ParsToday-En esta edición estudiamos el comportamiento de las fuerzas protectoras de la paz de las Naciones Unidas, conocidas como cascos azules.

El año pasado, se informó de múltiples casos de los escándalos sexuales, cometidos por las fuerzas internacionales cascos azules en la República de África Central. Asimismo, recibimos informes de que, en este país, las fuerzas francesas se involucraron en escándalos morales durante los años 2013 y 2014 y las víctimas eran todos adolescentes de entre 9 y 13 años de edad. Sin embargo, las recientes confesiones de un casco azul en relación con los abusos sexuales contra los niños y adolescentes han provocado la furia de la mayoría de personas en el mundo.

"Quizás, 20 personas, o unas 25. No las conté". Esta es la respuesta que dio Didier Bourguet e a esta pregunta: "¿De cuántos niños abusaste cuando trabajaste el año 2004 como funcionario de la ONU en la República Democrática del Congo?

 

La revista Sunday Times, en un informe sobre abusos sexuales cometidos por los funcionarios de la ONU contra mujeres y niños en África, ha escrito que "cuando la policía del Congo detuvo a Bourguet y las autoridades francesas lo encarcelaron durante nueve años en el año 2008, la Organización de las Naciones Unidas prometió ayudar a sus víctimas. Pero, nunca cumplió con su promesa".

 

Bourguet, cuando estuvo de misión en ciudad de Guma de la República del Congo trabajaba como responsable del respaldo a las fuerzas protectoras de la paz y, por esta labor, recibía 7 mil dólares al mes como salario. Aunque Bourguet dice que los niños aceptaban mantener relaciones sexuales con él, admite que quizás esos niños tenían miedo de decirle que no.

 

Según explica la página de la ONU, los cascos azules es un personal militar de las Naciones Unidas, conformado por hombres y mujeres de ejércitos nacionales de todo el mundo, encargados de crear y mantener la paz en áreas de conflictos, monitorear y observar los procesos pacíficos y de brindar asistencia a ex combatientes en la implementación de tratados con fines pacíficos. Estas fuerzas son enviadas a las zonas en conflicto por petición de las partes a la ONU. La orden para comenzar con una misión de los cascos azules la dan desde el Consejo de Seguridad de la ONU, a petición del secretario general de las Naciones Unidas.

 

Las fuerzas protectoras de la paz tienen que mantener su imparcialidad en los conflictos y, en realidad, son enviados con el objetivo de preservar el establecimiento de la paz y, si ellos violan su imparcialidad y apoyan a un grupo especial, no solo existe la posibilidad del rebrote del conflicto, sino que es posible que los países duden en los objetivos verdaderos de la ONU. 

 

Dados los objetivos pacíficos que siguen las fuerzas protectoras de la paz de la ONU, estas solo deben usar las vías pacíficas y solo como último recurso tienen permiso para usar la fuerza. La principal arma de dichas fuerzas es su presencia en la región; en realidad, ellos solamente pueden usar armas ligeras en caso de defenderse.

 

Después de la revelación del escándalo de Bourguet y la falta de cumplimiento de la ONU a su promesa de ayudar a las víctimas, dicha organización afirmó que no ha podido encontrar a las víctimas de los casos. Mientras tanto, el corresponsal del Canal 4 de Inglaterra que, 14 años después de dichos sucesos, viajó hace poco al Congo y dijo que su equipo solamente en una tarde pudo encontrar a cuatro mujeres que fueron víctimas del abuso sexual de Bourguet cuando eran niñas.

 

Conforme a la investigación especial, Bourguet ha sido una parte de la cultura gobernante entre los funcionarios de la ONU que tenían la costumbre de establecer relaciones sexuales con las mujeres de los países anfitriones y, actualmente, transcurrida más de una década de dichos sucesos, esta cultura sigue aún vigente.

En los recientes años, han salido miles de denuncias sobre el abuso sexual cometido por civiles, pero el número es mayor cuando los autores de estos crímenes son militares. Se han publicado también diferentes informes sobre el abuso sexual de los cascos azules. En base al informe del medio británico, una tercera parte del abuso sexual ha tenido como víctimas a chicas menores de la edad legal que no tenían posibilidades de defenderse. Aún, en muchos casos no está claro si estas relaciones se realizaron por acuerdo mutuo o a la fuerza.

 

Un informe de la ONU indica que el año pasado se ha entrevistado a 231 personas que han dicho haber tenido relaciones sexuales con los cascos azules de la ONU. Este informe también señala que, para las mujeres rurales, temas como el hambre, la carencia de vivienda, la falta de acceso para mantener a sus niños, a medicamentos y productos de la casa, han sido las más importantes motivaciones para aceptar ese tipo de relaciones. Para las mujeres de las ciudades, el no tener celular, laptop, perfumes y dinero, han sido el motivo de sus relaciones sexuales ilegales con dichas fuerzas. Mientras tanto, conforme a las cifras de la ONU, hasta el momento, solamente 53 cascos azules han sido encarcelados por perpetrar crímenes sexuales.

 

Las confesiones conmovedoras de las fuerzas protectoras de paz sobre los escándalos sexuales en los países donde tenían misiones militares han provocado serias preocupaciones. En realidad, los múltiples informes sobre los escándalos sexuales contra las mujeres y niños ponen en relieve la violación de los principios primarios de los derechos humanos por parte de los protectores de los derechos humanos y representantes de la ONU. El abuso sexual a cambio de abastecer a la víctima con productos alimenticios y básicos para la vida en las condiciones de guerra, representa la imagen más horrible de estos informes amargos. El caso de los escándalos sexuales y el aprovechamiento de las autoridades de la ONU tienen que estudiarse con mayor rapidez, sin embargo, lamentablemente la tendencia de las autoridades de los países donde llegan los cascos azules de desconocer la culpabilidad de los militares que trabajan en las misiones humanitarias de la ONU, ha provocado que el dossier de estos crímenes contra mujeres y niñas, se cierre de forma legal y jurídica.

 

Uno de los fenómenos de la violación de los derechos humanos en el mundo moderno de hoy es el abuso sexual, especialmente, el abuso grupal contra mujeres niñas, jóvenes o adultas. Lamentablemente, entre los autores de estos actos nefastos se observan todo tipo de personas. Tanto políticos como educadores,0 deportistas y sacerdotes de iglesias figuran en la lista de quienes perpetran crímenes sexuales. Los periodistas del canal británico Channel 4 realizaron una investigación especial, que abrió muchos lados oscuros de las misiones de paz de las Naciones Unidas. De acuerdo con la pesquisa, Se supo que más de 1700 efectivos de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas fueron acusados ​​de acoso y delitos sexuales cometidos por ellos en los países donde realizaron misiones. Tales estadísticas corresponden a los últimos veinte años. Lo sorprendente es que solamente 3 uniformados de la ONU han sido encarcelados por acusaciones sexuales. Las acusaciones contra las fuerzas de las Naciones Unidas por abusos y acosos sexuales surgen desde Camboya hasta Bosnia, La República Democrática del Congo y Haití. Las autoridades de la ONU, reiteradas veces, han insistido en que enfrentarán seriamente estos hechos, pero aún no ha realizado ninguna medida en la práctica. Las autoridades de aquellos países en los que han ocurrido dichos sucesos horribles tienen que castigar a las fuerzas pacifistas de la ONU acusadas de perpetrar crímenes sexuales, pero los responsables de dichos países no tienen una seria voluntad para juzgar y castigarlas. Mientras tanto, los abusos de los cascos azules no se limitan a las mujeres de los países de su misión. Las mujeres pacifistas también se enfrentan con el abuso sexual de sus compañeros. Una casco azul ha dicho que si publican informes al respecto, perderán su trabajo. El caso conmovedor y doloroso respecto a los crímenes sexuales de los pacifistas de la ONU contra mujeres incluso niñas sale a luz mientras que las fuerzas de paz deben ser protectores y defensores de la gente inocente en regiones tensas y caóticas. No obstante, algunas fuerzas pacifistas se han convertido en unas amenazas contra las mujeres inocentes y sin refugio. El periódico Sunday Times ha aludido a unos casos no publicados de abuso sexual de los funcionarios de la ONU contra las mujeres en África. Citando al tío de una de las chicas que se enfrentó con el abuso sexual de un grupo de las fuerzas pacifistas de la ONU en Mauritania, ha dicho: "Pensaba que los cascos azules están aquí para proteger al pueblo y no que ellos perpetren crímenes contra nosotros. Esta situación no es normal", cuestionó.

 

Aug 23, 2018 07:52 UTC
Comentarios