Pars Today- Saludos cordiales a todos ustedes queridos oyentes del programa semanal, “Frutas y flores de Irán”. Dedicamos la primera parte del programa de hoy a la presentación del árbol del mango, que se cultiva principalmente en Malasia y La India.

Sin embargo, hoy en día, además de La India y Java, se cultiva en otras partes de Asia y en muchos otros lugares. El árbol de mango se planta también en las regiones del sur de Irán.

 

El mango es una fruta deliciosa y dulce que cuando está maduro es de color amarillo anaranjado. Su piel se corta fácilmente con un cuchillo y deja ver una pulpa comestible que se parece al melón. Hay diferentes tipos de mangos y cada uno tiene diferente apariencia.

 

Desde el aspecto de la composición química, la corteza del árbol de mango contiene de 15 a 18 por ciento de tanino. La hoja del árbol de mango posee una materia coloreada que, bajo cambios químicos, produce una sustancia de color amarillo llamada piuria que se utiliza en la pintura. La hoja, la fruta y la corteza del árbol de mango tienen propiedades terapéuticas. El mango se utiliza también en encurtidos que se consumen con diversos platos y son muy aperitivos y útiles para eliminar los cálculos renales.

 

El mango verde, es decir cuando no está maduro, tiene un sabor agrio y desagradable, pero purifica la sangre. Mientras que el mango maduro es delicioso, aperitivo y astringentes. Su consumo ayuda a tener una piel suave y también se usa para tratamientos de la diarrea.

 

La hoja del árbol de mango tiene un efecto astringente. Es efectivo además en el tratamiento de los problemas digestivos, a causa de bilis, asociadas con complicaciones, como amargor de la boca y estreñimiento.

 

La hoja del árbol de mango, asimismo, en forma de polvo, se puede usar como henna y es útil para fortalecer el crecimiento del pelo, además que lo ennegrece.

 

Las semillas de mango tienen un efecto antiespumante y el aceite de esta semilla alivia el dolor de estómago. La corteza del árbol de mango también tiene un efecto anticoagulante y alivia los vómitos y corta la diarrea.

 

Estimados oyentes, dedicamos la segunda parte del programa de hoy a la presentación del azufaifo, cuya fruta se llama jujube.

 

Esta planta semi silvestre se cultiva en las regiones del norte de Irán, entre Gorgan y Guilan (noreste), Jorasan y las zonas del sureste y del sur de Irán, como Beluchistán y Sistan, Bandar Abbas y Kerman.

 

El azufaifo crece en una vasta área desde Irán hasta Japón y tiene diferentes tipos. En términos de apariencia, el árbol de azufaifo tiene ramas de púas y una altura de 2 a 8 metros, sin embargo, hay especies sin espinas. Sus hojas son elípticas, dentadas y pequeñas, sin vellosidades y transparentes, alternando en ambos lados de las ramas. Sus flores son amarillas y agrupadas.

 

El jujube es una fruta pequeña, redonda y dulce del tamaño de una aceituna y también tiene en el centro un pequeño hueso.

 

Desde el aspecto de la composición química, el jujube contiene una gran cantidad de agua, materiales azucarados, sustancias proteicas, sales orgánicas y vitaminas, en particular la C.

 

Desde el aspecto de las propiedades curativas, el jujube se utiliza tanto de forma fresca como seca. El jujube fresco o verde se consume como cualquier otra fruta y tiene un efecto laxante. Su consumo no provoca ningún problema al sistema digestivo, por lo que es muy útil para las personas con sensibilidad estomacal.

 

Además, el jujube se usa de forma seca o deshidratada para fines médicos. El jujube seco hervido en agua o leche tiene efecto laxante y previene la tos.

 

En caso de hervir jujube junto con higos y pasas se obtiene un medicamento eficaz para tratar enfermedades del pecho según la medicina tradicional. El jujube también es útil para pacientes con fiebre y, además, son conocidos sus efectos de purificador de la sangre.

La madera del azufaifo contiene una gran cantidad de tanino y tiene un efecto astringente y, debido a su bello color y su solidez, se usa en artesanías iraníes

 

Tags

Sep 06, 2018 08:05 UTC
Comentarios