En este programa hablemos sobre las pautas y las lecciones del Imam Mohamad Baquer (la paz sea con él).

La historia del Islam está adornada con personajes que no solo se consideran símbolos únicos de su era sino de todos los tiempos y las generaciones. La existencia bondadosa del profeta del Islam (p) está en la cima de todos los grandes líderes de humanidad y después de él, su Ahlul-Beit, son como luces que muestran el camino de los buscadores de verdad. Las pautas y dichos de estos hombres de Dios tienen tal importancia que atraen a cualquier persona noble.


Hoy 7 de Zihayeh conmemoramos el recuerdo y la memoria de una persona elegida y noble. El año 114 de la hégira lunar, un día como este, el mundo del Islam se enluta por la pérdida del Imam Mohamad Baquer. Damos el pésame por el aniversario del martirio de aquel Hazrat y les invitamos a escuchar unos breves fragmentos de la vida de este sublime.
Una de las recomendaciones del Imam Baquer a sus hijos era esta: "Lo que causa satisfacción a Dios es el obedecimiento. Pues no consideréis pequeño ningún obedecimiento ya que puede provoca su satisfacción... sabed que Dios ha escondido a sus amigos entre sus creyentes pues no humilléis a nadie tal vez podrías humillar a los amigos y sublimes de Dios.


La vida del Imam Baquer en Medina, transcurrió entre propagar la sabiduría de la religión islámica y educar a destacados alumnos. Él, durante su Imamato de 19 años, enseñó diferentes ramas de la ciencia a entusiastas musulmanes y no musulmanes que llegaban de ciudades cercanas y lejanas. Asimismo, se esforzó por la creación de centros culturales y científicos, pues consideraba que desde ahí podía influir en la comunidad. De hecho, la principal política del Imam Baquer fue fortalecer las bases culturales y religiosas del pueblo y aconsejarle sobre diversa áreas, como sociales e intelectuales. Esto se comprueba en las miles de narraciones sobre teología y principios de creencias que ha legado este Hazrat.
El Imam Baquer fundó un amplio movimiento científico y cultural y preparó las bases para fundar una gran universidad islámica. Se esforzó por cultivar la verdadera enseñanza del Islam, como lo hizo el Profeta. Los resultados gloriosos de este movimiento científico y cultural se revelaron en las próximas eras.
Ahora les invitamos a escuchar el recuerdo que nos trasmitió Abu Abideh, sobre el Imam Baquer: Cuando compartíamos un viaje, a lo largo del camino, siempre hacia que yo monte primero y luego él, lo que mostraba la importancia del respeto. Cuando estábamos juntos era como si dos amigos hubieran estado separados por mucho tiempo y recién en ese momento se volvieran a ver. Un día yo le dije: ¡Oh hijo del Mensajero de Dios, no he visto en otras personas esta forma de amabilidad y cariño, me gustaría que los demás sean iguales. El Imam Baquer se refirió a un punto para destacar la importancia de la amistad y el comportamiento amable entre las personas y dijo ¿Acaso no saben que dar la mano amablemente tiene tal valor que es como si los pecados se cayeran como las hojas de los árboles? y Dios atenderá siempre a los que sean amables con sus hermanos en la fe.
La resistencia para defender la posición correcta resalta en las pautas del Imam Baquer, como que nunca se quedó en silencio ante la tiranía. En diferentes oportunidades, el Imam Baquer reveló la actuación incorrecta de los gobernadores omavitas. Según el Hazrat Baquer, los líderes y los califas tienen un papel en la felicidad o desgracia de las naciones. Si los líderes son competentes y honestos, dirigen a la comunidad hacia la felicidad y prosperidad.
En la era de Imam Baquer, había entrado un conjunto de dudas y pensamientos importados en la comunidad islámica. Por lo que este Hazart se esforzó para eliminar las ideas desviadas de la opinión pública. El Imam Baquer consideraba el Corán, la tradición de profeta y las pautas de Ahlul Beit como las mejores fuentes para resolver los problemas de creencias y pensamiento de la nación islámica, ya que, utilizando tales fuentes ricas, los pensadores y sabios pueden diferenciar entre el camino recto de desviado.


La vida del Imam Baquer plena de conocimientos científicos y sabios junto a bellas características morales es un manifiesto especial de la perfección humana. Baquer, en el idioma árabe, significa alguien que abre la tierra para revelar sus tesoros. Él tenía gran experiencia en la ciencia como su titulo lo indica el que cruza las fronteras del conocimiento, la clave del conocimiento. Mohamad ibne Abdolfatah, uno de los sabios hanafies, le preguntó al Imam Mohamad ibne Ali qué significado tenía el término Baquer. Él respondió: alguien que abre la tierra para revelar sus tesoros, por eso, era conocido como "Baquer al Ulom" que significa divisor de ciencia, ya que él conocía la complicidad de las ciencias y sus misterios. En la era del Imam Baquer muchos sabios aprovecharon del tesoro que era el gran conocimiento del Imam Baquer. Entre ellos se puede nombrar a Zohari, Abuhanifa, Malik ibne Ons, y Shafei. También, sabios e historiadores suníes como Tabari, Belzeri, Jatib Bagdadi, y Zamajshari han basado sus obras en el conocimiento del Imam Baquer.
Los Imames de Ahlul-Beit, aun cuando eran poseedores de un gran prestigio y características desde el aspecto espiritual y científico, siempre estuvieron cerca del pueblo. Al revisar la vida de aquellos sublimes nos damos cuenta que ellos llevaron una vida sencilla. La familia del profeta daba mucha importancia al trabajo, aunque eran conquistadores de las cimas de la espiritualidad, personalmente organizaban sus asuntos de subsistencia. Uno de los actos que el Imam Baquer destacaba era el esfuerzo para cubrir las necesidades de vida. El Imam Baquer trabajaba en medio del sol las tierras pues consideraba importante trabajar y lograr los recursos de vida de manera lícita y bajo las órdenes de Dios. Aquel Hazrat reprochaba el desempleo y la pereza, porque, a su juicio, aumentaban las anomalías que afectan la autoestima y son la causa de una figura humana distorsionada.


El Imam Baquer decía: "odio a las personas que pones excusas y no quieren trabajar y dicen que Dios les concede el sustento". Aquel Hazrat consideraba necesario el esfuerzo para obtener el sustento legal como una de las características de los sublimes y amigos de Dios. Al respecto decía: "sabed que los amigos de Dios evitan las ganancias ilícitas y logran su sustento con trabajo y negocios legales. Los amigos de Dios asumen sus obligaciones y pagan lo que les corresponde y Dios bendice sus negocios".
Entre los califas omavitas, Hoshamibne Abdulmalek fue muy duro con el Imam Baquer, por ejemplo, ordenó matar a algunos fieles y seguidores de este Imam. Entre las medidas hostiles de este califa figura la orden para que el Imam Baquer se presente en la sede del gobierno en Shams. El Imam Baquer cumplió el pedido y se presentó ante Hosham y le dijo: si los gobiernos pasajeros están en sus manos, sabed que los gobiernos eternos es de nosotros y su resultado es para los piadosos.


La presencia del Imam Baquer en Shams reveló su grandeza espiritual y científica a los buscadores de la verdad. El Imam también destacó por su elocuencia y lenguaje expresivo en aquel territorio islámico. Así que el califa no tuvo otro remedio que dejar partir al Imam de regreso a Medina. Finalmente, el fuego de la maldad y de la enemistad de Hosham contra el Imam Baquer creció tanto que decidió matarlo y ordenó envenenarlo, haciéndolo así mártir el mes Zihajjeh del año 114 de la hégira lunar.

 

Aug 18, 2018 19:30 UTC
Comentarios