Sep 07, 2019 19:30 UTC

ParsToday-En el nombre de Dios.Estamos con ustedes con otro programa más de la serie de artículos titulados Camino hacia la Luz donde conocerán los comentarios de las aleyas del sagrado Corán.

Terminamos la explicación de la Sura de los grupos, y hoy comenzamos la siguiente Sura, es decir, la Sura Que Perdona.
 
Esta Sura tiene ochenta y cinco aleyas y fue revelada en La Meca antes de la migración a Medina del profeta Muhamad (saludos sean ara él  sus descendientes). El título Que Perdona deriva de la tercera aleya en el que Dios Todopoderoso es mencionado como “Ghafer az-zanb” o el Perdón de todos los pecados.
 
El otro nombre de esta Sura es "Mu'min" o el Verdadero Creyente, aludiendo a un cortesano del tirano egipcio Faraón que había ocultado su fe en el Dios Único, para apoyar al Profeta Moisés (P), sin ser detectado
 
El relato de la persona en cuestión, conocida como Mu'min Aal-e Fir'awn o el creyente entre el clan del Faraón, se menciona en las aleyas 28 a la 45. En esta sura se ha mencionado a los Profetas Moisés y Noé (P), así como las naciones rebeldes de Aad y Thamoud que fueron golpeadas por la Divina Ira. La sura también enfatiza la Unidad Indivisible de Dios Todopoderoso, el Día de la Resurrección y la Sabiduría Divina.
 
Para información de nuestros oyentes, hay siete aleyas consecutivas que comienzan con las letras “Ha Mim”. La sura Que Perdona es la primera de la serie denominada "Hawamim" y las otras son: Fusselat, Shura, Zukhruf, Dukhan, Jathiya y Ahqaf.
 
Según un hadiz del Profeta, "Hawamim" constituye la esencia del Sagrado Corán, y esta serie se conoce como la Corona del Sagrado Corán y sus fragantes flores. Dios otorga sus recompensas al recitador de estas aleyas así como a los vecinos, parientes y amigos para quienes los ángeles buscan el perdón.
 
  
 
Comenzamos leer las aleyas 1, 2 y 3 de la sura  Que perdona:
حم
 
Hm.(1:40)
 
تَنْزِيلُ الْكِتَابِ مِنَ اللَّهِ الْعَزِيزِ الْعَلِيمِ
La revelación de la Escritura procede de Alá, el Poderoso, el Omnisciente.(2:40)
 
غَافِرِ الذَّنْبِ وَقَابِلِ التَّوْبِ شَدِيدِ الْعِقَابِ ذِي الطَّوْلِ لَا إِلَهَ إِلَّا هُوَ إِلَيْهِ الْمَصِيرُ 
 
Que perdona el pecado, acepta el arrepentimiento, es severo en castigar y lleno de poder. No hay más dios que Él. ¡Él es el fin de todo!(3:40)
 
Esta sura también al igual que otras 28 suras del sagrado Corán, se ha iniciado con dos o tres alfabetos aparentemente no arreglados cuyo significado es conocido solo por Dios y Su Profeta, aunque algunos exegetas han tratado de interpretarlos. Esta sura es, por lo tanto, una de esas suras, y aquí el uso de la letra Ha Mim por Dios es una de las maravillas de la elocuencia sin igual del Sagrado Corán, que desconcertó a los infieles de la era del Profeta Muhamad (Saludos sean para él y sus descendientes). Hoy también, el milagroso Corán continúa confundiendo a los incrédulos de nuestro tiempo, a pesar del avance en ciencia y tecnología.
 
La siguiente aleya se refiere a la revelación gradual del Sagrado Corán al Profeta que dura casi 23 años hasta su finalización.
 
La aleya 3 describe los Cinco Atributos de Dios Todopoderoso de que Él solo es el Perdonador de los pecados y el Aceptador del arrepentimiento, pero es severo en la retribución de los pecadores e incrédulos no arrepentidos, sin embargo, Él es todo-generoso, y el retorno final de toda la humanidad es hacia Él. , el único creador.
 
De estas aleyas aprendemos que:
 
1.  El Sagrado Corán es la Palabra Revelada de Dios Todopoderoso para la guía de toda la humanidad.
 
2.  Solo Dios es el Perdonador y el Concedente de todas las recompensas, lo reconozcan o no los ingratos y los no creyentes.
 
3.  La adhesión a la letra y al espíritu del Sagrado Corán garantiza la dignidad, el prestigio y el poder de los musulmanes.
 
4.  Como la última Escritura celestial, el Sagrado Corán resalta el camino de la perfección y la forma de acercarse a Dios.
 
 
Ahora estudiamos las aleyas 4, 5 y 6 de la sura Que perdona: 
 
مَا يُجَادِلُ فِي آيَاتِ اللَّهِ إِلَّا الَّذِينَ كَفَرُوا فَلَا يَغْرُرْكَ تَقَلُّبُهُمْ فِي الْبِلَادِ
 
 
No discuten sobre los signos de Alá, sino los infieles. ¡Que sus idas y venidas por el país, no te turben!(4:40)
 
كَذَّبَتْ قَبْلَهُمْ قَوْمُ نُوحٍ وَالْأَحْزَابُ مِنْ بَعْدِهِمْ وَهَمَّتْ كُلُّ أُمَّةٍ بِرَسُولِهِمْ لِيَأْخُذُوهُ وَجَادَلُوا بِالْبَاطِلِ لِيُدْحِضُوا بِهِ الْحَقَّ فَأَخَذْتُهُمْ فَكَيْفَ كَانَ عِقَابِ
 
Antes de ellos, ya el pueblo de Noé había desmentido. Luego, también los coalicionistas. Los miembros de cada comunidad habían planeado apoderarse del enviado que se les había mandado.
Y discutieron con argucias para así, derribar la Verdad. Entonces, Yo me los llevé y ¡cuál no fue Mi castigo!(5:40)
 
وَكَذَلِكَ حَقَّتْ كَلِمَتُ رَبِّكَ عَلَى الَّذِينَ كَفَرُوا أَنَّهُمْ أَصْحَابُ النَّارِ 
 
 
Así se cumplió la sentencia de tu Señor contra los infieles: que serían los moradores del Fuego.(6:40)
 
Estas benditas aleyas se refieren a aquellos que recurren a la disputa y la agresión con respecto a la revelación de Dios, y por lo tanto sufrieron las consecuencias, como es evidente por la destrucción de los incrédulos intransigentes a través del gran diluvio de los días del Profeta Noé (P).
 
Estas aleyas son un estímulo para los musulmanes contra la desilusión y la frustración, a la vez que sirven de advertencia para los pecadores y los no creyentes, incluidos los de nuestra edad, que se sienten orgullosos de su riqueza, poder militar y la capacidad de mentir y engañar, intentar presionar y socavar a los creyentes y las naciones independientes que se niegan a inclinarse ante sus dictados.
 
Las aleyas quieren decir que los verdaderos creyentes nunca sienten desesperación ante las adversidades, mientras que el resultado final de los opresores es un terrible castigo divino. En otras palabras, la fe y la verdad son los ganadores eventuales, mientras que los perdedores son las personas y poderes opresivos, para quienes existe un severo castigo tanto en este mundo mortal como en el Más Allá.
 
De estas aleyas aprendemos que:
 
1.  La arrogancia y la incredulidad son las raíces de toda lucha y conflicto, especialmente contra los verdaderos.
 
2.  Los verdaderos creyentes nunca son abatidos, sea cual sea la magnitud de las adversidades.
 
3.  Los musulmanes no deben inclinarse ante las presiones y amenazas de los incrédulos.
 
4.  El resultado final es la victoria para los verdaderos creyentes y la aniquilación de los incrédulos, según el principio fundamental de la Justicia Divina.
 
 
P/MK/RH 
 
 

 

Tags

Comentarios