ParsToday-En la edición anterior de este programa les dimos a conocer parte del discurso del Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, en una reunión con los jóvenes de las fuerzas populares de Basich.

En su discurso, el Líder hizo hincapié en la grandeza y la firmeza de la República Islámica de Irán y en la invencibilidad del pueblo iraní, y elogió el papel de los jóvenes en los diferentes ámbitos de la Republica Islámica. Asimismo, se refirió a los obstáculos que los enemigos del país crean en el camino de su progreso e insistió en la necesidad de enfrentarlos. De acuerdo con el Líder persa, dos de los pasos necesarios en el camino de la neutralización de estos obstáculos son sentir la presencia del enemigo y gozar de la autoconfianza.

El tercer paso para enfrentar los complots de los enemigos en el camino del progreso y el avance de Irán, según el Líder, es conocer bien los ámbitos de la invasión del enemigo.

“Hay que conocer bien la amenaza del enemigo, sus dimensiones y el ámbito por donde ocurre la invasión… tienen que saber por dónde ataca el enemigo”, afirmó el Líder iraní.

En otra parte de su discurso, el Líder enumeró algunos de los campos por donde busca atacar el enemigo y declaró que el primero de ellos es el Islam y la Revolución Islámica. La fe islámica de la nación persa, le ha hecho resistente ante la invasión del enemigo y esto, justamente, es la base de la Revolución Islámica de Irán.

Por otra parte, el ayatolá Jamenei describió algunas de las formas de la penetración de enemigos extranjeros en Irán antes de la Revolución Islámica y señaló algunas de sus intervenciones en los campos políticos, económicos y culturales y entonces, pero, afirmó que el Islam y la Revolución Islámica les alejaron de Irán.

“Ellos sienten cierto rencor del principio de esta Revolución y el principio del gran movimiento de la nación iraní; por esta razón, buscan trampas contra el país. Ellos temen la existencia de una gran potencia islámica en la región y lo consideran un obstáculo en sus planes de codicia en esta zona. Ellos temen del poder islámico y el poder revolucionario, entonces buscan eliminar los elementos poderosos”, dijo el ayatolá Jamenei.

El Líder de la Revolución Islámica de Irán determinó, asimismo, que algunos elementos del poder de la República Islámica son su estabilidad política, seguridad social, la unidad nacional, la adhesión a los principios de la Revolución, el desarrollo y la profundización de la cultura revolucionaria e islámica, el avance científico y tecnológico, el avance militar, la potencia misilistíca y la presencia de Irán en la región.

De acuerdo con las afirmaciones del Líder, otro ámbito del enfrentamiento de los enemigos a la nación persa se observa en su intento de dar a conocer una imagen falsa de la situación del país y agregó que la buena comprensión del pueblo de las realidades del país, perjudica a los enemigos. El ayatolá Jamenei destacó que la vía por la que los enemigos pretenden llegar a este objetivo son los medios de comunicación y dio a conocer que “ellos a través de la falsificación de la realidad buscan desviar la opinión de la nación iraní; buscan demostrar una falsa imagen de Irán, del propio pueblo y de la situación de la región”.

De igual modo, insistió en que ellos poseen algunas herramientas del poder, como dinero, armamentos, armas nucleares, tecnologías avanzadas y medios de comunicación; sin embargo, en los enfrentamientos mundiales, la prioridad es el poder del software y esto significa: la lógica, el razonamiento y una nueva palabra que defina la vida. “Ellos no tienen nada nuevo para decir; tampoco tienen lógica. En el ámbito del poder del software, EE.UU. es muy débil, es acosador, goza de una lógica débil y su liberal democracia representa un escándalo”, explicó.

El ayatolá Jamenei, dando a conocer otro ejemplo de la imagen verdadera de EE.UU. en el mundo, se refirió a sus fracasos en diferentes partes como en Irak, Siria, El Líbano y Afganistán.

Otro de los complots de los enemigos es su intento para dar a conocer una imagen débil de Irán y del sistema islámico.  Estos intentos han causado que incluso algunas de las autoridades occidentales hayan caído en la trampa. “Recientemente, escuché que el presidente de EE.UU. ha dicho a algunos de los dirigentes europeos que esperen unos dos o tres meses, después verán cómo la República Islámica se rendirá”, recordó el ayatolá Jamenei.

Entonces, el Líder se refirió a los primeros días del florecimiento de la Revolución Islámica y dijo que los occidentales y sus agentes internos, en aquel entonces, hablaban de la derrota del sistema de la República Islámica en unos meses. “Han pasado 40 años de aquel momento y (la Revolución Islámica) de un árbol fino se ha convertido en este árbol fuerte”, añadió al respecto.

El Líder de la Revolución Islámica, concluyó del ingenuo discurso del presidente de Estados Unidos que “el enemigo aún no ha conocido al pueblo de Irán, el enemigo no conoce la Revolución y el espíritu y la fe revolucionaria y este análisis falso le ha llevado a cometer errores durante todos estos años”. Desde luego, el ayatolá Jamenei considera los problemas económicos de Irán como un dilema, pero dice que el principal problema y la mayor desventaja para el país es el desamino en la resolver del problema.   

"El enemigo quiere que la nación iraní piense que está en un punto muerto, no hay otra solución que buscar refugio en Estados Unidos y arrodillarse y rendirse ante Estados Unidos. Por supuesto, esto no sucederá, no permitiré que esto suceda en el país con el poder de Dios y acompañado de ustedes”, aseveró.

 

Por otro lado, el Líder elogió la verdadera imagen de Irán como un país poderoso y orgulloso y añadió: “Los políticos expertos, incluso en Estados Unidos, en el Occidente y en países europeos que no tienen buena relación con nosotros, elogian al pueblo de Irán; porque desde hace cuarenta años, esta nación no solo no ha dado marcha atrás ante la presión de los enemigos, sino también ha progresado y se ha convertido en una potencia; esto es admirable”, destacó.

La otra realidad sobre la actualidad del país persa, es su enorme capacidad que el ayatolá Jamenei describió así: “Hay pocos países en el mundo que tienen toda esta capacidad: capacidad geográfica, capacidad climática, capacidad de recursos humanos, capacidad de recursos subterráneos, capacidad de instalaciones en el terreno. Las capacidades del país para seguir progresando son muy importantes”.

Además, el Líder consideró a los jóvenes fieles como una de las capacidades más importantes del país. “Los jóvenes fieles en el país que gozan tanto de capacidad defensiva como de capacidad científica, los que son tan talentos en los asuntos culturales como en los asuntos sociales y en muchos escenarios han demostrado estas capacidades; esta es la verdadera imagen del país”, dijo el ayatolá Jamenei.

El Líder de la Revolución Islámica declaró que el significado de imponer sanciones contra Irán muestra que el gobierno estadounidense ya ve cerradas otras vías de amenazar al país persa. En este sentido, el Líder hizo hincapié en que “las sanciones económicas son más frágiles que la economía nacional. Nuestra economía nacional es capaz de vencer las sanciones y, por la gracia divina y la voluntad de Dios, haremos fracasar estas sanciones, pues, el fracaso de las sanciones es el fracaso de EE.UU.”.

En otra parte de su discurso, el Líder persa afirmó que otra de las caras verdaderas de Irán es el masivo y popular movimiento de Basich, que no teme de las amenazas del enemigo y se ha convertido en un ejemplo para otros países.

Al final de sus palabras, el ayatolá Jamenei advirtió sobre algunos puntos al pueblo y a los presentes en el estadio de Azadi. De acuerdo con el Líder iraní, los medios de comunicación que posee el enemigo, son tan peligrosos como las armas químicas en una guerra, ya que no destruyen los armamentos militares, sino eliminan al pueblo. Los medios de comunicación, a través de cambios en la opinión pública quitan del pueblo el poder de diagnosticar al enemigo y de resistir ante ellos. Otro de  los puntos en el que insistió el Líder fue la necesidad de mantener la unidad nacional y aumentar la cualidad de la responsabilidad entre los ciudadanos.

Al final de su discurso, el Líder narró un recuerdo de los días de la Defensa Sagrada. Dijo que “una multitud de 100 mil personas a finales de la década de 60 (correspondiente a 1986) se congregó aquí y después del discurso se movieron hacia los frentes y consiguieron grandes logros para el país. Ustedes queridos jóvenes, ojalá, en el campo de la ciencia, en el campo de la actividad, en el campo de la movilidad económica, en el campo empresarial, en el campo laboral y el intento personal y colectivo… si Dios quiere, saldrán victoriosos y exitosos”.

 

Tags

Oct 13, 2018 02:41 UTC
Comentarios