Jan 06, 2019 13:54 UTC
  • Hamedan, la capital de la civilización de Irán (8)

La ciudad de Hamedan se considera como la patria de los científicos, eruditos y escritores, y desde el pasado, esta ciudad ha sido la cuna del crecimiento de innumerables eruditos y artistas. Con el fin de conocer a las figuras de esta ciudad, en el programa de hoy nos dedicaremos a presentar brevemente a tres de ellos para familiarizarles con la erudición de los residentes de Hamedan, capital turística de los países asiáticos en 2018.

Jaye Rashid al-Din Fazlolá Hamedani, es uno de los famosos ministros, científicos y médicos iraníes que nació en el año 648 de la hégira lunar (1250) en Hamedan y falleció en el año 718 de la hégira lunar (1318) en la misma ciudad. El historiador Morris Rossabi, lo considera como la más destacada figura de Irán durante la era mongol, quien tuvo mucha influencia de Irán y gozaba de una alta posición.

Jaye Rashid al-Din, su padre y tío, desde el principio de la gobernanza de Ilkanato mongol estuvieron presentes en el gobierno y jugaron un papel importante en el control de la naturaleza salvaje y agresiva de los mongoles.

La familiarización de ellos con la cultura y civilización islámica de Irán, así como la reconstrucción de una parte importante del país persa, figuran entre las acciones de esta familia que, descubrieron que deberían redoblar sus esfuerzos para reconstruir la civilización y la cultura iraníes. 

El libro Jami al-Tawarij, escrito por Jaye Rashid al-Din Fazlolá, según la mayoría de los investigadores, es la primera historia del mundo en el sentido real. En otras palabras, Rashid al-Din ha recopilado información sobre diferentes pueblos del mundo, desde China hasta Europa, a través de fuentes escritas y verbales, y no lo hizo según los dicho o libros que carecían de validez.

Jaye Rashid al-Din brindó amplios servicios médicos y se aprovechó de las experiencias médicas en los territorios occidentales y orientales, desde Bizantino a China, y vinculó la rica medicina iraní-islámica con la medicina china y europea y se convirtió en su cadena de conexión.

Además de eso, han permanecido obras de él en el campo de la interpretación coránica y las discusiones religiosas, y quizás uno de los rasgos más destacados en el campo religioso es su personalidad, que se basa en la tolerancia y la coexistencia pacífica no solo con las religiones islámicas, sino también con diferentes religiones.

Rab-e-Rashidi, es una de las más eternas obras de Jaye Rashid al-Din, que se fundó a finales del siglo VII de la hégira lunar en la ciudad de Tabriz. Era un enorme complejo científico, cultural, educativo y religioso, de tal modo que los investigadores europeos lo comparan con los complejos europeos como Cambridge y Oxford.

Rab-e-Rashidi fue el lugar de la producción de libro, la facultad de Medicina, el Monasterio, la posada, la casa del Corán, la mezquita y el lugar de una variedad de actividades científicas, y los científicos, especialistas y personas del este y oeste del mundo se habían reunido allí. Uno de los documentos más importantes sobre Jaye Fazlolá es la carta de dotación del Rab-e- Rashidi, que tiene aproximadamente 400 páginas y ha donado todas las propiedades que poseía Jaye a este lugar y ha enumerado allí.

El destino de este científico es muy amargo. Fue acusado falsamente de envenenar al sultán Muhammad por las conspiraciones en la corte y, con esta infundada acusación, primero asesinaron a su hijo y luego a él mismo.

 Ayn al-Quzat Hamedani, fue un gran jurisprudente, comentarista del Corán, sabio, poeta y escritor de su tiempo y se considera que su revolución espiritual es algo similar a la revolución espiritual del Imam Muhammad Qazalī, porque ambos primero dominaron las ciencias visuales y finalmente se dedicaron al misticismo.

Ayn al-Quzat Hamedani nació en el año 492 de la hégira lunar (1099) en Hamedan y según los dichos, falleció en el año 525 de la hégira lunar en esta misma ciudad.

En su juventud, fue entrenado por, el gran filósofo Omar Jayyam Neyshaburi y otros profesores, incluido Mohammed Hamuye, y rápidamente aprendió lecciones de religión.

 Escribió su libro filosófico más famoso, Zabdat al-Haqayeq a los 24 años de edad. Ayn al-Quzat Hamedani, amén de dominar la sabiduría y el misticismo, también tenía un gran talento en la poesía y escritura, y se atribuyen a él muy hermosos poemas en la literatura persa.

Era experto en todas las técnicas literarias y dominaba las ciencias matemáticas, jurisprudencia, teología y filosofía. Avanzó en las etapas del misticismo científico y práctico y hablaba con coraje, aclaraba sus creencias para los demás, lo que a menudo no era agradable para los pensamientos y fanáticos de su tiempo.

Durante la vida de Ayn al-Quzat, hubo un severo fanatismo religioso que instigó el sistema del califato y su aplicación práctica entre los eruditos religiosos de Irak y otras partes del mundo islámico. En un ambiente tan terrible, el joven científico, fue acusado por diferentes razones de blasfemia y ateísmo.

Primero lo llevaron a Bagdad y lo encarcelaron durante un tiempo. Luego lo llevaron a Hamedan en el año 525 de la hégira lunar (1131), lo ejecutaron a los 33 años de edad frente a una escuela en Hamedan donde daba clases. Según un relato histórico, el cuerpo de Ayn al-Quzat fue quemado.

Pero lo que dijimos sobre el destino amargo de estos dos hombres famosos es suficiente, y es mejor hablar sobre un poeta cuyos poemas son muy agradables para todos, y su historia está mezclada con leyendas, pero suave y educativa.

Baba Taher o Baba Taher Oryan vivió desde finales del siglo IV y principios del siglo V de la hégira lunar (siglo 11). Baba (padre) fue un título que se otorgaba a los seguidores piadosos y Oryan (desprovisto) porque era libre de las posesiones mundanas. Baba Taher se comportaba como un derviche y vivía como los místicos, y por esta razón vivía aislado y era un desconocido y no ha dejado ningún dato de su vida.

Se cuenta que en momento de la llegada del sultán Tugrul Seljuk a Hamedán, Baba Taher le denunció y dijo: "¿Qué quieres hacer con los creyentes de Dios?" El sultán dijo: "lo que digas". Baba dijo: Haz lo que dice Dios. ´´Alá prescribe la justicia, la beneficencia y la liberalidad con los parientes. Prohíbe la deshonestidad, lo reprobable y la opresión. Os exhorta. Quizás, así, os dejéis amonestar´´. (aleya 90 de la sura Las abejas (Al nahl).

Las cuestiones planteadas en el poema de Baba Taher son muy limitadas, pero su carácter distinguido es claramente evidente en sus poemas. En las indicaciones de BabaTaher a su vida, a menudo se describe a sí mismo como una persona errante sin hogar, que tiene una arcilla como almohada y está constantemente en crisis y angustia. Baba Taher cree en la verdadera filosofía de los sufíes, confiesa sus pecados y pide perdón. 

Una de las debilidades de la humanidad que es claramente evidente en la poesía de Baba Taher es su tendencia para seguir con su vida mundana. La atracción de la poesía de Baba Taher está en la suavidad de sus emociones, que hicieron que las expresiones simples, combinadas con el idioma local, produzcan poemas tan agradables.

Al igual que muchos poetas místicos como Attar, Rumi y Hafez, también hay muchos mitos sobre la vida de Baba Taher. 

La tumba de Baba Taher, se encuentra en el noroeste de Hamedan, sobre una pequeña colina y ha sido durante mucho tiempo un santuario honorable para pueblo. El antiguo edificio de la tumba, cuya construcción se remonta al siglo VIII, tiene una torre de ladrillo octagonal que se derrumbó gradualmente y, después de varias reparaciones, el edificio actual de la tumba fue reconstruido en 1349 de la hégira lunar (1970).

 

Tags

Comentarios