Feb 07, 2019 14:14 UTC
  • Sura Sad, versos 43-48(Parte:832)

ParsToday-En el nombre de Dios. La misericordia de Dios llene sus espíritus y la del profeta Mohamad (S). Estimados amigos les invitamos a que nos acompañen para que podamos aprovechar la luz del Corán, un libro divino, guía eterna, que junto a las palabras del gran profeta del Islam, nos ayuda a seguir por el mejor camino.

Comenzamos el programa escuchando las aleyas 43 y 44 de la sura de Sad:

وَوَهَبْنَا لَهُ أَهْلَهُ وَمِثْلَهُمْ مَعَهُمْ رَحْمَةً مِنَّا وَذِكْرَى لِأُولِي الْأَلْبَابِ

Le regalamos su familia y otro tanto, como misericordia venida de Nosotros y como amonestación para los dotados de intelecto.(43:38)

 

وَخُذْ بِيَدِكَ ضِغْثًا فَاضْرِبْ بِهِ وَلَا تَحْنَثْ إِنَّا وَجَدْنَاهُ صَابِرًا نِعْمَ الْعَبْدُ إِنَّهُ أَوَّابٌ

 

Y: ¡Toma en tu mano un puñado de hierba, golpea con él y no cometas perjurio! Le encontramos paciente. ¡Qué siervo tan agradable! Su arrepentimiento era sincero.(44:38)

La semana pasada dijimos que Dios Todopoderoso después de haber comprobado la fe firme y la paciencia del Profeta Ayoub o Job a través de tribulaciones de dificultades extremas, incluyendo enfermedades y pérdida de la familia, para eliminar cualquier duda de la mente de la gente, le ordenó que pateara el suelo, donde brotó un manantial de agua dulce que le permitió lavarse y beber para recuperarse por completo de su enfermedad.

Las aleyas que les recitamos ahora significan que Dios restauró las bendiciones divinas del Profeta Job, incluyendo la propiedad y los niños, como un signo de advertencia a las personas que poseen sentido común. La primera y la más importante bendición divina, que son salud, convalecencia y seguridad, regresó a Job, seguida de otros favores como los beneficios materiales y la familia. Las narraciones varían sobre cómo la familia de Job le fue devuelta. Se dice que habían fallecido y Dios los revivió. Otras narraciones dicen que, como resultado de la prolongada enfermedad de Job, sus hijos se fueron, pero cuando recuperó su salud, se reunieron alrededor de él nuevamente. También se dice que algunos de ellos también habían sido afectados por diversos tipos de enfermedades. Entonces, la misericordia de Dios los curó y se reunieron con amor a su alrededor. La frase del Corán otros como ellos, sugiere que Dios hizo que la reunión familiar se volviera más cálida que antes y le otorgó más hijos. No se dice nada en estos versículos sobre la riqueza de Job, pero el contexto muestra que Dios le devolvió sus propiedades en una forma más rica.

Es interesante notar que al final de esta aleya el objetivo de restituir los méritos divinos a Job es evidente por dos cosas: una es la misericordia de Dios para él, que tiene un aspecto personal, y es, de hecho, una recompensa para este paciente siervo; y el otro es dar una lección a todos aquellos que poseen intelecto y comprensión a lo largo de la historia, para que no pierdan la paciencia ante las dificultades y adversidades, y mantengan la esperanza de la misericordia de Dios.

La siguiente aleya indica que el único problema que tuvo Job fue el juramento que hizo con respecto a su fiel esposa, Laya, que en un momento de debilidad, por la preocupación de su esposo le había transmitido la oferta de Satanás de curarlo, en que el afligido Profeta se enojó incluso por tal deslizamiento momentáneo y se comprometió a castigarla con latigazos cuando se recupera por la Gracia de Dios. Así, después de su convalecencia, como recompensa por su lealtad y servicios para él, deseaba perdonarla, pero el problema del juramento y el nombre de Dios que había invocado aparecían como un obstáculo. Y como no había especificado el tipo de látigo en su juramento, Dios, el Misericordioso, le aconsejó que tomara unas ramas de trigo, apenas, o un ramo de flores y cosas similares para golpearla de una manera suave con el fin para cumplir su promesa. Dios, por lo tanto, elogia a Job su paciencia y fe.

Está claro que el relato de Job es una lección y un signo para que las personas con sentido común no se sientan orgullosas de sus posesiones, ya que podrían perderlas en un momento. Este relato también nos enseña que nunca debemos desilusionarnos de la misericordia de Dios durante las dificultades. 

De estas aleyas aprendemos que:

1.- Debemos ser pacientes en las dificultades y nunca debemos perder la esperanza en la Divina Misericordia.

2.- Dios, el Misericordioso, recompensa a las buenas personas y perdona a los pecadores cuando se arrepienten, incluso reduciendo el castigo de tantas personas en el Día de la Resurrección; por eso debemos perdonar las faltas de los demás y apreciar sus buenas obras.

3.- Dios el Creador Todopoderoso tiene el poder de restaurar todo a su estado original y revivir a los muertos a la vida.

 

Ahora escucharemos las aleyas 45, 46, 47 y 48 de la sura de Sad:

وَاذْكُرْ عِبَادَنَا إِبْرَاهِيمَ وَإِسْحَاقَ وَيَعْقُوبَ أُولِي الْأَيْدِي وَالْأَبْصَارِ 

 

Y recuerda a Nuestros siervos Abraham y, Isaac y Jacob, fuertes y clarividentes.(45:38)

 

إِنَّا أَخْلَصْنَاهُمْ بِخَالِصَةٍ ذِكْرَى الدَّارِ 

 

Les hicimos objeto de distinción al recordarles la Morada.(46:38)

 

وَإِنَّهُمْ عِنْدَنَا لَمِنَ الْمُصْطَفَيْنَ الْأَخْيَارِ 

Están junto a Nosotros, de los elegidos mejores.(47:38)

وَاذْكُرْ إِسْمَاعِيلَ وَالْيَسَعَ وَذَا الْكِفْلِ وَكُلٌّ مِنَ الْأَخْيَارِ

Y recuerda a Ismael, Eliseo y Du-I-Kifl, todos ellos de los mejores.(48:38)

 

Estas aleyas se refieren brevemente a seis de los profetas de Dios y quieren decir que Abraham, sus hijos Ismael e Isaac, y el hijo de Isaac, Jacob, así como Eliseo y Dhu'l-Kifl (Ezequiel) estaban entre los servidores de Dios más virtuosos e inmaculados, poseyendo fuerza de carácter y perspicacia. De hecho, se encontraban entre la élite y fueron bendecidos con el recuerdo constante de la feliz morada de la vida después de la muerte, en lugar de ser distraídos por el encanto engañoso de la vida mundana.

El rango de servidumbre es la primera cualidad mencionada para ellos y la servidumbre de Dios significa tener una dependencia absoluta en Él. Significa no tener voluntad contra Su voluntad, y obedecer Su mandato en todas las condiciones. Dios ha bendecido a estos profetas con una gran capacidad de comprensión y suficiente poder para realizar acciones. Significa que no eran personas inconscientes. El nivel de su conocimiento era muy alto. Tenían considerable información de los secretos de la creación y los misterios de la vida.

Desde el punto de vista de la voluntad, la decisión y el poder de la acción, no se trataba de personas débiles, despreciables, débiles e incapaces, sino de personas voluntarias y poderosas con fuertes decisiones. Este es un ejemplo para todos aquellos que pavimentan el camino de la verdad que, después del rango de servidumbre o adoración más sincera a Dios, deben estar equipados con estos dos brazos efectivos, siempre estuvieron en el recuerdo del próximo mundo. Su visión de la vida no se limitaba a los pocos días de vivir en este mundo con sus pocos placeres. Más allá de esta vida temporal, vieron la morada perpetua con sus infinitas recompensas, y siempre intentaron y lucharon por ella. En resumen, su fe y sus acciones justas hicieron que Dios los elevara al rango de profecía.

De estas aleyas aprendemos que:

1.- Los relatos del pasado y los acontecimientos de la vida de los profetas nos permiten ser firmes en nuestra fe.

2.- La fuente de todas las perfecciones de los profetas es la adoración. Por lo tanto, ser sincero siervo de Dios ha sido mencionado antes que otras perfecciones. En otras palabras, los profetas han alcanzado este alto estatus debido a la servidumbre de Dios.

3.- Evitar la atención mundana y permanente al más allá proporciona la pureza del hombre y su integridad ante la contaminación mundana y le da visión y claridad.

 

 

 

 

Tags

Comentarios