Oct 23, 2018 07:49 UTC

Una de las reuniones más atractivas del Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, es su encuentro con cientos de élites jóvenes y talentos científicos del país persa. El interés para participar en esta reunión es bilateral y el deseo del Guía iraní para asistir aumenta el atractivo de esta cita.

Según el ayatolá Jamenei, la reunión con los jóvenes talentos provoca alegría y esperanza. En este sentido, el Líder persa afirmó: “Yo, por supuesto, incluso si no me encuentro con ustedes, me siento alegre pues estoy al tanto de su existencia, de sus esfuerzos, y del  gran movimiento que se ha comenzado en el país para educar talentos, pero, evidentemente, este encuentro con ustedes me da más alegría”.

El Líder de la Revolución Islámica siempre ha enfatizado que los componentes más importantes para medir el grado de independencia y de poder de cada país son las capacidades científicas de ese país. Por lo tanto, después de la victoria de la Revolución Islámica, especialmente, en las últimas dos décadas, Irán ha iniciado una tendencia acelerada hacia el logro de la ciencia y el conocimiento modernos. Mientras tanto, se ha realizado una gran inversión en tecnología estratégica, como células madre, nuevas energías, biotecnología, tecnología microelectrónica, aeroespacial, nanotecnología, medicina iraní, hierbas, etc., lo cual, en última instancia, ha conducido al auge de Irán, de modo que, hoy estas ciencias  en muchos campos estratégicos han encumbrado el nombre de Irán junto con los principales países del mundo.

 

El ayatolá Jamenei recordó en esta reunión que el uso adecuado del conocimiento y las habilidades de las elites promoverá el desarrollo de la ciencia en el país, de modo que se puede lograr una posición de dignidad y el poderío  y reducir las vulnerabilidades. Contrariamente a la imaginación falsa, negativa y decepcionante que presenta el enemigo sobre Irán para conquistar a la opinión pública del mundo y del país persa, ahora hay decenas de miles de élites que presentan la verdadera imagen de Irán, dijo el Líder.

 

Asimismo, se refirió al papel y la influencia de la elite joven en una correcta planificación para el futuro y, sobre este punto, enfatizó: “Gracias a Dios, en conjunto, la verdadera imagen del país es contraria a la imagen que presenta el hegemonismo. Al mismo tiempo, se debe utilizar las opiniones de las elites jóvenes, activas, entusiastas y trabajadoras en varios campos, incluida la industria petrolera”.

 

La Revolución Islámica, con su identidad religiosa, considera, por un lado, al conocimiento y la ciencia y, por el otro, la independencia y la confianza en sí mismo, como partes inseparables de su sistema de valores. Considerar la ciencia como un deber y la necesidad de la ciencia para lograr la independencia, institucionalizaron los campos sociales, culturales y de valor para lograr la ciencia y la tecnología en la sociedad iraní.

 

El Líder, en diversas reuniones, ha señalado que ya es hora de que el mundo islámico actual avance hacia el establecimiento de la civilización islámica moderna, utilizando el conocimiento y las herramientas mundiales, así como la sabiduría y la perspicacia. En este sentido, si las capacidades existentes de la sociedad se combinan con las verdaderas enseñanzas del Islam, la comunidad islámica podrá presentar sus creaciones artísticas en los campos de la ciencia, la política y la tecnología, así como en los ámbitos sociales.

 

El ayatolá Jamenei consideró que otra área de influencia de las elites académicas está “en romper las fronteras globales de la ciencia”. Ahondó: “En los últimos siglos, nuestra parte para ampliar las fronteras de la ciencia ha sido muy escasa. Necesitamos ampliarlas los límites del conocimiento y los descubrimientos globales utilizando la gran capacidad de las élites científicas y académicas iraníes… es por este enfoque que respeto a la elite. Nuestra élite puede ser eficaz tanto en la situación de la vida, como en la planificación, así como en el progreso del país y, de hecho, en el progreso de la humanidad”, afirmó el ayatolá Jamenei.

 

En los últimos años, la arrogancia global, especialmente Estados Unidos, ha estado tratando de impedir el progreso y el crecimiento científico de Irán. Utilizaron palancas de presión, incluidas sanciones científicas y tecnológicas para aislar al país persa. El Líder, al respecto, consideró el poderío  y la capacidad como factores para neutralizar estos complots. En este sentido, afirmó: “Si avanzamos científicamente, las amenazas de nuestros enemigos no durarán para siempre y perecerán”.

De igual forma, señaló que el gobierno debe colaborar con los académicos e intelectuales para promover el desarrollo de la nación. Enfatizó que debe haber un intercambio mutuo entre las élites y el sistema de gestión. El gobierno debe proporcionar servicios para las élites, no permitiendo que estas se queden sin roles; Porque en este caso, dijo nuestro país no avanzará.

 

Hoy en día, se ha demostrado que nada es más influyente en el desarrollo del país que la fuerza humana. Los recursos humanos son una gran capital y los enemigos buscan quitar esta riqueza del país.

 

El ayatolá Jamenei describió los recursos humanos y las élites académicas y científicas activas y progresistas como una gran riqueza y reserva para la nación. Advirtió de que “esta fuente de riqueza, al igual que todos los demás recursos, está amenazada por la avaricia y la explotación del sistema hegemónico, de modo que mientras se aprovecha de la riqueza para servir a sus propios fines, el sistema hegemónico crea exclusión, en ciencia y tecnología; es decir, tiene dominio de la  producción de la riqueza y energía”, dijo.

 

Consideró además la “eliminación física de las élites académicas” como un método utilizado por el sistema hegemónico para eliminar el gran tesoro de las naciones. “Además de la eliminación física, la desviación cultural o la ocupación de las elites en otros asuntos son métodos que también usa el sistema hegemónico; por lo tanto, los funcionarios y las élites deben ser conscientes y cautelosos en este sentido”, alertó.

 

Según el ayatolá Jamenei, el talento siempre ha existido en Irán a lo largo de la historia y proviene de grandes personalidades como Farabi, Avicena, Jwarizmi, entre otros.

El ayatolá Jamenei instó a los profesionales académicos y científicos a promover la participación de Irán en la producción científica. Destacó: “Nuestro país implica aproximadamente el uno por ciento de la población mundial; entonces, nuestra parte para contribuir en los esfuerzos humanos debe ser al menos 1 por ciento. Hoy, gracias a Dios, contribuimos a producir ciencia incluso más que nuestra parte, alrededor del 1,9 por ciento. Esto es genial, pero no estamos satisfechos; debería aumentar”, alentó el ayatolá Jamenei al grupo de elite de talentos en su cita.

Al final de su alocución, el ayatolá Jamenei describió una agenda para los jóvenes elites y les invitó a hacer esfuerzos científicos bajo la bandera de la justicia, la lucha contra la monopolización y la opresión, así como evitar de la rutina diaria a través de la iniciativa permanente y la modernización de métodos, la necesidad de comunicación científica con los países en el camino hacia el crecimiento, y el uso de las empresas basadas en el conocimiento.

Además, el Líder persa se refirió una vez más a los enormes esfuerzos del enemigo para destacar los aspectos negativos de la situación en Irán, y añadió: “Existen las fluctuaciones de divisa y los problemas económicos, pero en general, la imagen real del país, es contraria a la imagen que presentan los actores hegemónicos respecto al querido Irán”.

 

 

Tags

Comentarios