ParsToday-La Fuerza de la Resistencia Popular de Irán (Basich) es una entidad compuesta por millones de iraníes revolucionarios y honestos, fundada en el año 1980 por orden del difunto Imam Jomeini (que descanse en paz).

 Las fuerzas voluntarias de esta organización popular desempeñaron un papel decisivo durante los ocho años de la defensa sagrada del pueblo iraní ante el ataque del ejército de Saddam y, posteriormente, en varios campos, apoyan al desarrollo y el avance del país. En este sentido, el pasado mes, cientos miles miembros de Basich, brindaron muchos servicios en áreas desfavorecidas del país para mejorar su situación de salud, cultura y educación. Al final de su misión, el 4 de octubre, celebraron conferencias en diferentes ciudades de Irán, y el Líder de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, ofreció un discurso en un gran evento de los basijíes celebrado en Teherán.
 
El Líder, en primer lugar, señaló que la agrupación de cientos de miles de miembros de Basich en Teherán se llevó a cabo en condiciones críticas. Por un lado, las propagandas y las presiones económicas estadounidenses frente a los esfuerzos de los jóvenes creyentes y sus victorias sucesivas en diferentes campos, y, por otro lado, los problemas económicos del país, frente a los esfuerzos intelectuales y prácticos de esta élite para resolver estos problemas.
 
El Líder, en la primera parte de sus declaraciones, se refirió a tres temas importantes —la grandeza de Irán, el poderío de la República Islámica y la invencibilidad del pueblo iraní—.  En este sentido, el ayatolá Jamenei afirmó: “Estas son realidades, las cuales el enemigo desea que la nación iraní no conozca o las descuide o haga suposiciones falsas sobre la condición del país y sus capacidades”.
 
El ayatolá Jamenei dijo que la grandeza de Irán es un hecho histórico. Al respecto, indicó: “Aparte de los 200 años anteriores a la victoria de la Revolución Islámica (a saber, desde la era de Cayar hasta el final de la era de Pahlavi), nuestro querido Irán ha sido precursor entre todas las naciones musulmanes en el campo de la ciencia, la filosofía, la política y el arte. Es una clara realidad y cualquier persona justa la confirma”, dijo el Líder.
 
El Líder de la Revolución Islámica también afirmó que la salvación de Irán de la dominación tiránica de EEUU y el Reino Unido es suficiente para demostrar el poderío de la Revolución Islámica. Sobre este punto, agregó: “Los complots de los últimos 40 años y el aumento de la credibilidad de Irán en la región y el mundo son otra manifestación del poder de la República Islámica”.
 
Después del establecimiento de la República Islámica de Irán, se realizaron numerosos complots internos y externos para derrocar a la República Islámica, pero el apoyo popular y el poderío de la República Islámica impidieron el logro de este objetivo. Quizás lo más importante para acabar con este sistema popular fue la imposición de una guerra de ocho años contra Irán a través de Saddam, el implacable dictador de Irak, un plan que terminó en fracaso debido a la valentía de los combatientes y la resistencia del pueblo iraní.
 
En este sentido, el ayatolá Jamenei afirmó: “Antes del establecimiento de la República Islámica, durante la era de Pahlavi y Cayar, en cualquier guerra que se desencadenó, los enemigos dividieron una parte del territorio del país o mantuvieron una presencia militar en el país, humillando de este modo a la nación. Pero en los ocho años de la guerra impuesta (década de 1980), la República Islámica alcanzó hacer fracasar al vasto frente de enemigos por primera vez en los últimos siglos, expulsando a los agresores y preservando la integridad territorial del país. Eso significa poderío”, remarcó el ayatolá Jamenei.
 
Asimismo se refirió a la invencibilidad de la nación iraní, lo cual consideró una bendición ofrecida por el Islam. “Esta invencibilidad se puede ver en el triunfo de esta gran nación en la Revolución Islámica y la Defensa Sagrada, así como la resistencia contra todos los complots de los últimos 40 años, porque la nación nunca ha sentido la debilidad y la fatiga y nunca se ha echado atrás ante las tramas del enemigo y varias acciones”, abundó el Líder.
 
A pesar de la fortaleza del sistema y del pueblo de Irán, el Líder de la Revolución advirtió de que no debemos sentirnos orgullosos de estos éxitos y así explicó al respecto: “Estar orgulloso con la victoria, la falta de un plan, la falta de iniciativa para continuar con las victorias terminará sin duda en nuestro retraso ante enemigo y causará la victoria del enemigo. Hay que continuar con los esfuerzos, la lucha, la iniciativa y el uso de las facilidades”, dijo.
 
Para aclarar aún más este asunto, el ayatolá Jamenei afirmó: “Estamos a mitad de camino, al inicio del camino, y debemos llegar al punto que espera la Revolución Islámica. Se requiere tanto del esfuerzo como de la valentía y la prudencia, pero lo importante, que los jóvenes tienen que prestar atención es que ustedes son la punta de este gran movimiento nacional. Son la locomotora de este tren”, dijo dirigiéndose a la masiva audiencia de jóvenes basijíes.
 
El ayatolá Jamenei, en este discurso y en muchas otras conferencias, ha demostrado su atención, su confianza y su esperanza en los jóvenes, como los forjadores del futuro del país. Según el Guía iraní, en este discurso, “durante los últimos 40 años (después de la victoria de la revolución) hemos dejado atrás muchas luchas y, en todas estas luchas, los jóvenes han estado en la primera línea, han abierto el camino. Han sido la punta de la lucha”.
 
Luego, citó varios ejemplos del papel de la juventud en los éxitos del país, tales como: la lucha contra el régimen de Pahlavi en la época antes de Revolución islámica y las actividades que terminaron en su victoria; el combate a los separatistas y los terroristas en los primeros años de la revolución; participación en la construcción y el desarrollo del país, la lucha contra los agresores en los ocho años de la defensa sagrada y la reconstrucción del país, los esfuerzos para promover la ciencia y la tecnología del país, la lucha contra el terrorismo takfirí y también en la lucha científica y práctica para solucionar los problemas económicos.
 
El Líder de la Revolución Islámica dijo que la existencia de decenas de miles de jóvenes en grupos diligentes activos en todo el país y sus servicios incesantes, especialmente para los pobres, anuncia un futuro mejor para Irán.
 
El Líder, de igual modo, consideró a los jóvenes dueños del país y protagonistas de la solución  de los problemas. Al respecto, declaró: “Hoy en día, gracias a Dios, nuestros jóvenes se sienten responsables respecto a los problemas que enfrenta el país, tienen ánimo e ideas”.
 
El ayatolá Jamenei dedicó la segunda parte de sus palabras a las vías para contrarrestar los obstáculos al progreso de la República Islámica de Irán. Al principio, resaltó: “El camino hacia el progreso del país está abierto, pero en este camino hay obstáculos y altibajos que debemos superar. Hay algunas condiciones para recorrer el camino del progreso y eliminar los obstáculos en este curso y, un primer paso es 'comprender y sentir la existencia y la presencia del enemigo', porque mientras uno no sienta "la presencia del enemigo no construye un refugio para sí mismo  ni se equipará con las armas necesarias”, explicó.
 
Según el ayatolá Jamenei, la segunda condición para seguir el camino del progreso es “la confianza en sí mismo y la firme voluntad para resistir”. Agregó: “La gente desanimada, cobarde, descorazonada, perezosa, oportunista y autocrítica, no pueden despeñan ningún papel en este campo, está deprimida, desanimada y desaniman a los demás”.
 
El ayatolá Jamenei se refirió a la aleya 47 de la sura El arrepentimiento (At taueba), que dice: 
 
Si (los infieles) os hubieran acompañado a la guerra, no habrían hecho más que aumentar la confusión y habrían sembrado la desconfianza entre vosotros, buscando soliviantaros.
 
El Líder de la Revolución Islámica subrayó: “Por supuesto, los jóvenes del país, durante todas las luchas que ya mencioné, nunca se han visto afectados por esta plaga, y siempre han estado seguros de sí mismos y valientes, sin dudas, miedo ni cobardía”. 

 

Oct 09, 2018 07:48 UTC
Comentarios