ParsToday-En el nombre de Dios. La misericordia de Dios llene sus espíritus y la del profeta Mohamad (saludos sean para él y sus descendientes). Estimados amigos les invitamos a que nos acompañen para que podamos aprovechar la luz del Corán, un libro divino, guía eterna, que junto a las palabras del gran profeta del Islam, nos ayuda a seguir por el mejor camino.

Comenzamos el programa escuchando la aleya 102 de la sura de Los puestos en fila:

فَلَمَّا بَلَغَ مَعَهُ السَّعْيَ قَالَ يَا بُنَيَّ إِنِّي أَرَى فِي الْمَنَامِ أَنِّي أَذْبَحُكَ فَانْظُرْ مَاذَا تَرَى قَالَ يَا أَبَتِ افْعَلْ مَا تُؤْمَرُ سَتَجِدُنِي إِنْ شَاءَ اللَّهُ مِنَ الصَّابِرِينَ

Y, cuando tuvo bastante edad como para ir con su padre, dijo: ¡Hijito! He soñado que te inmolaba. ¡Mira, pues, qué te parece! Dijo: ¡Padre! ¡Haz lo que se te ordena! Encontrarás, si Alá quiere, que soy de los pacientes.(102:37)

En el programa anterior dijimos que el profeta Abraham solicitó a Alá que le de unos hijos capaces y sanos. Esta aleya dice: Dios le otorgó un hijo llamado Ismael. Y se trasladaron todos junto con su madre Hajar a una tierra remota y oscura del desierto de La Meca, cuando su hijo llegó a la mayoría de edad, a la adolescente, entonces Abraham recibió el Mandamiento Divino a través de un sueño para sacrificar a su hijo en el camino de Dios. Este fue de hecho un juicio muy duro. El mismo sueño se repitió dos veces más, el cual era un énfasis en la necesidad de esa acción, así como su urgencia, por lo que no quedó ninguna duda para él de que era un mandamiento decisivo de Alá.

Abraham, que siempre había tenido éxito en las duras pruebas de Alá, esta vez nuevamente debe obedecer el mandato de Alá, es decir, sacrificar a su virtuoso y apuesto hijo adolescente con sus propias manos. Pero, antes que nada, debería preparar a su hijo para esta acción. Naturalmente, esto requirió, además del consentimiento del padre, el consentimiento y la aceptación del adolescente. Por lo tanto, Abraham le dijo a Ismael: "Me han dado esa orden, ¿estás listo para aceptar esta dura orden?"

El hijo obediente respondió afirmativamente, diciendo: Oh, Padre, haz lo que te haya ordenado nuestro Creador. Aun que esta medida es muy difícil, pero tenemos que tener paciencia en el camino de la ejecución de las órdenes del Creador del universo y solamente esperar para ver lo que Él ha considerado para todos nosotros.

De esta aleya aprendemos que:

1.- Los sueños de los profetas es una revelación divina para ellos.

2. El apego al hijo no debe impedir la realización de las Órdenes Divinas o cometer pecados y desobediencia a Dios.

3. Cumplir con el deber requiere paciencia y estabilidad. Uno nunca debe desobedecer el mandamiento de Dios. 

Ahora escucharán las aleyas 103, 104 y 105 de la sura de Los puestos en fila:

فَلَمَّا أَسْلَمَا وَتَلَّهُ لِلْجَبِينِ

Cuando ya se habían sometido los dos y le había puesto contra el suelo…(103:37) 

 

وَنَادَيْنَاهُ أَنْ يَا إِبْرَاهِيمُ

Y le llamamos: ¡Abraham!(104:37)

قَدْ صَدَّقْتَ الرُّؤْيَا إِنَّا كَذَلِكَ نَجْزِي الْمُحْسِنِينَ

Has realizado el sueño. Así retribuimos a quienes hacen el bien.(105:37)

Después de que Ismael anunció su disposición para ejecutar la orden divina que demostraba la rendición del padre y su hijo ante el Creador del mundo, Abraham colocó a su hijo en el suelo para sacrificarlo y propició el terreno para realizar la orden divina. En aquel momento, se escuchó una voz que decía: ¡Oh Abraham! Nosotros no queríamos que Tú sacrifiques a tu hijo, sino que, queríamos ver hasta dónde puede llegar tu fidelidad a Dios, que puedes hasta sacrificar a tu propio hijo, has salido victorioso de este examen muy difícil. Tú hiciste lo que nosotros te ordenamos en el sueño y mostraste tu fe.

Fundamentalmente, en la cultura religiosa, el valor de cualquier medida depende de su intención; que la intención del creyente para realizar una bondad, es mucho más valiosa que su misma medida.

De estas aleyas aprendemos que:

1.- Rendirse ante Alá y Sus órdenes, es una de las características de los profetas y enviados divinos. Fundamentalmente, aquella medida se acepta por Alá que sea junto con la rendición ante Él y Su satisfacción.

2.- Algunas veces, las órdenes divinas son para probar a las personas.

3.- No existe ninguna limitación para alcanzar los más altos grados espirituales. Algunas veces un adolescente como Ismael puede recorrer rápidamente las etapas de la perfección y a este respecto, es capaz de dar pasos similares que los grandes profetas divinos como su padre Abraham

4.- La bondad no se limita solamente a los aspectos financieros. Dejar la vida en el camino de Dios, es un tipo de bondad.

 

 

Aug 27, 2018 07:26 UTC
Comentarios