La Revolución Islámica de Irán obtuvo su victoria en 1979 gracias a los ideales y mensajes fundados en el Islam. Durante los casi últimos 40 años, la República Islámica de Irán se ha esforzado para que estos grandes objetivos y fines humanitarios sean atendidos a nivel mundial. Una de las vías más importantes para promover los puntos de vista de la Revolución Islámica de Irán en todo el mundo son las representaciones políticas y culturales del país.

Conforme a la Constitución, las políticas generales de la República Islámica de Irán, incluida la exterior, son determinadas por el Líder, por tanto, sus directrices y puntos de vista gozan de alta importancia para el aparato diplomático del país. En este contexto, hace poco los embajadores y los funcionarios de las embajadas de Irán en el extranjero se reunieron con el Líder de la Revolución islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei.

 

Como primer tema, el Líder se refirió a algunas de las características de los embajadores y representantes de la República Islámica de Irán en el extranjero. Servir a la gente, sobre todo, del sistema de la República Islámica, goza de recompensa divina, por ello, el ayatolá Jamenei afirmó que el esfuerzo de los diplomáticos iraníes en el extranjero también disfruta de la recompensa divina y es un orgullo y placer histórico y nacional, pues, sirve para defender la verdad de la nación persa.

 

Dado que la naturaleza de la Revolución y el sistema de Irán tiene sus raíces en el Islam, el ayatolá Jamenei consideró que el principal deber de los diplomáticos fuera del país es cumplir con las enseñanzas islámicas. En este punto, indicó: "El mantenimiento de la salud religiosa y la limpieza espiritual y psicológica de sí mismo y su familia y el compromiso verbal y practico con los asuntos religiosos se encuentran entre las responsabilidades más importantes de los funcionarios y el personal del Ministerio de Relaciones Exteriores, particularmente, de los embajadores y los miembros de las embajadas de Irán en el extranjero".

 

Por otro lado, un funcionario de la República Islámica en el extranjero es considerado representante y símbolo de la República Islámica. Por esta razón, de acuerdo con el ayatolá Jamenei, el Ministerio de Asuntos Exteriores, en particular los embajadores, deben estar profundamente comprometidos con los valores del Islam y de la Revolución, de manera que sus dichos y comportamiento deben reflejar estos valores".

 

El Líder de la Revolución Islámica enfatizó: "Un diplomático iraní debe estar orgulloso de la Revolución y debe claramente observar la 'dignidad, el sentido de poder y la autoconfianza en sus interacciones laborales y, por supuesto, este comportamiento revolucionario es totalmente contrario a hacer comentarios irrazonables y crear alborotos".

 

El ayatolá Jamenei explicó la necesidad de que los embajadores y diplomáticos iraníes dispongan de ánimo firme, tengan esperanza en el futuro y crean en la veracidad del camino de la revolución.

 

La Revolución Islámica abrió un nuevo capítulo en las relaciones exteriores de Irán, en el cual, la Revolución fortalece los intereses nacionales de Irán y la política exterior de Irán se dirige también en el marco de los estándares del Islam y la Revolución. Por esta razón, el ayatolá Jamenei aseveró que el propósito del establecimiento de la República Islámica es salvaguardar los intereses nacionales, la independencia, la libertad, la justicia social y el poder y la seguridad nacional.

 

Por esta razón, el Líder de la Revolución Islámica consideró la Diplomacia de Irán como la "diplomacia ideológica". Al respecto, reiteró: "Algunas personas hablan erróneamente de la separación de la diplomacia de la ideología, mientras que la confrontación entre la ideología y los intereses nacionales no es correcto ni razonable".

 

El ayatolá Jamenei afirmó que los lazos sabios, inteligentes, decididos y razonables con el mundo emanan del punto de vista islámico del Sistema de la República Islámica de Irán y que cumple plenamente con la diplomacia ideológica. Incluso, añadió, los gobiernos occidentales que alegan que la ideología no interviene en su diplomacia, avanzan, en la práctica, su política exterior conforme a sus criterios ideológicos.

 

El Líder de la Revolución Islámica se refirió a que existe una ideología en las políticas que siguen los gobiernos occidentales, En este sentido, ahondó: "Los estadounidenses utilizan repetidamente la expresión 'los valores estadounidenses' en sus declaraciones, lo cual refleja su ideología propia y se deriva de la Declaración de la Independencia de EEUU., mientras, en los países europeos, los pensamientos ideológicos dominan sus comportamientos y actividades políticas".

 

El ayatolá Jamenei, en otra parte de sus declaraciones se refirió al aumento de las acciones hostiles, incluida la guerra psicológica, de los enemigos contra la República Islámica de Irán. Estos detractores se aprovechan de diversos medios, como las cadenas televisivas, el ciberespacio y la manipulación política, para perjudicar la imagen de Irán y debilitar el Sistema islámico.

 

El Líder precisó que los enemigos recurren a plantear acusaciones contra Irán con el fin de desencadenar una guerra psicológica en el país persa. Además, dijo que "los enemigos repiten en sus programas temas iranofóbos, como acusaciones de violación de la democracia, falta de libertad y violación de los derechos humanos en Irán. Mientras que las anteriores y actuales acciones de los gobiernos occidentales han demostrado que ellos mismos son los mayores violadores de los derechos humanos.

 

Según el Líder, "los occidentales son la manifestación misma de la violación de los derechos humanos; sin embargo, acusan a Irán con total descaro que a veces nos sentimos asombrados de su insolencia".

El gobierno que más enemistad tiene hacia Irán es Estados Unidos. Este gobierno, que tenía una gran influencia sobre Irán antes de la victoria de la Revolución islámica y se dedicaba a saquear los recursos nacionales del país, se enfrenta ahora con un sistema que no acepta la hegemonía y el acoso de Washington y se ha convertido en un modelo para otras naciones. En este sentido, el ayatolá Jamenei afirmó: "Los estadounidenses buscan una restauración de su estado y condición en Irán antes de la Revolución [de 1979] y no se conformarán con nada menos".

 

El ayatolá Jamenei se refirió a algunas excusas de EEUU para ampliar su enemistad con Irán, como las actividades nucleares pacíficas y el aumento del poder regional de Irán. En este punto, señaló que "la presencia regional es parte de los elementos de poder y seguridad de Irán y se considera la columna vertebral estratégica del país y es por eso que los enemigos se oponen a ella".

 

El Líder persa agregó: "He reiterado este punto durante mucho tiempo que no se puede contar con las palabras o incluso las firmas de los estadounidenses; por lo tanto, las negociaciones con los Estados Unidos son inútiles". En este contexto, está claro que las negociaciones y las relaciones con Estados Unidos son contrarias a los intereses nacionales de Irán.

 

Por supuesto, algunos creen que, teniendo en cuenta los complots estadounidenses contra Irán en los campos político, económico y de la propaganda, es mejor tener relaciones con Estados Unidos. Pero, el Líder de la Revolución Islámica, rechaza esta idea y enfatizó que "la solución de los problemas del país a través de la conversación o relación con EEUU es un claro error. EEUU tiene un problema fundamental con el principio del Sistema (de la república islámica), además, hay muchos países en África, Asia y América Central que mantiene relaciones con EEUU pero también enfrentan muchos problemas".

 

El Líder de la Revolución Islámica calificó de importante la expansión de los vínculos multilaterales y, particularmente, los bilaterales y la atención especial a las organizaciones regionales. Indicó, asimismo, que "los embajadores de Irán y los representantes en el exterior deben estar plenamente conscientes de las capacidades de la nación y del país". El ayatolá Jamenei señaló el reciente reconocimiento por parte de funcionarios estadounidenses sobre los talentos de la nación iraní, y agregó: "He enfatizado desde hace muchos años que el talento iraní es mayor que el promedio mundial; esta realidad es una capacidad nacional importante, así como la fe, la valentía, el sacrificio y el orgullo de valores de la nación se encuentran entre los otros elementos de las capacidades de Irán".

Puso de relieve, además, que estar en contacto con los científicos, los políticos no gubernamentales y los activistas económicos de otros países se encuentran entre los enfoques diplomáticos comunes en el mundo, ya que, precisó, "a través de estos enfoques, se puede extender las operaciones del aparato de política exterior"

 

Tags

Aug 23, 2018 07:48 UTC
Comentarios