Nov 11, 2018 08:05 UTC

ParsToday-En el nombre de Dios. La misericordia de Dios llene sus espíritus y la del profeta Mohamad (P). Estimados amigos les invitamos a que nos acompañen para que podamos aprovechar la luz del Corán, un libro divino, guía eterna, que junto a las palabras del gran profeta del Islam, nos ayuda a seguir por el mejor camino.

Primero escucharán las aleyas 171, 172 y 173 de la sura de Los puestos en fila:

 

وَلَقَدْ سَبَقَتْ كَلِمَتُنَا لِعِبَادِنَا الْمُرْسَلِينَ

 Ha precedido ya Nuestra palabra a Nuestros siervos, los enviados: (171:37)

 

إِنَّهُمْ لَهُمُ الْمَنْصُورُونَ

son ellos los que serán, ciertamente, auxiliados(172:37)

 

وَإِنَّ جُنْدَنَا لَهُمُ الْغَالِبُونَ

Y es Nuestro ejército el que, ciertamente, vencerá.(173:37)

La semana pasada dijimos que Dios envió a profetas y libros celestiales para que todas las naciones guiaran a la humanidad de modo que nadie tenga una excusa para entregarse al politeísmo y el ateísmo, o para culpar al Creador Todopoderoso por descuidarlos. Hay muchos hipócritas que afirman tener religión, pero en la práctica no aceptan la verdad y se oponen a la religión.

 

Las aleyas que les recitamos ahora significan que los creyentes no tienen dudas acerca de sus creencias, ya que Dios les ha prometido a los verdaderos creyentes, especialmente a los profetas, ayuda divina para asegurar la victoria de los justos sobre los incrédulos e hipócritas. Los verdaderos creyentes son las tropas de Alá y el ejército de Alá siempre sale victorioso en todas las escenas.

 

De estas aleyas aprendemos que:

 

1.- La promesa de Dios es siempre verdadera y la falsedad será derrotada.

2.- La victoria definitiva de la verdad asegurará el brillante futuro de la humanidad.

3.- Aunque los verdaderos creyentes son pocos, tienen la ayuda de Dios.

 

Ahora escucharán las aleyas 174, 175, 176, 177, 178 y 179 de la sura de Los puestos en fila: 

فَتَوَلَّ عَنْهُمْ حَتَّى حِينٍ

 

¡Apártate, pues, de ellos, algún tiempo,(174:37) 

وَأَبْصِرْهُمْ فَسَوْفَ يُبْصِرُونَ

y obsérvales! Van a ver…! (175:37)

 

أَفَبِعَذَابِنَا يَسْتَعْجِلُونَ

¿Quieren, entonces, adelantar Nuestro castigo?(176:37)

 

فَإِذَا نَزَلَ بِسَاحَتِهِمْ فَسَاءَ صَبَاحُ الْمُنْذَرِينَ

Cuando descargue sobre ellos, mal despertar, tendrán los que ya habían sido advertidos.(177:37)

 

وَتَوَلَّ عَنْهُمْ حَتَّى حِينٍ

 ¡Apártate, pues, de ellos, por algún tiempo,(178:37)

وَأَبْصِرْ فَسَوْفَ يُبْصِرُونَ

y observa! ¡Van a ver...!(179:37)

Estas aleyas indican que al principio los incrédulos deberían ser advertidos, seguidos de una severa advertencia, y finalmente un ultimátum del castigo divino. Es obvio que estas aleyas brindan consuelo a los creyentes y al profeta Mohamad (saludos para él y sus descendientes) quienes están agravados por la obstinación y la maldad de los incrédulos. La redacción del Sagrado Corán para dejar a esas personas errantes en paz por un tiempo, es en realidad una advertencia expresiva y severa para que rectifiquen sus actos incorrectos y busquen la verdad del asunto, en lugar de buscar el Castigo Divino, ya que la ira del Señor Misericordioso desciende después de haber brindado a los pecadores e incrédulos amplias oportunidades para arrepentirse y reformarse.

 

La duración de este tiempo de descanso no se conoce, pero está destinado a terminar, y el final será terrible para los malhechores, incluso si piensan que están seguros dentro de sus propios hogares. Los árabes paganos solían ridiculizar al Profeta y decirle que si realmente tiene comunión con Dios, debería invocar la maldición divina sobre ellos. Dios el Sabio advierte que no deben castigarse con un castigo tan severo. La repetición “míralos; Pronto lo verán "es enfatizar la decisión divina de mantener en observación a los negadores de la verdad y sus afirmaciones. Significa que se encontrarán con los resultados dolorosos de sus malas acciones, mientras que los creyentes seguramente saldrán victoriosos.

De estas aleyas aprendemos que:

1.- Para guiar a las personas obstinadas, a veces es necesario dejarlos solos por un tiempo para que puedan contemplar y regresar al camino correcto.

2.- No es una broma burlarse de los creyentes y ridiculizarlos, o de desear el apresuramiento de la ira divina.

3.- Los que rechazan la religión probarán los amargos frutos de un fin terrible para servir como una lección para las generaciones venideras, mientras que los verdaderos creyentes son los vencedores finales.

 

Ahora escucharán las aleyas 180, 181 y 182 de la sura de Los puestos en fila:

سُبْحَانَ رَبِّكَ رَبِّ الْعِزَّةِ عَمَّا يَصِفُونَ

¡Gloria a tu Señor, Señor del Poder, que está por encima de lo que Le atribuyen!(180:37)

وَسَلَامٌ عَلَى الْمُرْسَلِينَ

 

Y ¡paz sobre los enviados!(181:37)

 

وَالْحَمْدُ لِلَّهِ رَبِّ الْعَالَمِينَ

 

Y ¡alabado será Alá, Señor del universo!(182:37)

Estas últimas tres aleyas de la sura de los puestos en fila podrían llamarse la esencia del mensaje de esta sura sobre el Poder Infinito del Único Creador, la inutilidad de las acusaciones de los incrédulos al atribuirle cosas absurdas y la paz garantizada a Él. Los profetas de Dios a quienes pertenecen todas las alabanzas y quienes, como originadores de todo el universo, son conscientes de todas las cosas. En otras palabras, el mundo de la creación es la manifestación del Señorío de Alá. La Soberanía de Alá es la base de Su Alabanza, mientras que los atributos que los politeístas le atribuyen a Él no concuerdan con Su Gloria, porque como Creador, Propietario y Administrador de todo el mundo de la existencia, Dios está muy por encima de la imaginación y las necesidades de los seres humanos. Por lo tanto, no es más que la ignorancia de los politeístas y su negativa a hacer un uso adecuado del intelecto dado por Dios lo que les hace imaginar a los ángeles como mujeres y las hijas de Alá, o su adoración de piezas de piedra y madera, como deidades. Por lo tanto, la Sura termina con la alabanza de los siervos sinceros de Alá y el énfasis en Su Gloria y Poder que anula todos estos objetos imaginarios de adoración.

 

De acuerdo con los dichos del Profeta del Islam y su Inmaculada Ahl al-Bayt, quienquiera que desee las recompensas de la vida futura, su última palabra en cualquier reunión a la que asistan debe ser la aleya: "Toda alabanza pertenece a Alá, Señor de todos los mundos".

 

De estas aleyas aprendemos que:

1.- No hay duda alguna sobre el terrible destino y el castigo duradero de los incrédulos.

2.- Toda alabanza pertenece a Dios, y Él ha garantizado bendiciones y dignidad para sus siervos sinceros.

3.- Solo el Creador Todopoderoso es el Maestro de todo el universo, y es la Fuente de todas las perfecciones y bellezas.

Queridos oyentes, finalizado la sura de Los puestos en fila, si Dios quiere, en el próximo programa, iniciamos la sura de Sad.

 

Tags

Comentarios