Pars Today- La victoria de la Revolución Islámica en 1979 fue un evento importante que no solo resultó en el derrocamiento de un régimen monárquico en Irán, sino también cortó las manos de muchos ambiciosos, especialmente de Estados Unidos, que las tenían puestas sobre las reservas de Irán.

A partir de ese día, empezó la hostilidad estadounidense contra el país persa, de modo que el gobierno de Estados Unidos inició sus esfuerzos para derrocar el gobierno islámico de Irán. La guerra, el asesinato y el apoyo financiero y militar a los grupúsculos terroristas, entre ellos el llamado Muyahedin Jalq (MKO, por sus siglas en inglés), conocido como los hipócritas, así como diversas sanciones económicas y militares, son algunas de las medidas de EEUU y sus seguidores contra Irán. EEUU ha impuesto muchas dificultades a los iraníes con el propósito de quebrar su voluntad y poner al pueblo persa de rodillas, pero ninguno de los malévolos planes de Washington y sus cómplices ha perjudicado el movimiento revolucionario del pueblo iraní, al contrario, esas conspiraciones han fortalecido la voluntad de los iraníes para persistir en su camino elegido.                                                                                                                           

 

Una de las máscaras que han utilizado varios presidentes estadounidenses para engañar a la opinión pública ha sido su reclamo para sostener con las autoridades iraníes un diálogo. Los norteamericanos afirman que están a favor del diálogo y que los problemas se pueden resolver por esa vía y, en este sentido, uno de los problemas que achacan a la República Islámica de Irán es su falta de disposición a hablar con ellos. La gente de Irán, cuya civilización y cultura es profunda y antigua, desde el comienzo de la historia ha buscado una relación amistosa con todos los países independientes.

El undécimo gobierno de la República Islámica de Irán, encabezado por Hasan Rohani, a petición de los estadounidenses, formó un equipo negociador para sostener conversaciones con Estados Unidos y cinco países europeos sobre la cuestión nuclear del país persa. Después de muchas reuniones entre Irán y seis potencias mundiales, se adoptaron las decisiones finales en el marco de un acuerdo titulado Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés). Irán mostró de la mejor manera su compromiso con las decisiones adoptadas, y las entidades observadoras a nivel internacional, como la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), a pesar de sus restricciones, no pudieron ocultar que Irán está siguiendo a rajatabla su compromiso conforme el acuerdo y hasta ahora la AIEA ha anunciado 12 veces que la República Islámica de Irán ha cumplido con el pacto nuclear.

 

A cambio del compromiso de Irán con las conversaciones nucleares, se suponía que Estados Unidos iba a poner fin a todas las sanciones antiraníes y eliminaría las presiones contra la nación persa, pero debido a su naturaleza arrogante se sacó la máscara del diálogo, y el actual presidente de EEUU, Donald Trump, ignoró todos los acuerdos nucleares y de repente sacó a su país del pacto.

 

Los estadounidenses que siempre han patrocinado al régimen criminal de Israel han demostrado que el lema del diálogo de Washington es solo un eslogan engañoso y es como una bella serpiente que lanza su veneno a todo el mundo. Estados Unidos mostró una vez más al pueblo de Irán y de todo el mundo que no es un país confiable.

 

El Líder de la Revolución islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, se ha referido en repetidas ocasiones a la postura ambigua de Estados Unidos. El Líder considera que la actitud de Washington no se limita a Irán, sino que tal comportamiento se ha visto incluso con sus títeres, como el shah de Irán y el dictador egipcio Hosni Mubarak.

 

El Líder de la Revolución Islámica, en discursos anteriores, ha hablado sobre la profunda enemistad de Estados Unidos hacia la República Islámica de Irán, al respecto, ha afirmado: "En las conversaciones de los últimos años y después del acuerdo nuclear, quedó claro que las cuestiones como el caso nuclear y de los misiles no son el principal problema, sino que la profunda oposición y hostilidad de Estados Unidos tiene su raíz en el principio del Sistema islámico y la nación de Irán … quieren sacar el componente del poder y la autoridad del Sistema islámico", ha advertido el ayatolá Jamenei.

 

Hoy, la deshonestidad de los estadounidenses y las declaraciones de Trump han hecho que la profunda hostilidad de EEUU respecto a Irán se revele más que antes. Mientras que Irán quiere preservar sus logros científicos en el campo nuclear con compromiso y mediante el diálogo, la gran animosidad de Estados Unidos contra los iraníes continúa.

 

Esta experiencia es muy valiosa para el gobierno y la nación de Irán, ya que ha hecho que las nuevas generaciones de iraníes se den cuenta de la hostilidad y la malicia de Estados Unidos hacia el país persa. Con la actitud deshonesta de EEUU respecto al acuerdo nuclear se ha elevado la posición de Irán entre las naciones del mundo mientras que ha aumentado la desconfianza e incluso el odio del mundo hacia el gobierno estadounidense.

El miércoles 29 de agosto, en una reunión con los miembros del gabinete, el ayatolá Jamenei descartó enfáticamente cualquier negociación con los estadounidenses, afirmando que: “El resultado de las negociaciones con funcionarios estadounidenses anteriores que al menos guardaban las apariencias fue el mismo que ahora. No habrá ningún diálogo con las autoridades sinvergüenzas de la actual Administración de EE.UU., que están en guerra abierta contra los iraníes”.

 

En esta misma línea, el ayatolá Jamenei aseguró que Washington “quiere hacer creer que puede llevar a cualquiera, incluso a la República islámica, a la mesa de negociaciones. Pero como ya dije (...) no habrá ninguna negociación”, recalcó.

 

Dado que Irán juega un papel central en los avatares en la región asiática, especialmente en Asia Central, el dialogo con Irán siempre ha sido una de las necesidades de EEUU. Los gobernantes estadounidenses siempre se han esforzado por negociar con Irán. Barack Obama, el anterior presidente de Estados Unidos, incluso escribió al ayatolá Jamenei, instándole a negociar. De hecho, al recurrirse a este truco, querían mostrar al mundo de que Irán necesitaba dialogar con Estados Unidos y, de alguna manera, llevar a Irán a la mesa de dialogo. Sin embargo, con las conversaciones lógicas y creíbles de los iraníes en las sesiones del G5+1, EEUU demostró que no respeta sus compromisos y que viola incluso su firma.

 

Ahora, Estados Unidos recurre a presiones económicas y sanciones para demostrar que la Revolución Islámica de Irán no puede resolver sus problemas económicos. Desde hace unos años, el ayatolá Jamenei está enfatizando la necesidad de desarrollar la producción nacional y la economía de resistencia para contrarrestar las sanciones económicas del enemigo. El Líder cree que, con la adopción de medidas económicas importantes, podemos lograr la prosperidad económica confiando en las fuerzas nacionales.

 

En su reciente reunión con los miembros del gabinete, el ayatolá Jamenei hizo hincapié en la importancia de la unidad entre los responsables para resolver los problemas económicos del país. Al respecto, indicó: “Un equipo activo puede resolver todos problemas económicos”.

 

El ayatolá Jamenei también destacó que el enemigo se ha enfocado en el tema de la economía del país debido a algunas debilidades y vacíos en este ámbito, Sobre este punto, reiteró: “En el sector económico, se debe hacer un trabajo fuerte para llenar todos los vacíos. Esto es posible y factible, no tenemos callejón sin salida en la gestión de la economía del país”, enfatizó.

 

Agregó que “la calidad y la cantidad del desempeño de los funcionarios económicos del país deben ser de modo que no haya diferencia entre el día y la noche y el eje de sus acciones debe ser las políticas de la economía de resistencia, cuya base es la producción nacional”.

 

La economía de resistencia es una economía productiva que emana desde adentro. Si resulta esta estrategia económica, se verán muchos resultados beneficiosos. El empleo juvenil, la mejora de la calidad de la producción nacional, la activación del sector exportador, etc. figuran entre los logros de la economía de resistencia. La cuestión de la producción nacional y la resolución de sus problemas constituyen uno de los temas importantes que deben ser abordados por los altos funcionarios del país. De acuerdo con el Líder, los problemas de la producción tienen soluciones y, de hecho, los economistas ya han presentado soluciones al respecto que, en caso de ponerlas en práctica, se mejorará la situación de vida de la gente.

 

Conforme al Líder de la Revolución Islámica, “las políticas de la economía de resistencia sirven para incrementar nuestro poder frente al enemigo, mientras desarrollamos nuestras capacidades para seguir adelante. Por lo tanto, la economía de la resistencia, con un enfoque en la producción nacional, tiene aspectos ofensivos y defensivos”, concluyó el ayatolá Jamenei.

 

Sep 04, 2018 07:48 UTC
Comentarios