Jan 05, 2019 07:52 UTC

ParsToday-En este programa les presentaremos la mezquita Azul y el Museo de la Era de Hierro de Tabriz. Ahora, les invitamos a que por favor nos acompañen.

Tabriz es una antigua y hermosa ciudad con una variedad de atracciones históricas, culturales y religiosas únicas. Una visita a esta ciudad dejará en la mente de cada turista un recuerdo imborrable del talento y el arte iraní, que le animará a volver a visitarla. Una de las obras maestras más destacadas de la arquitectura islámica y las atracciones históricas de Tabriz es la Mezquita Azul. La mayoría de los turistas del mundo que vienen a Tabriz para visitar este magnífico edificio, han escuchado de la fama de los trabajos realizados con azulejos y de la riqueza de sus colores. Esta magnífica mezquita fue registrada en 1931 con el número 169 en la lista de las obras nacionales de Irán.

La Mezquita Azul con sus azulejos de color turquesa, una variada caligrafía con excelente estilo como Sols, Nastaliq, con manuscritos exquisitos de diseños geométricos y eslavos que son muy considerados por los entusiastas del arte. La antigüedad de este monumento se remonta al siglo IX de la hégira lunar y en el año 870 de la hégira lunar fue construido por orden de Abu al-Mozaffar Yahanshah Ibn Qara-Yusuf, el gobernante más poderoso de la dinastía turcomana de Qara-quyunlu. En el pasado, este edificio era parte de una colección llamada Mozaffariyeh, que consistía en edificios tales como escuelas, mezquitas, Janqah, bibliotecas, entre otros. Lamentablemente, hoy solo queda una parte de la mezquita, que también sufrió graves daños. Este monumento se conoce por sus diversos nombres, incluyendo el nombre de Gui-masyed (Mezquita Azul en turco), la mezquita Shah-e Yahan, y la mansión y mezquita de Mozaffriyeh. Al entrar en la mezquita, la belleza y la grandeza de este lugar es la razón de su distinción. La combinación de ladrillos y azulejos con varios colores en la construcción hace muy espectacular el lugar. La variedad y elegancia de las baldosas, la variedad de líneas y los diseños utilizados en ella, así como la belleza y armonía de los colores, especialmente el color turquesa de sus baldosas, que la han hecho conocido como la turquesa del Isla. El arquitecto de la Mezquita Azul ha creado un ámbito agradable, teniendo en cuenta las condiciones climáticas de la ciudad de Tabriz que tiene un clima montañoso y frío donde todas las partes de la mezquita son utilizadas en diferentes estaciones del año. Al entrar en este recinto, la diferencia de temperatura dentro y fuera es muy tangible. De modo que en los calurosos días de verano, su ambiente es fresco, junto con su sentido espiritual de adoración, le brinda una paz mental única. Al pararte debajo de la enorme cúpula y mirar su alto techo, experimentarás un sentimiento diferente. En el terrible terremoto ocurrido en 1193 de la hégira lunar, la mezquita fue dañada e incluso la cúpula se cayó, y hoy solo hay una entrada y algunas columnas, pero estos mismos restos están bien glorificados y, enseñan su arte arquitectónico. La restauración de las partes restantes de la mezquita Azul comenzó en el año 1939 y la obra de restauración finalizó varios años después en 1976. La reconstrucción de la cúpula original fue llevada a cabo por el difunto profesor Reza Memarian.

 

La Mezquita Azul tiene un patio cuadrado, un gran estanque para abluciones y hermosos pabellones en ambos lados. El edificio principal de la mezquita, que tiene un diseño cuadrado, se erigió justo enfrente del patio, que en el pasado estaba cubierto con una cúpula de ladrillo. Si observamos la gran nave, vemos las glorias de los versos completos de la Surah Fath, lo que parece ser un memorial de las victorias de Yahan-shah. Incluso en la inscripción de la cabecera hay un nombre tallado de Yahan-shah, que anteriormente estaba cubierto de oro. La inscripción de la cabecera de la mezquita ha sido decorada con mosaicos que datan del año 870 de la hégira lunar. La inscripción y otras escrituras de la mezquita están en la caligrafía de Nematollah al-Bawab, el famoso calígrafo del siglo IX, con la supervisión y la construcción de la misma por parte del arquitecto Ezedin Ibn Qapuchi. La enorme cúpula está rodeada en los tres lados por  pórticos y en la parte superior hay un diámetro de unos 17 metros. La pequeña cúpula, es considerada un lugar privado y la tumba de la familia Real. Está ubicada en el sur del edificio y está decorada con piezas de mármol, y con los versos del Corán en una hermosa caligrafía llamada Sols. Los azulejos que son solamente en color turquesa, en su mayoría hexagonal, parte de los cuales se encuentran intactos. Toda la superficie del techo y el piso de los pabellones son de mármol. Los diseños de las pinturas de la mezquita son de una belleza fantástica. La tumba de Yahan-shah y de sus familiares estaba en el fondo de la pequeña nave. Según el Dr. Sirus Baradaran Shokuhi, profesor de la Universidad de Tabriz, la magnificencia y belleza de la histórica Mezquita Azul es tanta que viajeros como el turista francés Kateb Chalapi, y otros como Tawarnieh, Madam Dieulafoy, el Dr. Fruyeh, Nader Mirza, Grute, entre otros, visitaron la mezquita hace más de 600 año y hablaron de la gloria y la magnificencia de este gran edificio.  El profesor Seyed Yamal Torabi Tabatabai, investigador contemporáneo escribe lo siguiente sobre la historia de la mezquita: "En la mayoría de los libros y registros de viajes se estimaba que el tiempo que duró la construcción de la mezquita fue de unos 30 años”. Él agrega que: "En la construcción de la magnífica Mezquita Azul han participado muchos ingenieros. La arquitectura de esta gran edificación, la cúpula, las paredes laterales, revelan que sus creadores sabían diversas ciencias, incluyendo la geometría y las matemáticas.

Después de visitar la Mezquita Azul es conveniente visitar el Museo de la Edad de Hierro de Tabriz, uno de los museos de Irán donde los muertos han permanecido durante 4000 años con sus accesorios ornamentales. El lugar es semi-oscuro en el corazón de la tierra a ocho metros debajo del nivel de la calle y donde yacen numerosos cuerpos enterrados con objetos caros. La antigüedad de estos objetos ha hecho que el museo tenga un valor mundial. Este lugar comenzó su trabajo en 2006 como el primer museo del desierto en Irán. La mayoría de las obras identificadas en esta área pertenecen a la Edad de Hierro.

 

El Museo de la Edad de Hierro de Tabriz es un sitio antiguo ubicado en el noroeste de la Mezquita Azul de Tabriz, que incluye el cementerio y objetos de arcilla de la Edad de Hierro. La longitud (este-oeste) de esta área es de 276 metros y el ancho (norte-sur) es en promedio de unos 102 metros y cuenta con una superficie de 28.290 m2 (aproximadamente 3 hectáreas). El sitio fue descubierto durante las excavaciones en 1977 y, durante el mismo año se identificaron las obras del cementerio del primer milenio de la hégira lunar, después de especulaciones y exploraciones fue reconocido como un sitio antiguo con obras especialmente de la de Hierro con esqueletos enterrados con cerámica de color gris y en algunos casos de color rojo y objetos metálicos. En el mes de septiembre de 1976 hubo signos de que las obras pertenecían al primer milenio a.C. Después de eso, el Patrimonio Cultural de Azerbaiyán Oriental excavó a 80 metros al este de la Mezquita Azul, y se reveló la existencia de los entierros pertenecientes al primer milenio a.C. En 1978, una delegación fue enviada a Tabriz para explorar la Mezquita Azul. Durante la primera exploración, fueron descubiertas 38 tumbas, y una tumba que contenía dos esqueletos (hombre y mujer) junto con objetos funerarios.  Todos estos objetos fueron trasladados al Museo Nacional de Azerbaiyán. Una vez finalizadas las actividades de esta delegación, la Organización Cultural de Azerbaiyán Oriental preparó un mapa del sitio y de sus obras. Y a fines de 1999, se realizó una exposición de las obras de la excavación en el Museo de Azerbaiyán. Las etapas posteriores de exploración y conservación se llevaron a cabo durante los años 2000 a 2003. Según los resultados de las excavaciones, se han observado las obras que pertenecieron a un cementerio de la Edad de Hierro y las obras dispersas de los pisos, los sedimentos naturales y, otras obras son del período islámico. En las tumbas identificadas, las personas son enterradas en forma de embrión. Las tumbas de los bebés son simples y las de los adolescentes están en estructuras cuadradas con dos platos de alfarería. La mayoría de los restos encontrados han muerto a una edad temprana. Los niños con sus juguetes y las mujeres son enterrados con joyas y los hombres con sus armas de guerra. Junto a algunos de los difuntos se encuentran vasijas de cerámica, huellas de alimentos, las cuales revelan sus creencias; a quienes se le encontraron más platos junto a sus restos probablemente fueron más ricos. Los dueños de estas tumbas han creído en la vida después de la muerte y en la resurrección de los muertos, y debido a esta creencia, enteraron los instrumentos junto a los cuerpos como los platos y vasijas de cerámica que contenían comidas y bebidas. El Museo de la Edad de Hierro de Tabriz puede considerarse como uno de los museos de Irán más asombrosos y espectaculares del país persa, donde se pueden ver las huellas de toda la historia.

 

Tags

Comentarios