• Imamato y Velayat en el Corán (Aleya Mobaheleh 2 de la sura La Familia de Imran) (Especial por la década de Imamato y Velayat)

La aleya Mobaheleh es una de las aleyas que prueba la superioridad del Hazrat Ali (la paz sea con él) y la razón de ser líder del Imamato. En esta aleya, además, están involucrados los Imames Hasan y Husein (la paz sea con ellos) y la Hazrat Fátima, la única mujer relacionada con la familia de la casa profética.

Se recuerda al Hazrat Ali como alma del Profeta y poseedor de las virtudes más elevadas que una persona desde aspecto de espiritualidad y virtud puede llegar a tener, un grado que llevó a Dios llamarle “alma del Profeta”.

 

Saludos a todos ustedes estimados oyentes de la Voz Exterior de la República Islámica de Irán, estamos a su servicio con el segundo programa de la serie “Imamato y Vilayat”. En el programa anterior nos referimos a la aleya  142  de la sura La vaca y dijimos que Dios hace años hizo pasar una difícilmente prueba al Hazrat Abraham y luego le concedió su Imamato. Hoy, a continuación, estudiamos la aleya Mobaheleh que es la número 61 de sura La familia de  Imran.

 

Mobaheleh (La Maldición Recíproca) un evento sorprendente en vindicación del Islam. Vigésimo cuarto mes de Zihayeh, coincide con un acontecimiento importante en la historia del Islam. Este evento había ocurrido mientras que el Profeta (la paz sea con él) estaba todavía vivo en el año décimo Hégira, la fecha se conoce el día "Mobahalah".

 

La palabra Mobaheleh significa literalmente liberación de la materia e independencia. En el Corán y la tradición significa maldecir (maldición recíproco). En Mobaheleh, un grupo de personas que discuten sobre un tema importante, sin llegar a una conclusión, se reúne en un solo lugar y como el último instrumento, pide a Dios que desenmascare al mentiroso y lo castigue. El recurso Mobaheleh en la tradición árabe y entre los seguidores de las religiones divinas, con el fin de reclamar justicia, es un concepto bien conocido.

 

De acuerdo con los registros históricos, el décimo año Hégira, el 23 de Zihayeh, el mensajero del Islam, el Profeta Mohamad (la paz de Dios sea con él y sus descendientes), junto con su hija la Hazrat Fátima, su yerno, el Hazrat Ali (P) y sus dos nietos Hassan y Hussein, dejó la ciudad de Medina para dialogar con los cristianos de la tribu Najran para hacer el Mobaheleh. Ahora, para conmemorar este día tan importante, nos volvemos al pasado, que se remonta al año décimo de la Hégira para conocer las causas de la convocatoria del Mobaheleh por el Profeta y los cristianos.

 

Después de la conquista de La Meca, el año 8 de la Hégira y en el momento de la gran aceptación y la gloria del Islam en la península de Arabia, líderes y personalidades políticas y religiosas y los seguidores de otras religiones mostraron una especial atención al Islam, los musulmanes y su centro de esta enorme potencia, es decir, la ciudad de Medina. Esta fue una introducción apropiada para la propagación del Islam a los confines de Hiyaz e incluso fuera de la península arábiga. El profeta Mohamad (P) aprovechó esta oportunidad y envío  tarjetas, cartas y representantes especiales a los jefes de Estado de otros países, invitándoles a aceptar el Islam o reconocer el gobierno islámico.

 

Muchos de los invitados mostraron su interés y llegaron a la ciudad de Medina, la sede del gobierno islámico, para conocer de cerca a los musulmanes, al Profeta (P) y la situación de los musulmanes. Las delegaciones, por lo tanto, en el noveno año de la Hégira poco a poco habían  sido recibidas por las tribus árabes para cumplir con el Mensajero de Allah (P).

 

El arzobispo de los cristianos de Najran cuando recibió la correspondencia del Profeta también decidió visitar  Medina. En este sentido, consultó al consejo de ancianos cristianos. Uno de los sabios dijo: "Hemos escuchado en repetidas ocasiones a nuestros líderes que un día la misión profética provendrá del linaje de Isaac y de la generación de los hijos de Ismael, probablemente sea Mohamad Ismail, uno de los hijos que había prometido". A continuación, el consejo decidió enviar un grupo de representantes de Najran a Medina para discutir con el profeta Mohamad y evaluar sus razones.

 

Los cristianos de Nayran plantearon dos preguntas principales. La primera, qué es lo que invita el profeta del Islam? y, la segunda, ¿cuál es la opinión del Hazrat Mohamad sobre Jesucristo? El profeta del Islam, como respuesta a la primera pregunta de los cristianos, les invitó a adorar a Dios único y, en respuesta a la segunda, dijo que Jesús era un creyente entre los creyentes de Dios y no debería considerársele como hijo de Dios. Ante esto, los cristianos de Nayran alegaron que si Jesús era un creyente de Dios, pues ¿quién era su padre? El hombre creyente tendría que tener padre. El Profeta en respuesta recitó la aleya 59 de la sura La familia de Imran:

Para Alá, Jesús es semejante a Adán, a quien creó de tierra y a quien dijo: ¡Sé¡ y fue.

 

El Profeta de Dios a continuación dijo: "En realidad la situación de Jesús es igual a la del Hazrat Adán que fue creado de tierra sin tener padres por el poder infinito de Dios. Por lo tanto, si no tener padre es un motivo de divinidad y un puesto ultrahumano, ciertamente el Hazrat Adán es más superior y digno que Jesús".

Dios, alabado, para que su Enviado se guíe en su argumento puso la aleya 125 de la sura Las Abejas, que dice:

 

Llama al camino de tu Señor, con sabiduría y buena exhortación. Discute con ellos de la manera más conveniente.

 

Los instrumentos que presenta para realizar la invitación son la razón, el consejo y una buena discusión, este último se refiere a que la persona no dice nada que no sea justo y no acepta nada que no sea justo. No se aprovecha de los motivos débiles y no abusa de la debilidad de su rival. Ya que en la aleya 70 de sura de La Coalición leemos:

 

¡Creyentes! ¡No temed a Alá y no digáis despropósitos.

 

El querido profeta del Islam en sus negociaciones con los cristianos de Nayran recitó las aleyas del Corán sobre el hazrat Jesús con cariño y con ayuda de la lógica y, exponiendo razones firmes, les habló sobre aquel gran profeta de Dios. Sin embargo, como ellos habían cerrado completamente sus ojos a la verdad y no entendían el lenguaje de la razón y la lógica, ninguna explicación les convencía. Entonces, dijeron: "No estamos convencimos". Así que el único camino que quedaba era hacer  Mobaheleh (Maldición reciproca). La aleya de la Mobaheleh es la que dice:

 

Pero quienes te discutan acerca de ella, después de haberte llegado el Conocimiento, diles: “¡Venid! Convoquemos a nuestros hijos y a los vuestros, a nuestras mujeres y a las vuestras; a nosotros mismos y a vosotros mismos; luego imprequemos para que la maldición de Dios caiga sobre los embusteros” (aleya 61 de la sura La familia de Imran).

 

Mediante esta aleya, Dios ordena al Profeta del Islam que convoque a los cristianos de Nayran a realizar Mobaheleh, un duelo u ordalía en el que las partes se maldicen mutuamente, imprecando el castigo y la maldición divina para quien mintiese. Dios, glorificado, dijo al profeta que como ellos después de escuchar las razones y escuchar la verdad seguían obstinados y no las aceptaban y tenían dudas, pues, les invitó a hacer el Mobaheleh denegando el derecho a invitar.

 

Estimados oyentes, debido a los milagros del eterno Mobaheleh, el Profeta hace una breve descripción de la propuesta: "Mobaheleh es un tipo de oración conjunta en la que se suplica a Dios. Este acto a veces es para hacer descender bendiciones, como las oraciones en las que suplicamos a Dios una lluvia de bendición. Y, a veces, es para eliminar las calamidades. Otras veces, es un rezo para castigar a una persona o grupo; como el rezo de Noé (P) en el que dice a Dios :

 

¡Señor! no dejes en la tierra a ningún infiel con vida! (aleya 26 de sura Noé).

 

Durante Mobaheleh del profeta del Islam, Dios en las aleyas 59 y 60 de sura la familia de Imran dice:

 

Para Alá, Jesús es semejante a Adán, a quien creó de tierra y quien dijo ¡Se! y fue.

 

La vedad bien de su Señor. No seas, pues, de los que dudan.

 

Los cristianos se reunieron en un gran grupo para hacer el Mobaheleh, pero ellos se enfrentaron a un escenario increíble ya que vieron que el Profeta con un nieto en brazos  y tomando de la mano a otro se acercaba junto a su hija Fátima (S) y el Hazrat Ali a quienes les recomendó que cuando el rezara ellos dijeran amén. Los cristianos de Nayran viendo la tranquilidad y estabilidad del profeta del Islam, que solo con su familia trataba de enfrentárseles. se asustaron mucho y trataron de evitar hacer el Mobaheleh y estaban dispuestos a someterse. Así, se reveló más que nunca la verdad del Islam a todos, especialmente a los cristianos.

 

También este gran evento, al lado de los otros métodos, se considera una oportunidad en el que el Profeta presenta oficialmente a su fiel familia, los miembros de la casa profética que, como Mohamad, eran honestos administradores de los misterios divinos y así presenta a los orientadores que guiarán a los musulmanes después de él.

 

El Profeta del Islam cuando fue a Nayran con cuatro miembros de su familia dijo a su Señor: "Dios Mío, esta es mi familia" de esta forma se reveló la grandeza de estos cuatro, Fátima, Ali, Hasan y Hussein (la paz de Dios sea con ellos) ante los musulmanes. Al salir el Mensajero de Dios con nadie más que estos cuatro, nos estaba esclareciendo el significado de la aleya, que era: la mejor de las mujeres de la comunidad y su modelo, es Fátima (P), que los mejores de entre los hijos de los musulmanes son Hasan y Hossein (la paz de Dios sea con ellos), a quienes el Corán nombra como hijos del Mensajero de Allah (P).

 

Los jefes de la delegación se encontraban conversando cuando de pronto apareció el brillante rostro del Profeta acompañado por cuatro personas de las cuales tres eran ramas del árbol de su ser. Atónitos, todos se miraban entre sí. La presencia de sus dos inocentes nietos y su amada y única hija los había asombrado. Comprendieron que el Profeta estaba firme en su fe y su misión. De lo contrario, alguien que vacila, no expone a sus seres queridos a la maldición y el castigo divinos.

 

Dijo el jefe de los cristianos: “Veo rostros que si alzaran sus manos a Dios y le rogaran que arranque las más inmensas montañas de la tierra. Él se lo concedería. No es bueno que nos sometamos al Mobaheleh con personas de esta virtud que se refleja en sus bellos y brillantes rostros, pues es probable que todos nosotros perezcamos y que el castigo se extienda de tal modo que no quede un solo cristiano sobre la faz de la tierra”.

 

La delegación deserta de hacer Mobaheleh.

 

Al observar la situación planteada la delegación decidió entrar en conversaciones y por mayoría de votos todos sus integrantes aprobaron no realizar Mobaheleh. Luego notificaron que estarían dispuestos a abonar el impuesto anual. El Enviado de Dios (P) anunció su aprobación.

 

Este acontecimiento es uno de los sucesos más conmovedores de la historia del Islam y un vivo documento de la veracidad de esta divina religión. 

 

Sep 03, 2017 22:33 UTC
Comentarios