Pars Today-La semana pasada, los embajadores y los funcionarios de las embajadas de Irán en los países extranjeros y las autoridades del Ministerio de Exteriores de Irán se reunieron con el Líder Supremo de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei.

En esta reunión, el Líder Supremo de la Revolución Islámica, amén de explicar los objetivos y los principios de la política exterior iraní, enfatizó la importancia del papel de la diplomacia para contrarrestar las presiones psicológicas y los obstáculos de los enemigos de Irán. En alusión a los planes de los enemigos del Islam y el amplio frente formado por Estados Unidos y elementos regionales contra Irán, dijo que para poder hacer frente a esta invasión, se debe  aprovechar de todos los elementos de poder, incluidas las oportunidades y las capacidades de la diplomacia y resistir ante esta corriente destructiva.
El sistema de la República Islámica se ha formado basado en los principios y los valores como la independencia, la dignidad y la justicia, y el rechazo a cualquier tipo de opresión y agresión. Por esta razón, la fundación y la base intelectual de la política exterior es preservar los intereses nacionales, la independencia, la libertad, la fuerza y la seguridad nacional. Pero los funcionarios estadounidenses todavía se encuentran soñando y creen que dominan al pueblo iraní y pueden ordenar a esta nación. En este sentido, y en reacción a las recientes palabras del presidente de Irán, Hasan Rohani, quien le advirtió a EEUU “no jugar con la cola del león”,  el presidente estadounidense, Donald Trump, escribió en su página de Twitter que  Irán “Nunca vuelva a amenazar a EE.UU. o sufrirá las consecuencias que pocas veces en la historia, alguien haya sufrido”.
En el mundo de hoy, este tipo de declaraciones carecen de valor y análisis político.
Las declaraciones explícitas de los funcionarios de la Casa Blanca sobre los intentos para derrocar la República Islámica demuestran  la falta de conocimiento sobre el gran potencial de la nación iraní. El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, también dijo en un discurso que la República Islámica está a punto del colapso y expresó el apoyo de EEUU a los disturbios internos en Irán.
Washington piensa imponer presión económica contra la República Islámica y perjudicar la voluntad de la nación persa a través de presiones y sanciones, mientras que la historia demuestra que esta política es errónea.   
En respuesta al tuit del mandatario norteamericano,  el canciller persa, Mohamad Yavad Zarif, escribió: “NO ESTAMOS IMPRESIONADOS” usando las letras mayúsculas como hizo Trump.
El jefe de la Diplomacia iraní agregó que “hace unos meses el mundo oyó fanfarronadas más duras. Y los iraníes las hemos escuchado —aunque más civilizadas— durante 40 años. Hemos existido durante milenios y visto la caída del imperio, incluido el nuestro que duró más que la vida de algunos países, SEA PRUDENTE.
 
La verdad es que según el ayatolá Jamenei "Los estadounidenses buscan regresar al puesto que ocupaba en Irán antes de la revolución [de 1979] y no se satisfacen con nada menos".
La experiencia de los años anteriores demuestra que EEUU tiene enemistad con el principio del sistema y la oposición a la capacidad nuclear y el enriquecimiento de uranio  y la presencia de Irán en la región deriva de su profunda enemistad con los elementos del poderío de Irán. En este sentido, el ayatolá Jamenei afirmó: la presencia regional es parte de los elementos del poder, y la seguridad de Irán y es considerada como la columna vertebral estratégica del país y es por eso que los enemigos se oponen a ella.
A pesar de todas las presiones y dificultades, el aparato de la política exterior persa se ha esforzado por cambiar las inducciones de los enemigos de Irán y ha tenido una presencia efectiva en la escena internacional con este enfoque.
 
 
El éxito del equipo iraní en las conversaciones nucleares con Occidente es uno de los indicadores del esfuerzo político de Irán que ha logrado cambiar la venenosa atmósfera creada por Occidente contra Irán, de tal modo que ahora Europa, en defensa a los diálogos con Irán sobre asuntos nucleares, se opone a las políticas de Trump y está decidido a mantener relaciones constructivas con Teherán, pese a la salida de Estados Unidos del pacto.
En la historia de las relaciones entre Irán y Estados Unidos, hay muchas  lecciones para el actual gobierno de la Casa Blanca.
Desde el comienzo de la victoria de la revolución, las conspiraciones estadounidenses comenzaron en varias regiones de Irán, y algunos grupúsculos y países de la zona, provocados por EEUU,  creaban problemas diariamente.
El apoyo de Estados Unidos al régimen de Saddam y el inicio de la guerra de ocho años contra Irán, iniciada y programada desde la cumbre de Taif, fue otro capítulo de la hostilidad de Estados Unidos contra Irán. Según sus predicciones y cálculos, imaginaban que con el inicio de la guerra, Irán colapsaría en unos meses y vencería.
Estados Unidos de hoy, dirigido por Trump, sueña derrotar a la República Islámica. Este sueño se basa en las sanciones, las acusaciones, la difamación, el aislamiento y el debilitamiento de la autoridad defensiva de Irán. Pero la realidad ignorada tanto por Trump como por sus antecesores es que la verdadera fuente de la autoridad de la nación de Irán es la unidad y la solidaridad de la nación iraní y su conocimiento respecto al enemigo, y que la nación iraní considera a Estados Unidos como su enemigo.
En los últimos cuarenta años y desde el comienzo de la victoria de la revolución, el pueblo iraní ha resistido ante todas las conspiraciones. Durante todos estos años, Irán siempre ha sido magnífico e influyente, y esto es una realidad. Pero las palabras del presidente persa dirigidas a EEUU tuvieron otro mensaje también. Rohani dijo: no pretendemos pelear con nadie, pero los enemigos deben comprender muy bien que la paz con Irán es la madre de todas las paces y la guerra con Irán es la madre de todas las guerras y que ante la amenaza, amenazamos.
No estamos acostumbrados a la agresión y la defensa, y estamos en busca de la disuasión, y por esta razón, nuestra capacidad es disuasoria.
En respuesta al anuncio de Washington de que no permitirá que Irán exporte ni una gota de crudo, el presidente persa afirmó Estados Unidos no debe usar el lenguaje de la amenaza contra Irán ni tampoco “jugar con la cola del león” pues conlleva un eterno arrepentimiento.
Según Rohani, EEUU no es capaz de hacerlo y no puede movilizar al pueblo iraní contra los intereses del país persa pues esta nación entiende sus intereses y se sacrifica por estos. EEUU no puede dirigir a la nación iraní contra la seguridad y los intereses del país. El país norteño ha mostrado claramente su enemistad con la nación iraní y cuando dice “no permitiremos la exportación del petróleo iraní” eso significa no permitir la entrada de medicamentos y artículos básicos y eso significa un fuerte asedio contra el pueblo y dificultar su vida y luego alegan apoyar a la nación persa. ¿Quién les creerá?
 
 
En un comunicado, el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de división Mohamad Husein Baqeri, ha resaltado que las erróneas ilusiones del presidente de Estados Unidos contra las asombrosas capacidades de la nación y las fuerzas armadas de Irán nunca se materializarán.
El general de división Mohamad Husein Baqeri, enfatizó que Irán nunca ha iniciado una guerra y agregó: La República Islámica siempre ha sido abanderada de la paz y estabilidad en la región y como potencia dominante en el Golfo Pérsico y el Estrecho de Ormuz, siempre garantiza la seguridad del transporte marítimo en esta vía fluvial vital y la economía mundial y tiene el poder de adoptar cualquier medida en esta área.
 
 
En la semana que pasó, el tema del acuerdo nuclear y la decisión de Europa todavía fueron considerados por los círculos políticos y políticos.
El canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif,  afirmó que Teherán no estará pendiente de las medidas de las contrapartes para salvar el pacto nuclear.
Se puede analizar estas palabras del canciller persa en el marco de las declaraciones del ayatolá Jamenei, pronunciadas en su reunión con los funcionarios del Ministerio de Exteriores y los embajadores de Irán. En esta cita, el Líder persa afirmó que  "Las negociaciones con los europeos no deberían cesar; sin embargo, no se debe esperar el paquete europeo, sino que se debe perseguir los proyectos necesarios dentro del país”.
Irán le ha dado una oportunidad a Europa para probar la posibilidad de mantener el acuerdo nuclear. La Unión Europea ha dado pasos y ha tomado algunas decisiones para proteger los intereses de Irán, pero eso no es suficiente.
En esta misma línea, el jefe de la Diplomacia persa, en una entrevista concedida la semana pasada, a la cadena de noticias Euronews  recomendó a los países europeos impedir que la Casa Blanca decida por ellos.
A este respecto, Zarif recomendó a los europeos que no se dejen arrastrar por un nuevo orden mundial en el que un grupo de poder tome la decisión final y todos los demás tengan que seguirlo.
Del mismo modo, el político denunció las presiones por parte del Gobierno presidido por Donald Trump y la “atmósfera psicológica” que han creado las autoridades estadounidenses así como obligar a las empresas europeas a abandonar el territorio persa, con el fin de vulnerar la economía de Irán.

 

Tags

Aug 31, 2018 08:04 UTC
Comentarios