ParsToday-En esta edición estudiamos el comportamiento de Donald Trump con el reportero de la cadena noticiera CNN Jim Acosta y la violación del derecho de la libertad de la prensa por los líderes de la Casa Blanca.

La libertad de la prensa, como uno de los derechos humanos, es un instrumento importante para la transparencia de las actividades sociales y culturales de los gobiernos, y necesario para la creación de un sistema democrático en la sociedad.  El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR, por su sigla en inglés) alude este asunto y solicita a los gobiernos que respeten los compromisos internacionales y fomenten colaboraciones mutuas con los medios para aumentar sus capacidades y elevar este derecho en su país. 

Mayormente, en los países proclamadores de los derechos humanos, se espera más respeto a las libertades de expresión y de prensa. Sin embargo, algunas veces, el comportamiento de las autoridades políticas de algunos países ante los corresponsales, provocan muchas críticas. En los recientes días, el conflicto verbal y escandaloso del presidente de EEUU, Donald Trump, con uno de los reporteros de la cadena CNN ha provocado múltiples reacciones en relación con el respeto a la libertad de expresión de los corresponsales. 

En la primera rueda de prensa de Donald Trump después de las elecciones parciales del Congreso de EEUU que se celebraron el 6 de noviembre, el periodista Jim Acosta cuestionó al presidente norteamericano por usar la palabra "invasión" para referirse a la posible entrada de migrantes a EEUU. Desde octubre, miles de migrantes centroamericanos avanzan en caravanas rumbo a EEUU. Trump perdió los papeles cuando Acosta le dijo que la caravana no es una invasión y que su campaña tenía un anuncio que se consideraba antiinmigrante e incluso racista.

Después, cuando el reportero de CNN pretendía plantear una pregunta del señor Trump sobre las investigaciones vinculadas a la intervención de Rusia en las elecciones presidenciales del 2016 en EEUU, el presidente norteamericano le dijo dos veces: "Es suficiente" y solicitó al señor Acosta que deje el micrófono. Por otra parte, una asistente de la Casa Blanca intentó quitar el micrófono del corresponsal de la cadena CNN sin conseguirlo. El señor Acosta no se lo dio. En medio de esto, Trump dijo: "Te digo, CNN debería avergonzarse de que trabajes para ellos. Eres una persona grosera, terrible. No deberías estar trabajando para CNN. Adelante. Eres una persona muy grosera, la forma en que tratas a Sarah Huckabee Sanders es horrible. La forma en que tratas a los demás es horrible. No deberías tratar a la gente de esa manera". 

Otro corresponsal que, después del señor Acosta, tenía turno para plantear su pregunta a Trump, en defensa del reportero de la cadena CNN dijo: "Él es un reportero diligente que trabaja fuertemente". El presidente se enfureció más y respondió: "Tampoco soy un gran fan tuyo, para ser honesto ... No eres el mejor". Esta reacción de Trump provocó risas entre los asistentes. Unas horas después de este suceso, el gobierno de EEUU prohibió la entrada de Acosta a la Casa Blanca. 

La Casa Blanca retiró la credencial a Acosta. La cadena noticiera CNN presentó una denuncia al respecto, en la que acusa a la Casa Blanca de haber pisoteado el principio de la libertad de expresión de esta cadena y sus corresponsales. En el primer artículo de la Constitución de EEUU se ha insistido en la libertad de expresión para los corresponsales y reporteros. La CNN ha enfatizado que uno de sus deberes es seguir el caso de Acosta, ya que, considera que es posible que este suceso le ocurra a cualquier otro reportero u organización. 

La Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca, en un comunicado emitido en Twiter, consideró inaceptable la medida de la Casa Blanca contra Acosta y anunció que solicitaría a la Casa Blanca que corrija cuanto antes esa medida incorrecta y débil. 

Actualmente está en proceso una demanda que la CNN interpuso contra el presidente Trump y varios de sus funcionarios, para exigir que se restaure de inmediato el pase del periodista Acosta a la Casa Blanca. Sara Bernard Sanders, portavoz de la Casa Blanca anunció: "CNN, tiene casi unas 50 personas con pases de prensa, y el señor Acosta no es más ni menos especial que ningún otro medio de prensa ni que ningún otro reportero en cuanto a la Primera Enmienda. Después de que el señor Acosta le hiciera dos preguntas al presidente –a las cuales el presidente respondió– físicamente se rehusó a entregar el micrófono de la Casa Blanca a una pasante, para que otros reporteros pudieran seguir haciendo sus preguntas. Esta no fue la primera vez que este reportero se había rehusado incorrectamente a ceder la palabra a otros reporteros. 

A continuación, Sanders agrega que "la Casa Blanca no puede llevar una conferencia de prensa ordenada y justa cuando un reportero actúa de este modo, que no es apropiado ni profesional. No se honra la Primera Enmienda cuando un único reportero, de los más de 150 presentes, intenta monopolizar la palabra. Si no hay un freno a este tipo de conducta se obstaculiza la capacidad del presidente, del personal de la Casa Blanca, y de los miembros de los medios para realizar su tarea".  

No obstante, un juez federal ordenó a la Casa Blanca devolver al reportero Acosta su credencial para continuar con sus funciones dentro de la mansión presidencial de manera "inmediata". El juez de distrito en Washington, DC, Timothy J. Kelly, indicó que la Casa Blanca cometió un error al revocar la credencial al periodista y que probablemente el gobierno del presidente Donald Trump había violado el derecho de Acosta al debido proceso, pero se negó a considerar alguna violación a la Primera Enmienda.

El abogado de Acosta, editor en jefe de los corresponsales de la cadena noticiera CNN, ha destacado la emisión de dicho fallo como un gran día para la libertad de expresión. 

Unas horas después de la emisión del veredicto, a través de un comunicado, la Casa Blanca señaló que devolverá la credencial al periodista "temporalmente". La secretaria de prensa, Sara Sanders, también indicó que "desarrollarán reglas y procesos para garantizar conferencias de prensa justas y ordenadas en el futuro".

De igual modo, el presidente Donald Trump, durante un encuentro con los medios, expresó que "debe haber decoro en la Casa Blanca". "La total libertad de prensa es importante para mí es más importante de lo que mucha gente puede creer, pero se tiene que actuar con respecto en la Casa Blanca", señaló Trump.

Dijo además que la limitación del número de las preguntas, será uno de los reglamentos de dicho programa. Trump, en la reunión con los corresponsales de la Casa Blanca, les dijo que si no respetan estos principios, el problema deberá que solventarse otra vez en un tribunal y aseguró que la próxima vez, la Casa Blanca ganará el conflicto.

Un representante de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) dijo que la decisión del tribunal sobre el caso Trump-Acosta reafirma que nadie, ni siquiera el presidente, está por encima de la ley. "La Casa Blanca seguramente esperaba que expulsar a un reportero disuadiría los cuestionamientos, pero la decisión del tribunal tendrá el efecto contrario. La libertad de prensa es un principio fundamental, y nuestra democracia se endereza cuando los periodistas desafían a nuestros líderes en lugar de cederlos", subrayó en otro tuit.

 

Tags

Dec 06, 2018 07:49 UTC
Comentarios