosas de los predecesores sin una investigación racional, la persona se enfrenta con su destrucción en el mundo terrenal  y el castigo del infierno en la otra vida.

 

3.- Las tradiciones de los predecesores deben medirse según el criterio de la razón y la lógica, en especial sobre la base de la fe en el Dios Único y Su mensaje predicado por los Profetas, y ciertamente no según las tendencias raciales, los prejuicios étnicos y las emociones fanáticas.

 

Ahora escucharemos las aleyas 72, 73 y 74 de la sura de Los puestos en fila:

 

وَلَقَدْ أَرْسَلْنَا فِيهِمْ مُنْذِرِينَ

Aunque les habíamos enviado quienes advirtieran. (72:37)

 

فَانْظُرْ كَيْفَ كَانَ عَاقِبَةُ الْمُنْذَرِينَ

¡Y mira cómo terminaron aquéllos que habían sido advertidos!(73:37)

 

إِلَّا عِبَادَ اللَّهِ الْمُخْلَصِينَ

 

No, en cambio, los ciervos escogidos de Alá.(74:37)

 

De estas aleyas entendemos que el terrible destino de la gente del infierno no es porque no tenían acceso a los líderes divinos y al mensaje de Dios Todopoderoso. No, este no era el caso, ya que Dios había enviado en cada nación líderes espirituales, que repetidamente advirtieron al pueblo sobre la incredulidad y la indulgencia en los pecados, y las terribles consecuencias de tales actos, pero los pecadores arrogantes rechazaron las enseñanzas de los Profetas y los santos.

 

Entonces, a través del estudio de la historia y la observación de las ruinas de las ciudades y civilizaciones del pasado deberíamos entender el terrible destino de aquellos que fueron advertidos por los mensajeros de Dios, y como ellos no hicieron caso de estas advertencias, muchas naciones poderosas e imperios fueron destruidos.

 

A excepción de los pocos fieles justos, que toleraban las dificultades en manos de los opresores, pero nunca renunciaron a su creencia en Dios y sus mandamientos, el resto del pueblo fue destruido. Tan firmes en sus creencias son los verdaderos creyentes que nada puede desviarlos del camino correcto, como el ambiente insalubre, las tentaciones de los factores seductores y la opresión de los tiranos.

 

De estas aleyas aprendemos que:

 

1.- Solo al prestar atención a las advertencias de los Mensajeros de Dios y al adherirnos a las enseñanzas del Islam, podemos salvarnos del fuego del Infierno en el Día de la Resurrección.

 

2.- Debemos ser firmes y constantes en nuestra creencia, y continuar los esfuerzos para mostrar el camino de la guía a los demás, incluso si la mayoría de la gente de una sociedad se ha desviado de la verdad.

 

3.- Al estudiar la historia de las naciones pasadas y las causas de su destrucción, podemos separar la verdad de la falsedad para salvarnos a nosotros mismos y a nuestros contemporáneos de la Ira Divina.

 

4.- La sinceridad en la adoración y la servidumbre de Dios conducen a la prosperidad real en la vida y la salvación en la otra vida.

 

Ahora escucharán las aleyas 75, 76, 77 y 78 de la sura de Los puestos en fila:

وَلَقَدْ نَادَانَا نُوحٌ فَلَنِعْمَ الْمُجِيبُونَ

Noé Nos había invocado. ¡Qué buenos fuimos escuchándole! (75:37)

وَنَجَّيْنَاهُ وَأَهْلَهُ مِنَ الْكَرْبِ الْعَظِيمِ

 

Les salvamos, a él y a su familia, del grave apuro. (76:37)

 

وَجَعَلْنَا ذُرِّيَّتَهُ هُمُ الْبَاقِينَ 

Hicimos que sus descendientes sobrevivieran (77:37)

 

وَتَرَكْنَا عَلَيْهِ فِي الْآخِرِينَ

y perpetuamos su recuerdo en la posteridad. (78:37)

 

Estas aleyas se refieren al Profeta Noé, que es el primero de los cinco Mensajeros más grandes de Dios Todopoderoso, los otros cuatro son Abraham, Moisés, Jesús, y el último y más grande de todos, el profeta Mahoma (saludos sean para él y sus descendientes). Durante largos siglos, Noé predicó a su nación, pero la mayoría de la gente no le prestó atención a sus palabras y rechazó su misión. Finalmente, Noé, decepcionado por la guía de su pueblo, suplicó a Dios que librara a la Tierra de los incrédulos y salvara a los creyentes. Después de largos períodos de misericordia que Dios Todopoderoso le mostró a la gente malvada e impenitente, la Cólera Divina descendió sobre los pecadores en la forma de una gran tormenta y una gran inundación que sumergió todo. Solo aquellos que creyeron a Dios y el mensaje del Profeta Noé, fueron salvados a través de la enorme Arca que fue construida sobre el Mandamiento Divino. Noé, por lo tanto, no solo salvó a su familia y a los pocos seguidores que, después del gran diluvio, se dispersaron y multiplicaron en la faz de la Tierra, también salvó especies animales y aves de la extinción al llevarlos a bordo de su enorme Arca.

 

Cuando una persona llama sinceramente a Alá, su súplica es definitivamente respondida. El nombre del Profeta Noé se ha vuelto eterno con Dios mismo diciéndole paz a él.

 

De estas aleyas aprendemos que:

 

1.- La supervivencia o extinción de la humanidad está en las manos de Dios. Dios salvó a Noé, a sus compañeros y creyentes de la terrible tormenta que aniquiló al resto de la humanidad.

 

2.- Los justos alcanzarán la salvación tanto en el mundo como en el más allá.

 

Tags

Jul 29, 2018 11:26 UTC
Comentarios